La Matanza

Laferrere: Sigue la sangría de la salud pública municipal, renunció la jefa de Pediatría del Hospital Teresa Germani

Laferrere: Sigue la sangría de la salud pública municipal, renunció la jefa de Pediatría del Hospital Teresa Germani

María del Carmen Méndez, Ex jefa de Pediatría Del Hospital Germani de Laferrere, explica la causa de su renuncia a ese nosocomio después de 24 años de servicio. Entre sus tareas, además de ejercer la jefatura en esa especialidad, fue fundadora del Comité de Docencia del Hospital, del Comité de Bioética, tramitó la Residencia en Pediatría en el establecimiento y también gestiono la Carrera de Especialista en Pediatría de la Universidad de Buenos Aires, de la cual es la principal responsable, así como fue parte este año de la creación de la filial de la Asociación de Profesionales del hospital Germani.

EMILIO G. LARREA

Malos tratos, desidia de las autoridades sanitarias municipales y un salario degradado, fueron algunas de las razones que la llevaron a renunciar.

¿Por qué renunciaste?

Fue una sumatoria de cosas. Estoy en el hospital desde el año 1997, donde ingrese por concurso después de ser residente en el Hospital del Niño de San Justo, primero fui medica de guardia, después médica de planta y en diciembre de 2019 concurse la jefatura del servicio de Pediatría. En ese momento tenía muchas ilusiones para mejorar ese servicio, impulsar proyectos, pero las cosas no dependen de la voluntad individual por más esfuerzo que se ponga. Lo tomé en forma interina, ya que no se había firmado el decreto para mi nombramiento por parte del Municipio.

El último año y medio viene decayendo el servicio de pediatría, con los sueldos de los profesionales estancados, sobrecargados de trabajo y otras cuestiones que hicieron que 4 pediatras renunciaran en este año y medio de pandemia. A esto se le sumó que dos se jubilaron, lo que hizo que el servicio quedara con 6 pediatras menos. Me cansé de hacer notas y pedidos para que se hicieran nombramientos; se dio el caso de que había dos médicas con nombramientos pedidos, esperando más de un año, y al final me dijeron que no había más nombramientos, si contrataban a algún profesional, seria con monotributo.

 Se puede decir que se vaciaba el servicio…

Efectivamente. El vaciamiento es tal que los domingos en la guardia hay solo una pediatra, tiene 70 años y está por monotributo, lo que es inhumano. Toda esa situación no tenía miras de mejorar, y en lo personal se le sumó que el decreto de nombramiento de mi jefatura se firmó a fines de julio de 2021 y en él no me reconocen todo el tiempo anterior, casi un año y medio que venía ejerciendo la jefatura. Además, continuaba haciendo trabajo en mi casa, fuera del horario laboral, por las múltiples funciones que cumplía en el hospital. Todo sin un justo reconocimiento económico ni de otra índole, sin ninguna perspectiva de obtener respaldo de las autoridades para transformar la situación del servicio.

Por lo que contás, el plantel de salud es insuficiente. ¿Qué demanda tiene el Hospital?

La demanda diaria en el hospital es de entre 250 y 300 pacientes por guardia, lo que ya es mucho, además, no es solo verlos un rato en el consultorio y dejarlos; hay internaciones, indicación de un tratamiento, a veces hay auxilios en la vía pública y el pediatra tiene que ir en la ambulancia, etc. El día que me fui, hice las estadísticas del servicio y habíamos atendido más de 2500 personas en forma ambulatoria en el mes. Eso con 13 pediatras y sin médico pediatra de planta.

Frente a esa situación comencé a evaluar mi renuncia, porque quiero preservar mi salud, ya que si seguía así corría el riesgo de colapsar. La decisión no fue por un momento de calentura. ¡Sentí que era luchar contra los molinos de viento! A estas autoridades no les importa la salud pública.

Para esa demanda pediátrica que tiene el hospital ¿Qué planta se necesitaría?

Quedamos 13 pediatras, porque se habían ido 6, es decir que como mínimo deberíamos ser 19 profesionales. Tendríamos que tener 3 pediatras todos los días y 4 los fines de semana, los números no dan, pero además no hay médicos de planta. Había una médica que pasó a consultorios externos y nos quedamos sin medico de planta para, entre otras cosas, hacer la internación; lo tenía que hacer yo, lo que me obligaba a andar corriendo de un lado para otro, con el riesgo de cometer un error médico por trabajar bajo tensión. Mi preocupación era el recurso humano, era lo que solicitaba, completar el equipo, al grado que yo misma conseguí dos profesionales que nunca las nombraron.

¿Cuál fue la respuesta de las autoridades de salud frente a tu renuncia a la jefatura de Pediatría?

En realidad, ninguna. El director del hospital, el Dr. Jorge Ferrari, me citó a hablar con él y después me dijo que no fuera que estaba ocupado, en cuanto a la Secretaría de salud nunca nadie se comunicó. Si bien demoro 15 meses mi nombramiento, la carta de renuncia a los dos días estaba en la Secretaría. Así que intuyo que había un cierto interés para que me fuera.

¿Pensás que tiene que ver con tu actividad gremial, por los reclamos que hacías representando a los trabajadores del hospital?

Eso es una parte. También tiene que ver que yo no estoy en el cargo formalmente, sino que lo hago por mejorar el servicio y desde ahí exijo a quienes tienen la responsabilidad de gobernar la salud y proveer los recursos. No hacía la plancha, entiendo que era una persona intensa, que reclamaba a través de notas o pedidos de personal y recursos para mejorar la prestación a la comunidad de pacientes. Lo hacía por notas o en forma directa y entiendo que eso molestaba.

Hay muchas renuncias en el sistema de salud municipal por las condiciones de trabajo y los malos sueldos. Esto es una sangría y se producen situaciones insólitas como el caso del Hospital del niño donde renunció la única neuróloga que había…

Si. Es triste que un hospital especializado en pediatría se quede sin servicio de neurología, los pacientes infantiles con patología neurológica lo más cerca que tienen es el Hospital Posadas en Morón o si no a CABA.

A tu juicio cómo explicas, esta crisis del del sistema de salud municipal, porque no solo pasa en los hospitales, también sucede en las salas de los barrios.

No creo que sea casualidad todo lo que sucede. Creo que esto lleva a un vaciamiento hospitalario planificado. A los dos días de mi renuncia me enteré que habían cerrado la internación, de esta manera los que no se internan en el Germani, van al hospital del Niño de San Justo con la consecuente recarga de esos otros centros de salud, afectando la calidad del servicio de salud a la población. Acá hay responsables y son los que deciden las políticas públicas de salud y no los trabajadores. No tengo contacto con nadie en la Secretaría de Salud, desconozco el porqué de esta desidia e indiferencia frente a la degradación de la salud pública en La Matanza. En cuanto a lo que se refiere a los trabajadores de salud, estas renuncias llevan a sobrecarga laboral de los que quedan; trabajo a destajo, más precarización como monotributistas, contratos temporarios, etc.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba