N° de Edición 6870
La Matanza

Horacio Lalia participó del segundo encuentro de la Historieta

Horacio Lalia participó del segundo encuentro de la Historieta.

El sábado 14 de septiembre se realizó en la Escuela Secundaria N°15 el Segundo Encuentro de Historieta, organizado por la Biblioteca Popular de Virrey del Pino.

La cita tiene como padrino al dibujante y maestro de la historieta nacional, Horacio Lalia, oriundo de Ramos Mejía y una leyenda viva del noveno arte.

Emilio González Larrea

Lalia, que dibuja historietas desde hace 55 años, colaboró y trabajó con historietistas notables como Eugenio Zoppi, Alberto Breccia y Héctor Germán Oesterheld. A la edad de 78 años sigue inclinado sobre el tablero, creando esos mundos fantásticos con los cuales se  entretienen y divierten diferentes generaciones.

Diario NCO conversó con él antes de que ingresara a dar una charla sobre la historieta.

¿Qué te parece el encuentro?

Estos encuentros son un poco a pulmón. Este el segundo, está bien organizado y va creciendo pausadamente. Es muy importante un evento de este tipo en lugares alejados de los centros urbanos dondela historieta no es tan conocida. Hay que llevar este arte a las zonas del conurbano.

¿Cómo estás viendo la situación de la historieta, en este  momento de crisis general y en particular de la industria editorial y gráfica?

Hay una nueva generación que viene trabajando bien. Pero tenemos falta de editoriales para poder publicar nuestro arte. Había editoriales que eran banco de prueba para los dibujantes, pero lamentablemente han desaparecido. Hay 3 o 4 editores privados y también han surgido pequeñas editoriales que son impulsadas por los jóvenes y editan algo propio, después se animan a editar algo de los amigos, dando lugar a esos pequeños espacios editoriales. Por ejemplo en mi caso, los últimos álbumes se han sacado por intermedio del Loco Rabia, que es un grupo de muchachos que se juntaron con Belerofonte y Dragón Comics, ambos de Uruguay, y formaron la editorial Mojito, de esa forma  podemos publicar consagrados y los nuevos.

¿En esta nueva generación de historietistas,qué percibís en relación a los clásicos como vos? ¿Hay continuidades o rupturas en los estilos y contenidos?

No creo que haya ruptura. Yo empecé en el año 1964 a publicar y en aquel momento ya se decía que el historietista desaparecería, lo que nunca pasó, porque la historieta es literatura popular que va mutando. Por ejemplo, los guiones o lo que cuentan los chicos de ahora no son iguales a los nuestros. Si bien tienen muy buen dibujo, sus historias son muy personal en muchos casos, a mi modo deber tendrían que ser más de aventuras y no tanto cosas cotidianas, es decir lo que le pasa a ellos. Creo que la historieta principalmente es un medio de evasión y distracción.

¿Cómo te llevas con los nuevos recursos tecnológicos como Internet para el dibujo y los guiones?

Bien. Pero yo soy chapado a la antigua, sigo trabajando con lápiz y papel. La computadora la uso para recibir mensajes y subir material, para guardarlo o enviarlo. Para el dibujo no hago uso en absoluto, no hago color y en blanco y negro trabajo con pluma y pincel. Estas nuevas tecnologías son un avance, pero creo que los chicos que las usan no aprenden las bases del dibujo. A mí me parece que es necesario ir a un taller o una escuela para aprender esas bases y después usar los recursos tecnológicos. Si no les falta una pata para usar esas herramientas.

Vos públicas en el extranjero. ¿Qué  porcentaje de tu producción va hacia afuera y cuánto acá en Argentina?

En el país estoy publicando casi el 70% de mi material, para el extranjero ando entre el 25 y el 30%, principalmente  para Italia y Estados Unidos, algunos álbumes durante el año.

Cumplís 55 años con la historieta. ¿No te pensás jubilar?

Estoy jubilado.

No, digo de la historieta.

Sabés lo que pasa con este tema de la historieta, es como el que actúa, es pasión, mientras te sientas bien de la cabeza y de la vista, no se puede dejar este amor que es la historieta, por lo tanto seguiré dibujando hasta que “me den las tabas”.

¿Cómo es un día de trabajo tuyo? ¿Cuántas horas le dedicas al tablero?

Me levanto temprano, desayuno, me llevo el mate, subo al atelier, pongo la radio cuando no boceto; si planto la página y comienzo a leer el guión, en ese caso no. Y con el mate como compañía estoy alrededor de siete horas sobre el tablero entre mañana y tarde. Ahora tengo un nieto que me está ayudando y pronto va a comenzar a publicar él también sus trabajos.

¿Qué es lo último con lo que estás trabajando?

En autores estoy trabajando SCALIBUR que es una historia de ciencia ficción en colaboración con Jorge Morain, ubicada en el siglo XIX, es un galeón con muchos tripulantes que va a un lugar misterioso donde suceden cosas extrañas en la travesía.

Después con Ricardo De Luca estamos haciendo Una Espada y Brujería, con Rodolfo Santullo estamos trabajando  EL BEST, una historia que se desarrolla en la revolución rusa donde los militares y los políticos son máquinas y los obreros y el pueblo pelean contra ellos.

Por otra parte, el 26 de setiembre viajo a Rosario a una muestra en el Fontanarrosa; se hace con la obra de Oesterheld  y una muestra mía y va desde ese día hasta el 20 de octubre.

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close