N° de Edición 6658
La Matanza

Inauguración: Daniel Bazán Vera tiene su propio museo

MAT4 (3)

El símbolo del fútbol del ascenso y máximo goleador de la historia del Club Almirante Brown, Daniel Eduardo Bazán Vera, ya tiene su propio museo. El mismo fue ideado y concretado por su hermano y representante, Oscar Bazán Vera, quien el domingo se dio el gusto de inaugurarlo para homenajearlo, justo en el momento en que está analizando si juega un tiempito más o cuelga definitivamente los botines.

Por: Carlos Correa crcprensa@hotmail.com

Su residencia en la localidad de Ezeiza donde vive en la actualidad, fue motivo de una visita periodística a la familia Bazán Vera. Es que Oscar, el hermano mayor de Daniel, decidió abrir de par en par las puertas de su domicilio para dar el puntapié inicial a la inauguración de un museo con prendas, souvenires, recortes, trofeos, etcétera… que fue colectado a lo largo de más de 20 años de carrera del temible goleador.

Gesto de hermano a hermano

Pocos jugadores se pueden dar el gusto de tener su propio museo y en el caso de Daniel Bazán Vera, eso fue posible porque su hermano Oscar tuvo ese objetivo en mente desde que “en la temporada 1991/92 me regaló la primer camiseta. Daniel jugaba en la tercera división de Almirante Brown y esa casaca fue el primer obsequio deportivo que me hizo. Recuerdo que después mi hermano me preguntaba porqué no me la ponía y yo le decía que no, que la guardaba para cuando le hiciera un museo… ‘¿Qué está diciendo este loco…?’ pensaba Daniel, porque en esa época estábamos destrozados económicamente y sólo yo imaginaba y tenía confianza en lo que iba a pasar con su carrera de jugador” señaló Oscar que luego contó que “hoy es un día muy especial por varias cosas: la inauguración de este museo tiene que ver con que hoy es mi cumpleaños y quería celebrarlo así, porque desde noviembre de 2009 que falleció mi mamá dejamos de festejar y por eso quise que sea hoy, para que sea inolvidable y sobre todo porque mi hermano es la cosa más sagrada que me queda en la vida”.

“La verdad es que yo mismo estoy sorprendido, porque miro detalladamente el museo y veo cosas que ni yo me imaginaba que podía llegar a tener. Por ejemplo el carnet de 5ta. división de Almirante Brown; la primera camiseta que le regalé; un documento viejo; fotos con mi mamá de cuando tenía dos o tres años… son todas cosas muy fuertes para mí y tiene razón la gente cuando me dice que con esto me está demostrando todo el cariño y amor que mi hermano Oscar tiene y tuvo toda la vida sobre mí…” dijo Daniel e inmediatamente agregó que “igual para mí lo más importante es que hoy es su cumpleaños, que se siente feliz y nos hace sentir felices a todos, porque a pesar que nos falta lo más importante que es mi mamá, sentimos que ella también está acá disfrutando junto a nosotros y a toda la familia Bazán Vera”.

Sorprendente diseño del lugar

Seguidamente el goleador afirmó que “sigo sorprendido por cómo armó y diseñó el museo. Estuvo en todos los detalles y la verdad es que siento una gran felicidad, porque lo imaginó y lo pudo realizar y porque por suerte hoy vinieron un montón de amigos a visitarnos para conocer el lugar” siguió manifestando Daniel, que le dio la posta a Oscar para que nos contará en qué consiste el museo: “Ustedes vieron que hay de todo un poco… En la parte superior están las camisetas de todos los clubes donde jugó y en la inferior unas 260 que fue canjeando a lo largo de sus más de veinte años de carrera. Además tengo otras que se la enviaron, como la de la ‘Brujita’ Verón o el ‘Roly’ Zárate, que no las exhibo porque son regalos personales. Pero fíjense que no sólo hay camisetas que pasaron por las manos de Daniel, sino también medias, pantaloncitos, brazaletes de capitán, vendas… todas cosas de mi hermano, que es a quien quise homenajear con este museo que para mí es el mejor de todos, porque lo hice con todo mi amor por alguien que la verdad, cada vez me enorgullece más de tenerlo como hermano…”

A continuación Daniel fue consultado en qué momento se dio cuenta que la idea del museo que tenía su hermano iba en serio: “En mi última etapa en el Nacional B fui tomando conciencia que su objetivo no tenía vuelta atrás. Me fue dado señales, como por ejemplo me pedía todos los partidos que cambiara la camiseta con alguien… Pasó mientras jugué en Almirante Brown y lo mismo cuando me fui a Salta a jugar el Argentino A en Gimnasia y Tiro… Ahí me di cuenta que la cosa iba en serio. Y después, cuando se fue acercando la fecha de la inauguración, no quería que subiera a ver, porque me quería dar una sorpresa…” y además señaló que “Oscar siempre me ha cuidado, me ha protegido, me ha ayudado y por eso es la persona a quien yo le confío todas las cosas buenas y malas de la vida. También es la única persona que me ha puesto límites y por más que en ese momento por ahí no estuviera de acuerdo, los respetaba igual, porque sabía que eran para mi bien, porque él siempre quiso y quiere lo mejor para mí… Pero lo del museo todavía sigo sorprendido, por las cosas que siempre guardó y por la prolijidad con que las presentó…”

Ejercicio de memoria

“Para saber hacia dónde vamos, debemos recordar de dónde venimos…” dijo alguien y Daniel y Oscar Bazán Vera no se olvidan de sus orígenes… “Fijate que de dormir siete hermanos en una piecita de 4 x 4 a ahora tener un museo es algo que nos enorgullece” sostuvieron casi al unísono los hermanos y el goleador acotó que “Oscar siempre me dice: ‘vos hiciste lo más difícil, ir a entrenar todos los días, sacrificar tu físico…’ pero yo digo que es todo lo contrario, porque para mí él hizo lo más importante, que fue cuidarme y protegerme cuando yo era chico o sacar comida de su plato para ponerla en el mío”.

Interrogado Daniel sobre qué prenda o alegoría elegiría de las cientos existentes en el museo, no dudó en optar por “la camiseta Nº 16 con la que le hice el gol a Nueva Chicago el 2 de abril de 1994, que fue mi primer gol con la casaca de Almirante Brown y que sirvió para ganarles 1 a 0 en su cancha, con un gol que todos dicen que estaba en orsay y que en definitiva, fue el que me abrió las puertas de mi carrera deportiva, porque a la semana me hicieron contrato y me empezaron a atender mejor en la pensión de la sede donde por ese tiempo vivía junto a otros muchachos” rememora sonriente el goleador que después agrega que “esa camiseta, la foto con Maradona y la foto con Néstor Kirchner son las cosas que más me impactan y me enorgullecen que estén en el museo”  y Oscar aclara que “si se fijan bien, en el museo no hay nada, absolutamente nada referido a Nueva Chicago, a Laferrere… y tampoco a Atlanta, donde la verdad, a Daniel lo trataron muy mal”.

Ya finalizando, Oscar Bazán Vera hizo catarsis confesando que “siempre le dije a mi hermano que él estaba condenado a triunfar y si no hubiera sido por ese gol a Nueva Chicago, hubiera sido por otra circunstancia” y culminó recordando que “si bien fue importante ese gol, no me olvido que un año después a mi hermano lo echaron de Almirante Brown y después sí, explotó en Germinal de Rawson, posteriormente tuvo un paso importante por Olimpo… y aunque él tenga permanentemente palabras de gratitud para Almirante Brown, considero que le hemos pagado esa deuda, porque en el club han sido muy injustos con Daniel y a veces me da mucha bronca, porque cualquier institución del fútbol argentino quisiera tener un tipo representativo como es Daniel…”.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close