N° de Edición 7271
La Matanza

Lomas del Mirador: Vecinos piden por obras hidráulicas

TESTESTE

pag.5_lomasdelmiradorinundadacion

Nora Adámoli
Noraadamoli.nco@gmail.com

Juan Carlos Ferraioli comentó a NCO que la calle Eduardo Costa se encuentra llena de pozos, pese a que personal del Municipio reparó el pavimento. “Si antes nos inundábamos, ahora nos pasa más”, comentó indignado.

El año pasado, cuando daba a conocer el problema, Juan Carlos decía que hacer arreglos en el pavimento, no sería más que un parche puesto que las inundaciones continuas dañan la capa asfáltica. Y así fue.

“Todo lo que se hizo no sirvió para nada. Es más, tengo goteras en mi terraza y pasó el agua en la pieza de mi hija y en mi dormitorio, donde jamás había pasado”, comentó. Con respecto a la calle, destacó que “de buenas a primera llegó la Municipalidad y se puso a arreglar el pavimento sobre la calle Eduardo Costa al 300 que estaba destruido. Se levantó toda la capa asfáltica y prepararon para hacer una nueva”. Sin embargo, la acción no resultó: “El problema es que en esos 100 metros hay desagües pluviales en mal estado y por eso se inunda”, señaló el vecino.

En paralelo, remarcó que los desmanes que sufren ahora son producto de los cráteres que hay nuevamente en la calle, debido a que al pasar los colectivos, retumban como los truenos de las tormentas.

En septiembre de 2011, los habitantes se ilusionaban pensando en que como en la zona no hay drenaje, por lo que “ante esta situación, se puede aprovechar para ampliar los mismos y obtener una mejora de la red pluvial. Aquí viene el del asfalto y dice que esto es una obra pública pero no tiene nada que ver con el de hidráulica y viceversa”.

Hoy, recalca: “La verdad, está todo muy desvalorizado por este lugar. Es más, inicié nuevos tramites en la Municipalidad por este tema y otros dos por estacionamiento indebido y por el cartel de discapacidad para mi auto, pero no recibí respuestas”. Esto último lo solicitó porque su hija necesita contar con el espacio que la ley le designa para poder ascender o descender de un vehículo.

“Me dicen que hay que esperar. Sí, esperar que se caiga la casa o se inunde. Lo lamento, pero la prueba de Lomas del Mirador esta reprobada”, enfatizó.

Un inconveniente de larga data

En 2010, NCO publicó la primera nota en la que Juan Carlos expresó toda su preocupación por el estado en el que se encuentra el barrio en el que vivo. En aquella ocasión, había contado que uno de los factores que hacen a este conflicto es la circulación continua de vehículos pesados, como es el caso de los colectivos, algo que en 2012 sigue ocurriendo y provocando cimbronazos en las viviendas allí ubicadas.

“Entre Eva Perón y Eduardo Costa pusieron una terminal en cuatro lotes. Yo tengo 50 años y siempre viví en este lugar. Vi cómo hicieron el asfalto, el cual se hizo para soportar al tránsito liviano, nunca para el paso constante de colectivos”, destacó el hombre.

Por su calle, desde Mosconi hasta Rivadavia, explicó que además pasa un caño maestro de gas, algo que podría afectar todavía más la situación actual y es uno de las cuestiones que más alerta a los frentistas. En esta línea, recordó que “a partir de que se colocó la empresa, por el peso de los colectivos se empezó a deteriorar el pavimento por el peso de los colectivos. Hicieron dos manos mirando para la General Paz, paralelas a Avenida Eva Perón, por lo que cuando el tránsito está congestionado, los vehículos pasan por allí”.

Con el correr de los años, las empresas tomaron más líneas y la cantidad de unidades aumentó considerablemente. “Antes, todas pasaban por San Martín, pero la 325 ahora lo hace por Las Heras, sumado a la 2 y la 4. Esto parece que estuviera minado. Las calles se están rompiendo cada vez más por los colectivos. Abajo, debe ser todo agua y con el peso de los vehículos, queda todo destruido. La situación es compleja. De hecho, discutí con los colectiveros, hice las denuncias, me llenaron con cartas documento y demás”, mencionó. Al respecto, comentó que hace poco tiempo, entre los vecinos hicieron arreglar las cuatro bocas de tormenta que tienen en los desagües, pero no duró mucho la refacción: “Los colectivos, cuando doblan, pasan por arriba de la vereda y las volvieron a romper”.

La duda de los vecinos aparece porque si bien esta obra se plantea como la solución al problema del estancamiento del agua, “las cuatro bocas de tormenta son muy chicas pero se comunican con otro canal”. De este modo, se preguntan si será posible una solución para el problema que los aqueja desde hace unos años. Como si fuese poco, las alcantarillas deben ser constantemente repuestas por los vecinos ya que los colectivos las rompen a raíz del peso de los vehículos y del tránsito constante.

Por otra parte, agregó que desde la Municipalidad, le respondieron que el barrio figuraba como una “zona mixta”, de modo que se pueden instalar empresas que realicen cualquier tipo de actividad, aunque los impuestos se paguen en un barrio que a la vez aparece como “zona residencial”.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba