N° de Edición 6911
La Matanza

Mauro Rojas, un historiador con ganas de ‘Fomentar’ la cultura y el arte matancero

Mauro Rojas, un historiador con ganas de ‘Fomentar’ la cultura y el arte matancero.

El 12 de noviembre, junto al colectivo Fomentar, el profesor de geografía matancero de tan solo 23 años presentó, junto a otros dos proyectos, el libro Danubio, fábricas de historias en el Centro Cultural Valentín Barros.

Con dos libros en su haber: Textil Oeste, historia de la gran industria matancera y Textil Oeste, vida de recuerdos, trabaja por mantener viva la historia de La Matanza.

“Mauro, contanos sobre tus trabajos acerca de las industrias matanceras y la presentación de tu libro”.

Mauro Rojas: “Lo presentó un colectivo que formé hace seis meses llamado Fomentar. La idea es que sea un espacio para producir y reproducir, material vinculado a la historia, cultura y arte del partido matancero.

Hace poquito, el martes pasado en el Centro Cultural Valentín Barros perteneciente a la UOM, presentamos junto a otros tres libros más del cual uno tiene mi dirección y es autoría de Kevin Berteletti, quien colaboró en mi segundo libro Textil Oeste, vida de recuerdos, Danubio, fábricas de historias

El mismo cuenta la historia de la gran fábrica Danubio que realmente supo funcionar más de setenta años con un gran éxito y sobre todo contribuyendo mucho al crecimiento de la localidad”.

“¿También de otras fábricas?”.

Mauro Rojas: “Y sí, hoy en día tengo 23 años y desde los diecinueve que vengo investigando fábricas de La Matanza en general, con lo que podemos contar con industrias y fábricas como son Textil Oeste y Danubio, por ejemplo.

Pero también con fábricas chicas como la metalúrgica Santa Rosa, toallas Bossi. Pero creo que, en todas las cosas, cada industria, cada fábrica, cada empresa, tuvo un poco de su contribución y el aporte para el desarrollo y crecimiento del Distrito.

Lógicamente que uno no puede comparar estos gigantes industriales como los dos primeros que te mencioné y que albergaron a más de cuatro mil, cinco mil obreros con otras pequeñas industrias, pero todas tuvieron y dejaron recuerdos importantes”.

“¿Qué te llevó a realizar este tipo de investigaciones?”.

Mauro Rojas: “La primera investigación que realicé fue la de Textil Oeste y fue cuando realicé una catedra del profesorado, soy docente de geografía, quería saber lo que nosotros los geógrafos llamamos cambios y usos del suelo.

Por ejemplo: ¿Por qué en San Justo hoy en día, se lo denomina San Justo comercial? ¿Por qué antes era San Justo industrial? ¿Qué sucedió en esa transición?

Me puse a investigar un poco, y si bien mi familia nunca trabajó ahí, cada vez que íbamos a comprar a Walmart me hablaban de una fábrica que había allí, ese cambio me fue quedando y me pareció un buen ejemplo para comenzar mi investigación.

Por otro lado, eso me generó mucha tristeza saber que muchas personas que hoy pasan por el lugar no supiesen que ahí funcionó la Textil Oeste y sumado a eso nadie supo la importancia que tuvo y más que esa fábrica fue visitada por un presidente, Juan Domingo Perón en el año 1955.

Tampoco sabían que fue una de las primeras fábricas que vendió telas a Asia y muchos otros méritos que también forman al sentido de pertenencia que uno tiene por ser matancero.

Creo que todo eso, las historias, expandir esa cultura para que no se pierdan es lo que me motivó a empezar a escribir, a investigar acerca de nuestras industrias”.

“¿Qué te dijo tu entorno cuando decidiste realizar esas investigaciones?”.

Mauro Rojas: “En primera medida, de eso se caracteriza mi entorno, es el apoyo, apoyo en general, quizás en un principio hubo un poco de miedo ya que en el caso de la Textil Oeste aún hay un conflicto vigente y que se trata del cobro de las indemnizaciones de los trabajadores.

Por otro lado, hay otra lucha, la cual apoyo, y es la lucha que se está generando por un espacio que se encuentra en la parte de atrás de la Textil Oeste, Matheu y Sarandí, donde está la torre, que hoy una empresa quiere cerrarla.

Nosotros con el resto de vecinos y vecinas organizados estamos intentando mantener la memoria de la Textil Oeste, y como comenté cuando empecé a escribir mi primer libro me topé con todo esto, con estos conflictos que para mí fue totalmente sorpresivo.

Mi primer libro, Textil Oeste, historia de la gran industria matancera, lo presenté como miembro del CEHLaM (Centro de Estudios Históricos de La Matanza) en la Feria del Libro del año 2017.

Esta presentación fue en el auditorio más grande, el Federico Russo frente a más de 300 personas, ahí básicamente con 20 años presente mi primera obra, donde estuvo Hugo Benítez, secretario general de la AOT (Asociación Obrera Textil) y Mario Ortiz, actual concejal y secretario general de la CGT Matanza.

La verdad que era un poco la presión la carga que tenía, saber que tenía una responsabilidad muy grande, y eso es lo que intento trasmitir a todo el equipo de FOMENTAR y a todas las personas que trabajan conmigo.

Porque es nuestra la responsabilidad de trasmitir lo mejor posible las historias de los matanceros y matanceras que nos cuentan parte de sus vidas, de sus memorias, de sus familias.

Después de mi primer libro es cuando comencé a tener un poquito más de difusión en los medios, en las radios matanceras y en algunos medios nacionales como Clarín y C5N.

También donde hoy, la idea de FOMENTAR, y de ahí el nombre, encuentre un espacio donde chicas y chicos puedan crecer y desarrollarse donde se pueda promover todo tipo de actividades, que es en lo que creo, por eso FOMENTAR es para incentivar un poco el sentido de pertenencia matancero”.

“¿De qué se trata específicamente el espacio FOMENTAR?”.

Mauro Rojas: “Fomentar nació de una idea de un hecho que pasó con unas colegas, Liliana Córdoba y Mónica Cena, ellas presentaron dos libros al cual estuve en esa presentación.

En la red social de Facebook un grupo llamado Fomentar (Matanza Cultural) cuya finalidad es subir hechos culturales e históricos y donde la gente se sienta reflejada.

Por ejemplo: subo una fotografía de una heladería y las personas comentan lo que le trajo a su memoria, esa es la idea traer recuerdos y compartirlos. Con el paso del tiempo empecé a ver que, por haber publicado ya dos libros, tenía una mejor llegada.

Me encontré con apoyo de mucha gente y me hice conocido, eso me dio la posibilidad de poder conseguir otras cosas que quizás otros autores con algún libro publicado con mucho esfuerzo no lograban el espacio que me daban a mí.

Ahí fue donde me planteé la idea de conseguir un lugar, un espacio, un colectivo o agrupación que nos puedan apañar, acompañar en esta transición y en este trayecto.

Yo tuve que aprender y por suerte con el apoyo y con la ayuda de mucha gente para ganar por ejemplo conseguir un auditorio en la Feria del Libro, y estaría bueno tener ese colectivo.

Que por un lado lo tenemos, Escritores de Matanza, pero yo busco un lugar donde no tan solo se trate de libros sino algo global donde también se realice todo tipo de eventos.

Así surgió Fomentar que no es tan solo un espacio para libros, sino también para todo tipo de eventos artísticos, culturales y deportivos. Y en tan solo cinco meses pudimos no solamente plasmar el libro, sino que también presentamos dos proyectos más.

Uno de los proyectos es Palabras con Alas que se hizo con la escuela 42, Nicolas Avellaneda de San Justo y en donde los chicos y las chicas de 5° grado pudieron publicar su primer libro con cuentos de diferentes temas.

El otro libro que se hizo con escuelas primarias, secundarias y en articulación con la secretaria de los Derechos Humanos de la Municipalidad, se llama Relatos con respeto en donde se brindaron talleres y charlas de capacitación y formación vinculado con el bullying, dooming y violencia.

Ahí los chicos y chicas escribían relatos en diferentes formatos, ya sea poesía, textos narrativos, historietas y con todo eso se formó Relatos con respeto, que la verdad fue un proyecto que tuvo mucho éxito y que sirvió para que los pibes y pibas tuvieran voz, participación y exteriorizaran situaciones que viven normalmente”.

“¿Fomentar, tiene espacio físico o solo a través de Facebook se los puede contactar?”.

Fomentar, hoy en día no tiene espacio físico porque no está institucionalizado como una ONG por eso nos denominamos colectivo y los proyectos que te mencioné anteriormente, lograron en cinco meses articular con instituciones, primarias, secundarias y universitaria, tal es así como la Universidad de La Matanza y con la Municipalidad de La Matanza.

Estamos creciendo de apoco y esperamos pronto institucionalizarlo, pero por el momento nos dedicamos más al trabajo y a la difusión de los eventos, en algún momento nos ocuparemos del espacio físico”.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close