N° de Edición 7324
La Matanza

Mejores amigos: Animalitos buscan un hogar

TESTESTE

Hermosos bebés te están esperando

Se regalan cachorritos de 2 meses, ya desparasitados. Vías de contacto: 1555129957 o mediante Facebook en Nali Regalos.

 

 

Bono quiere amor

Según cuentan sus rescatistas, el perro es un bomboncito. “Es alegre, juguetón, muy cariñoso. Es joven, no tiene más de dos o tres años y se muestra absolutamente tierno y compañero. Se lleva bien con otros perros. Tiene un carácter amigable. Cuando está contento salta, se emociona y se pone eléctrico y, a la vez es tranquilo, compañero y dulce. Bono tenía una lesión en su lomo, aparentemente una quemadura. También falta de pelo en el cuello, seguramente tendría un collar que le apretaba. Angelito, ¿qué te habrá pasado? Lo tratamos con antibióticos y está muy bien. Sólo tiene que crecer su pelito. Ya intentamos peinarlo pero no entiende mucho de qué se trata eso. Es divertido y ocurrente, aterriza en la comida y se acuesta sobre el tacho con agua. Bono es encantador”.

Para adoptarlo responsablemente, los interesados pueden contactarse mediante la página de Facebook: “Todos por un hogar y una cucha para Rubio”.

Una casa para un rescatado de maltrato

“Difundamos a este bebé. Es súper dulce, necesita una casita en la que lo quieran mucho. Hace meses espera en su casa de tránsito”, comentaron quienes se encuentran a su cuidado. Quienes quiera colaborar con alimento, pipetas y medicamentos para desparasitar, será bienvenido. “No tiene madrinas ni padrinos”, comentó Gaby González. En este momento, el perrito se encuentra en Bella Vista.

Enseñanza del día: la dentadura de los perros

Al igual que los humanos, los cachorros tienen menos dientes que los perros adultos. Los cachorros tienen 24 dientes que aumentan hasta 40 cuando se hacen adultos. Esto se debe a que los perros jóvenes no tienen premolares.
Los cachorros cambian su dentadura entre los 5 y los 9 meses de vida pero, a diferencia de lo que ocurre en los niños durante este periodo de cambio de los dientes de leche por los definitivos, en el caso de los perros este proceso pasa desapercibido, ya que en muchas ocasiones el cachorro se traga la pieza a sustituir y además no expresa su dolor o su incomodidad durante el proceso.
Sin embargo en muchas ocasiones ese sufrimiento existe, por lo que, para mitigar el dolor, los perros recurren a morder todo tipo de objetos. En ocasiones este dolor puede ser tan intenso que se hace conveniente acudir al veterinario para retirar el diente de leche y dejar paso a la pieza dental definitiva.

Cómo limpiar los dientes de un perro adulto

Cuidar los dientes del perro es muy importante para ayudar a mantener su salud. Mucha gente no se da cuenta de esto y simplemente deja que pasen toda la vida sin siquiera una simple inspección dental. El cuidado debe empezar cuando aún es un cachorro. Esto te permitirá educarlo correctamente para permitir el cepillado y las inspecciones en la boca.

La falta de salud dental puede ocasionar muchos problemas en el perro, incluyendo caries, infecciones generalizadas cuando una bacteria pasa al torrente sanguíneo o incluso la agresión causada por el dolor y la inflamación. Por eso, muchos veterinarios recomiendan cepillar diariamente los dientes de la mascota. También es por eso que hoy en día existen varios productos para la higiene oral de los perros, tales como dentífricos especiales para perros, juguetes para limpiar los dientes y cepillos especiales para facilitar la limpieza.

Antes de empezar a cepillar los dientes, se deben tener en cuenta que no se pueden usar productos para humanos, sino productos especiales para perros. Muchos productos elaborados para uso en humanos son dañinos para los perros, así que es mejor consultar con el veterinario antes de proceder a la limpieza.

Es conveniente educar al animal para la inspección de rutina y el cepillado dental. De otra forma, te será imposible realizar estas actividades con frecuencia. Para enseñarle a dejarse revisar y cepillar sus piezas, es mejor acostumbrarlo desde cachorro. Simplemente hay que tocar su boca con suavidad, sin sujetarla. Cuando él acepte esta manipulación tranquilamente, se le puede dar una recompensa de comida.

Poco a poco se acostumbrará a aceptar que los dedos se introduzcan en su boca. En ese momento, se puede empezar a frotar sus dientes con un algodón empapado de dentífrico para perros. Estos dentífricos suelen tener un sabor agradable para ellos. Es conveniente realizar esta actividad como parte de una rutina de cinco minutos cada día, hasta que el cachorro se haya acostumbrado a las inspecciones orales y al cepillado de dientes.
Fuentes: http://www.i-perros.com/ y http://www.perros.com

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba