N° de Edición 7412
La Matanza

Los Pinos: Un trapito sanguinario

TESTESTE


Un trapito de Ramos Mejía quemó la casa que le prestaban y amenazó volver hacerlo si su mujer no vuelve con él. La dueña de la propiedad y los vecinos están indignados y aterrorizados.

Roque Arrieta es un “trapito” que se gana sus momeadas en Ramos Mejía. Hace un año embarazó a su novia, menor de edad, y estuvieron viviendo en la Estación Ingeniero Brian de Villa Luzuriaga, hasta que una tía de la menor, meses antes de nacer el bebe les prestó una pieza en la casa donde vive su otra hija.

La habitación que les prestaron no tenía muebles y entre toda la familia le fueron ayudando con la cama, una heladera, un televisor, la cuna de la beba y de a poco fueron armando el hogar.

Todo parecía venir bien, hasta que Roque Arrieta volvió al hábito de consumir “alcohol y paco” una mezcla peligrosa y que a él lo tornaba violento.
En la humilde vivienda donde convivían con otra familia, Roque Arrieta comenzó a llegar borracho y drogado, golpeando a su mujer (menor de edad) salvajemente en varias oportunidades, hasta que un día, el marido de la prima se cansó y luego de una pelea feroz, lo echo de la casa.

Roque Arrieta lleno de furia e indignación, en un momento que todas habían salido, ingresó a la humilde vivienda, sacó su ropa, su documento y algo de dinero que tenía escondido y precedió a incendiar la casa.

No sólo quemo todo, sino que también mató a martillazos a la perrita que tenía de mascota e intentó quemar al caballo del marido de su prima (tiene un carro y se dedica a juntar cartones).
Roque Arrieta muerto de risa llamó a la tía de su mujer y le admitió ser el autor del siniestro.

“Me llamó y matándose de risa me dijo que él había prendido todo” nos contó Manuela Rodríguez una viuda de 67 años dueña de la casa siniestrada y agregó “Este pibe esta loco, le dimos una casa para vivir y que el bebe no estuviese en la calle. Por seguir tomando y drogándose se peleo con el esposo de mi hija. Por venganza hizo todo esto”.

María Laura, de 17 años no dice que “Me engañó, pensé que podía dejar todo atrás. Por amor lo seguí a todos lados, hasta viví en la calle por él pero nunca quiso dejar el paco y encima me quema todo. Me dejó en la calle con nuestro bebe. No le importa nada”.

Roque Arrieta a pesar de haber reconocido la autoría del hecho, sigue libre, la policía no lo detiene por falta de pruebas.
Roque Arrieta sigue llamando cuatro ó cinco veces por día a la casa de la tía de su mujer y la amenaza de que la va a matar y que va a prenderle fuego a todo si María Laura no vuelve con él.

La familia, indignada y atemorizada a la vez, ha hecho las denuncias judiciales pertinentes y esperan que lo detengan antes de que cometa una locura. Temen por su seguridad.
A Roque Arrieta lo han visto haciendo de “trapito” frente al Bingo de Ramos Mejía y constataron que esta viviendo en la Estación Ingeniero Brian de Villa Luzuriaga.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba