N° de Edición 7013
La BataLa Matanza

La Bata!: Arte Terapéutico En El Instituto ‘Vamos A Andar’ Y Entrevista Con “Ya Rugiste”

LA BATA 1

Existen diversas disciplinas que se incluyen dentro de este concepto tan maravilloso y amplio: danzas, instrumentos de todo tipo, dibujo y pintura en todas sus formas, la escritura, las artesanías, es un universo subjetivo que depende de lo que cada persona considere. En esta emisión se ahondará en la música y la expresión corporal, una danza muy particular.

Por: Melanie Martínez

mmelanie92@hotmail.com

 

Anahí Rufina, una vecina de La Matanza, brindó una entrevista para abordar la cuestión de este baile tan personal, cómo puede servir de terapia para personas con discapacidad intelectual, lo que se conoce como Síndrome de Asperger, una rama del espectro autista que se caracteriza por su dificultad de socializar y comunicarse con los demás; y la historia de su banda, Ya Rugiste.

LA BATA 2

Máxima Expresión

Rufina trabaja en San Antonio de Padua, en un Instituto Terapéutico que se titula “Vamos a Andar”, donde practica esta disciplina además con chicos que poseen el Síndrome antes mencionado, para quiénes esta como cualquier danza o actividad cultural que realicen, les sirve de herramienta para relacionarse, mejorar sus tratos e insertarse en la sociedad.

El espacio es muy cómodo y amplió según conto la profesora, quién no se diferencia de sus alumnos sino que durante las clases son un equipo que puede trabajar, si el tiempo acompaña, en contacto con la naturaleza del parque grande que posee la institución, lo que hace mucho más interesante la hora y los trabajos que se pueden realizar.

“La expresión corporal es un tipo de danza en donde uno lo que hace es buscar la propia danza, de acuerdo a sus características, a lo que haya vivido, todos los cuerpos somos diferentes, tenemos diferentes experiencias de vida que eso es importante, distingue a cada uno”, aseguró Anahí tras una breve charla telefónica que se dio luego de varios contratiempos con la entrevistadora.

“Busca que la danza, el mundo poético que está dentro nuestro pueda ser expresado a través de las capacidades que tengamos en ese momento”, ya que para la docente, las aptitudes van variando a lo largo del tiempo porque “no es lo mismo el cuerpo mio de hoy, que el de mañana o pasado”, por eso tenemos que disfrutarlo en el presente.

Este estilo se practica “sin una técnica que tenga un bailarín de danza clásica o que puedas elevar la pierna altísimo, sino de acuerdo a tu mundo a lo que vos sentís”, esto es lo que hace que sea una forma de expresión muy personal de cada uno en particular, con lo que cada uno puede hacer, sin exigencias, proyectándose y descubriendo cada uno de lo que es capaz.

LA BATA

Una danza todo sentido

La introspección es una de las técnicas que trabaja la expresión corporal, que activa todos los sentidos de la persona que la realice y sirve para “habilitar lugares que están en nosotros, que los tenemos, pero que por ahí no los tomamos en cuenta, diferentes sensaciones, el conocimiento de lo que es nuestro cuerpo, el espacio que ocupamos, nuestro apoyo, la base de nuestro cuerpo, el poder tener la columna alineada, son todas cosas que tienen que ver con la salud”.

Trastornos del espectro Autista

Con los chicos, Anahí realiza trabajos de exploración en donde  se intenta diferenciar que se siente desde la punta de los pies, partes duras y blandas del cuerpo, dilucidar porqué ocurre esto y lograr que desde la observación de sí mismos puedan contemplar a otro al verlo y sentirlo, y poder relacionarse con el resto del mundo.

“Estamos trabajando con percusión corporal”, donde además de lo visual que siempre se trata, el habla, modos de hablar, los vocablos “entendiste”, “comprendiste”, “trabajamos la percusión corporal desde el oído, donde yo escucho a mi compañero, y se va trabajando también con ejercicios de confianza, en donde se abre el espectro para registrar al otro”.

“Al saber el lugar que ocupo también puedo saber mis límites, al reconocerlos puedo ver que hay otro que también siente, que tiene diferentes expresiones, que es distinto a mí”, aseguró Anahí con convencimiento en el mediodía del viernes, durante un intervalo de trabajo en el que se efectuó la ansiada llamada para hablar con la productora de “Sintonía de Inclusión”, programa de discapacidad que va los domingos de 10 a 12 por la 89.1.

“Ellos proponen un montón y eso es re importante, la escucha del otro en el momento de generar una clase porque uno propone un montón de cosas y a través de ellos se generan hasta nuevos ejercicios, nuevas técnicas, nuevas maneras de expresar por ahí conocimientos que uno trae del mundo más académico”, dijo la profesora Anahí.

“Vivimos en sociedad y no aislarnos es importante, es algo que trabaja la expresión corporal”

 

Ya Rugiste

Una banda de seis músicos que ensayan hace poco más de un año, tres mujeres y tres hombres, oriundos de Morón, Haedo y San Justo, que fusionan con una base de rock, reggae, latinos, punk, con canciones rapeadas, muy bailables, que transmiten sus ideas, sus modos de pensar, su ideología y modos de pararse frente a el mundo.

“Venimos trabajando hace un año, la mayoría somos murgueros también, nos conocemos de tiempo antes de empezar con la banda, autogestiva, independiente”, contó Anahí Rufina entre risas, cambiando completamente el tema de conversación de danza, a música, pero siempre hablando del arte como sistema independiente.

La banda se presenta todas las semanas prácticamente a shows en espacios “hermosos”, culturales, autogestivos, con ferias, teatros, con costo a la gorra, acorde a su forma de pensar, de ver al arte, a la música, de hecho ellos comparten su obra en la plataforma accesible, gratuita SoundCloud, a la que se puede acceder a través de su Facebook Oficial: Ya Rugiste.

“Es un ensayo preparado con un poco más de tiempo de cuatro canciones, donde le pusimos micrófono a cada instrumento para que la gente escuche lo que tocamos”. “La idea es el año que viene presentarnos en una discográfica pero para eso estamos en la etapa creativa porque requiere mucha plata y mucho ensayo, entrás y los temas tienen que salir porque cada minuto ahí es mucha plata”, contó la niña de barrio que con sus compañeros costean los gastos con shows y peñas.

Los integrantes son laburantes que viven con lo justo, todos en alguna etapa de su vida pasaron por el Marechall o algún otro conservatorio o instituto de música donde aprendieron lo que con sentimiento buscan transmitir hace un tiempo a todo su público e invitan a nuevos oyentes a que disfruten de sus fusiones y presentaciones los fines de semana en la zona.

Anahí Rufina es la voz cantante, muy abierta a aprender y tocar nuevos instrumentos y estilos, más allá de la predominación del rock. “Dentro de una canción pasamos por distintos estilos, el que entre al Facebook que somos los primeros que aparecemos va a poder escuchar que vamos cambiando de estilos en un mismo tema”.

 

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close