N° de Edición 7361
La Matanza

INFORMACIÓN Programa Hogar: Dudas y desinformación por la garrafa subsidiada

TESTESTE

GARRAFAS

Garrafa subsidiada. El gobierno relanzó el Programa Hogar, pero ni vendedores ni consumidores conocen de qué se trata este servicio. La gente compra sin saber que existe un beneficio para acceder al descuento.

En medio del desencanto social, de las muestras cada vez más evidentes de malestar por las subas exorbitantes de las tarifas de gas, el gobierno nacional relanzó el Programa Hogar, una iniciativa que fija subsidios a la compra de garrafas.

Sin embargo, en diferentes distribuidoras, ni los compradores ni los vendedores tenían conocimiento alguno de este beneficio. Por eso, todos coincidieron en criticar la falta de información y de intervención estatal, dado que quienes adquieren el producto sacan dinero de su bolsillo como también lo hacen los distribuidores, que afrontan los costos por su cuenta, sin el subsidio que les otorgaba la “garrafa social”.

El Ministerio de Energía de la Nación señaló que el Programa Hogar, destinado a subsidiar la compra de garrafas, se ha desarrollado en forma “positiva” ya que “se busca subsidiar directamente a los hogares integrados por sectores residenciales de escasos recursos que no cuenten con servicio de gas natural por redes o que no se encuentren conectados a la red de distribución domiciliaria de gas”.

Los destinatarios del proyecto son aquellos que perciben un beneficio social de la Anses y las familias cuyos ingresos no sean superiores a los 12.120 o 18.180 pesos, en caso de que haya una persona discapacitada en el hogar.

Muchas dudas

Los beneficios que plantea la iniciativa son superados por la incertidumbre y el malestar, ya que muchas personas que arribaban a los puntos de distribución para cargar sus envases con gas no conocían la medida. Uno de ellos fue Manuel, quien, al llegar al establecimiento Extra Gas, de Ituzaingó, dijo: “¿En serio que hay un subsidio? Nunca informan nada y los perjudicados somos nosotros, que hacemos malabares para poder comprar una garrafa”.

Por su parte, y en la misma línea, Miguel, encargado de una distribuidora de Necochea, remarcó: “Hay mucha desinformación, no sólo para la gente que quiere comprar sino también para quienes vendemos el gas envasado. No se sabe si ese programa está vigente, cómo se puede acceder, no hay nada claro. Está todo medio al azar”.

El Plan Hogar reemplaza a la legendaria Garrafa Social, mediante la cual se subsidiaba directamente a los lugares de venta para que comercializaran la garrafa a sumas accesibles. Pero con el programa actual, el beneficio directamente se deposita en las cuentas bancarias que la Anses provee a cada destinatario, lo que implica también una dificultad económica para las pequeñas distribuidoras.

Al respecto, Miguel dejó en claro que “hay dos problemas”. “El primero -detalló- es que la gente no tiene muy en claro cómo acceder al subsidio y se le hace cada vez más cuesta arriba pagar una garrafa. El segundo es que nos sacaron los subsidios y los costos los asumimos nosotros”.

A su vez, el encargado de Atlántica Gas agregó que “en traslado” gastan “6.000 pesos en gasoil para ir a buscar a la planta el gas envasado, que está a 700 kilómetros, como así también se emplea mucha mano de obra”. “Sin ese subsidio, hubo distribuidoras que cerraron”, concluyó.

Ante este panorama, el reclamo no sólo es exclusivo de los clientes, quienes exigen mayores precisiones sobre la implementación del Programa Hogar, sino también de quienes están a cargo de la provisión. Por eso, ambas partes coincidieron en señalar que “es un tema complejo, que no se ha enfocado con mucha previsión”, y agregaron que “debe controlarse con mayor rigurosidad porque hay muchos actores que intervienen en la compra y venta de garrafas”.

Fuente: www.crónica.com.ar.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba