Número de edición 7773
La Matanza

Liniers lamento el empate, pero igual depende de si mismo

Liniers lamento el empate, pero igual depende de si mismo

La Topadora tenía todo para ganar pero un flojo arranque en el complemento posibilitó el empate de Puerto Nuevo. La desazón duró hasta el día siguiente: el resultado de Cambaceres revivió la esperanza.

Por Víctor Marinelli

Liniers fue mucho más en el primer tiempo. Luego de unos primeros minutos de paridad, comenzaron a prevalecer Ortíz por izquierda y Dimotta por el otro sector, al tiempo que Kirzner y Méndez se constituían en amenaza permanente.

Presión en la salida de Puerto y errores increíbles en los campanenses, que empezaron a sufrir también las pelotas detenidas. Un par de córners sobre los 6 minutos y salvadas “in extremis” de Samaniego. Sobre los 9 llegó un tiro libre de Sallaberry por izquierda y el centro que parecía fácil para Balbuena, producto del viento, se le escapó, aprovechando Méndez para asistir a Formichelli que casi sobre la línea marcó.

El gol terminó por desconcertar a la visita, que se vio sometida a un asedio constante. A los 20 se lo perdió Ortíz entrando por izquierda ante centro de Kirzner. Poco después llegó por primera vez Puerto con un remate rasante de Ramón que contuvo Díaz Peyrous. Más tarde lo tuvo Sallaberry, tras un error de Areco, y su remate de emboquillada quedó corto y Balbuena evitó el tanto.

A los 37 Samaniego ganó de cabeza en el área y esta vez fue el arquero celeste controló con acierto. A los 40 a raíz de un tiro libre de Gridel sobre la derecha y un increíble segundo error de Balbuena, tal vez motivado por el viento, al que se le escapó la pelota por debajo, Liniers se iba al descanso con dos goles de ventaja.

Pero la historia cambió diametralmente en los primeros minutos del complemento. Puerto Nuevo se pareció al equipo ganador del Apertura. El ingreso de Moreno en resultó fundamental. Con el apoyo de Ramón y Redondo, la peligrosidad de Samaniego y la influencia de Ritacco, el panorama cambió totalmente. Se sumó fundamentalmente la desconcentración con la que ingresó Liniers.

Es así que en dos llegadas el partido estaba en tablas. Primero fue Samaniego, tras un centro de Moreno, que apareció sólo para definir y poco después un pase de Redondo en profundidad a Ritacco definió ante la salida de Díaz Peyrous. Monasterio movió el banco. Una incomprensible agresión de Redondo a Ortíz determinó que la visita se quedara con un hombre menos.

Esta circunstancia le dio otro desarrollo al partido. Liniers fue a buscarlo, pero sin la claridad del primer tiempo, pero generando situaciones. El arquero Balbuena se lució al sacar por arriba un tiro libre de Mariño, Méndez tuvo su chance rematando cerca del poste izquierdo y luego fue Samaniego el que sobre la línea evitó el tanto tras un córner cerrado. Puerto resistió, Liniers se fue masticando bronca.

El sinsabor del empate quedó en parte sofocado al conocerse el resultado de Cambaceres al día siguiente: Liniers mantenía la ventaja sobre los de Ensenada.

En definitiva un llamado de atención para lo que se viene, que será casi una final con Sportivo Barracas, con quien La Topadora comparte ahora la punta. Muy cerquita Cambaceres seguirá expectante el desenlace.

Puerto Nuevo, que ya tiene su lugar en la finalísima, demostró en parte no ser el mismo del Apertura. El partido del domingo ante el Arrabalero puede significar un paso decisivo, no solo para ganar el Clausura, sino para lograr el ascenso. De Liniers depende.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba