N° de Edición 7218
La Matanza

Matanza: ¿crisis en la salud municipal?

Matanza: ¿crisis en la salud municipal?.

El  Hospital Materno Infantil Teresa Germani de Gregorio de Laferrere  tiene alrededor de 40 años al servicio de la comunidad de La Matanza; su actual edificio fue puesto a funcionar en el año 2016, durante la gestión al frente del Municipio, de la actual vicegobernadora provincial, Verónica Magario.

 El nosocomio tiene tecnología de punta y es considerado uno de los centros de salud más importante de la región en materia neonatal y pediátrica. Después de 4 años: ¿Cuál es hoy su situación?

Funciona con el 50% del personal

En una nota elevada por el cuerpo de delegados de los trabajadores al director del hospital, Dr. Jorge Ferrari, reclaman por la grave situación que está pasando la institución en cuanto a la falta de personal de salud e insumos que compromete seriamente la continuidad normal del mismo.

En primer lugar, los trabajadores denuncian la falta de recursos humanos debido a vacantes no cubiertas por renuncias, fallecimientos o jubilaciones.

Según Nelson Ramos, uno de los delegados que habló con Diario NCO, “hay 2 enfermeras en Neonatología para atender a 15 recién nacidos, una sola pediatra para todo el hospital y también sucede que, determinados días, hay un solo médico clínico”.

“En enfermería desde marzo a la fecha han renunciado 11 personas. El hospital funciona con menos del 50% del personal. Agregó que “en un relevamiento hecho de la situación de los servicios en todo el nosocomio, surge que faltaría la incorporación de 70 personas para un funcionamiento adecuado del mismo, situación grave que amenaza la continuidad del funcionamiento del servicio”, concluyó el trabajador.

En la nota elevada al director, los delegados denuncian “agotamiento físico y psicológico” debido a estas condiciones de trabajo.

Faltan insumos y víveres para las comidas de los internados

A toda esta situación debida a la insuficiencia de personal, se le suma, según relata el delegado, que falta medicación en la farmacia, así como tampoco cuentan con la medicación suficiente los anestesistas.

La situación crítica llegó también al laboratorio “que tiene que derivar los análisis por la falta de reactivos para hacerlos allí mismo; por ejemplo, no pueden realizar el estudio de Bilirrubina de los recién nacidos por falta del reactivo necesario”. También faltan víveres secos y frutas para la comida de los pacientes internados.

Hospital del Niño de San Justo

Es otro de los hospitales municipales reformado y ampliado.  Brinda servicios hace 61 años y se asevera que su mayor orgullo es el Centro de Nefrología y Diálisis. Un hospital de referencia para toda la provincia de Buenos Aires.

Como la calidad de las instituciones de salud tiene que ver también con quienes trabajan en ellas, es decir profesionales, enfermeros/as, trabajadores administrativos y otros, es vital conocer cómo se sienten en su trabajo y en especial como viven este momento los llamados esenciales. Por eso hablamos con uno de estos esenciales, el Dr. Lucio González, que comienza informando sobre su matrícula profesional (M.N 78.317 y M.P 37.986)

Mucho trabajo y poco sueldo

El Dr. González es integrante de la Asociación de Profesionales del nosocomio, la cual ha realizado en el mes de diciembre dos movilizaciones al Municipio y a la Secretaria de Salud, con la demanda de un aumento salarial.

El médico nos explicó por qué vienen protestando los profesionales: “Nuestros sueldos si bien no están congelados, han quedado por detrás del aumento del costo de vida desde hace mucho tiempo.

El sueldo básico de un profesional está por debajo de la línea de pobreza y el resto del salario de bolsillo son bonificaciones no remunerativas. Además, se da el caso de que algunas bonificaciones que se le suman al sueldo de los municipales, nos excluyen a los profesionales de salud, lo que tiene un carácter discriminatorio.

En mi caso tengo 28 años de profesión, una jefatura de servicio y 36 horas semanales de trabajo y con todo eso mi sueldo llega alrededor de 50 mil pesos, es decir lo que se calcula que es hoy la canasta de pobreza.

Por esta situación hemos hecho reclamos en diferentes oportunidades a las autoridades de salud y nunca fuimos escuchados. La pandemia del COVID 19 ha agravado nuestra situación laboral, debido que por diferentes razones se ha disminuido la planta del hospital, provocando como consecuencia un recargo importante del trabajo en los que quedamos, creando situaciones de stress laboral en muchos de nosotros”.

Se deteriora la salud pública

El Dr. González piensa “que esto lleva paulatinamente al deterioro de la salud pública en los diferentes niveles: municipal, provincial y nacional. Entiendo, que en eso no hay grietas en estas 3 jurisdicciones. Se nos aplaude, se dice que somos esenciales, pero no se nos reconoce como tales en el momento de pagarnos el sueldo.

Por lo tanto, hemos comenzado un plan de lucha para lograr un aumento salarial ya, con un 4% de antigüedad, 82% móvil para las jubilaciones, que se incorporen al básico todas las bonificaciones en negro, y un aumento considerable de nuestro salario. De esa forma, entendemos, sería un reconocimiento real de nuestro esfuerzo y exposición que venimos realizando durante la pandemia. Si no hay respuesta del ejecutivo municipal, estamos dispuestos a seguir con acciones de movilización y cese de actividades, hasta que nos den satisfacción a nuestros reclamos”.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba