N° de Edición 7146
La Matanza

“Las intervenciones no van a alcanzar, nada de lo que se pueda hacer aislado va a alcanzar”

“Las intervenciones no van a alcanzar, nada de lo que se pueda hacer aislado va a alcanzar”.

Fernando Cabral, psicólogo psicoanalista y escritor de La Matanza, dialogó en “Haciendo Radio”, una producción de Diario NCO que se emite de lunes a viernes de 10:30 a 13 por la 20 20 NCO Radio.

Haciendo Radio: “Ayer surgió este tema de la violencia en los jóvenes, que está aflorando de una forma aún mayor después de la cuarentena. ¿Qué creés que está pasando con la juventud en esta nueva situación que nos toca vivir?”

Fernando Cabral: “Para mí hay que abrir el foco que se le da a la juventud y ver qué lugar le está dando la sociedad a la juventud con toda esta crisis económica que tenemos, crisis institucional, crisis social. La pandemia, la cuarentena. ¿Qué lugar se le está dando a los jóvenes en general?

“Parecería que a los jóvenes los empujan a la cornisa en estas situaciones: no pueden ir a la escuela, no pueden ni siquiera proyectar en el futuro cercano, no se sabe si van a poder estudiar, no hay trabajo, y empieza a crecer la desesperanza. En todos los estratos sociales que involucran a la sociedad en general.

Pero la juventud es la más afectada, hay jóvenes de entre dieciséis y veintipico de años que no saben qué van a hacer de su futuro. Y tampoco que hacen en su presente cercano. Los hechos de violencia crecen probablemente porque hay una desesperanza mucho mayor, una desesperación hay, y eso genera también odio.

Odio en el sentido de una frustración. Cuando los deseos se frustran, cuando las necesidades son las que superan, se alimenta la agresividad. Y según en qué estrato social, podés encontrar manifestaciones, desde crímenes de violencia, depresión, intentos de suicidio.

Yo hoy he llegado a considerar que hay que involucrar todo esto en la ecuación al intentar entender por qué son tan violentas las escenas de crímenes que ocurren actualmente”.

Haciendo Radio: “Desde esa óptica se fomenta la desesperanza, porque es muy difícil poder cambiar de un día para otro el paradigma con los jóvenes o con la sociedad tan golpeada. ¿Cómo les devolvemos condiciones de vida que puedan modificar esta actitud de agredir a otro?”

Fernando Cabral: “Esos son condimentos de la situación que está viviendo la juventud desde hace ya varios años. Uno siempre tiende a echar la culpa de sus problemas al que tiene al lado, o a empezar a desestimar la importancia y el valor que tiene al lado ese otro.

Es muy difícil para la gente pensar que en realidad el problema es mucho más complejo y mucho más grande. Por lo general un individuo está tan en sus ambiciones y sus deseos que ve que el vecino sí tiene, o ve que otro sector sí tiene, y eso le genera toda clase de sentimientos agresivos.

Pero este es un caldo que viene desde hace años creciendo, y lo que está sucediendo ahora es exacerbarse por estos factores que tienen que ver con la cuarentena, con la pandemia, hay una crisis institucional y política muy grande en nuestro país.

“Lo que se ve en las redes y en los medios es una impunidad constante, como el político que estaba teniendo sexo en medio de la sesión de Diputados. Todo eso va generando una trama de impunidad en la que todos nos sentimos frustrados, pero los que están más vulnerables son los que responden con mayor agresividad”.

Haciendo Radio: “En los casos que mirábamos ayer con el hermano de Estela, con el hermano de Emiliano, los que lo asesinaron fueron puestos en libertad por el juez porque son menores. El riesgo es que se reitere la situación, porque están en la calle ¿Qué hacemos como sociedad?”.

Fernando Cabral: “A eso me refería yo con la crisis institucional. Las instituciones no pueden responder satisfactoriamente al problema social que estamos encontrando. Sucede que se empiezan a paliar todas las normas sociales”.

Los jóvenes empiezan a delinquir desde tempranas edades pero están vulneralizados desde hace muchísimo tiempo atrás. Y es muy difícil poder hacer un acompañamiento acorde para restituir su vulnerabilidad. Yo vivo muy cerquita de la calle donde murió este muchacho, y me apuntaron con un revólver y me quisieron robar el auto.

Gracias a Dios no pasó nada, pero es una zona donde las instituciones no llegan. Ni desde la justicia, ni desde la policía, ni desde las instituciones sociales. Es una zona donde ya se sabe, los vecinos ya saben que está inocua toda la responsabilidad del Estado ahí.

Y esta crisis institucional me parece que primero que va a durar mucho más tiempo, no está próxima a resolverse me parece. Y si no nos ponemos a trabajarla, va a llevarse muchas vidas”.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba