N° de Edición 7121
La Matanza

“Hay millones de recursos previos antes de matar un árbol”

“Hay millones de recursos previos antes de matar un árbol”.

David Torrijo, integrante de la asociación civil Peluffo Verde, habló sobre la concientización por los espacios verdes que quedan en la zona de La Matanza y contó a lo que se dedica la asociación.

En diálogo con “Haciendo Radio”, una producción de Diario NCO que se emite de lunes a viernes de 10.30 a 13 por la 20.20 NCO Radio (https://diario-nco.com/radio/), el integrante de Peluffo Verde David Torrijo contó la importancia que tienen los espacios verdes en medio de la ciudad y los recursos que existen para evitar arrancar un árbol.

“Peluffo verde es un área dentro de lo que es Villa Luzuriaga. Es un punto verde entre toda una jungla de cemento, podemos decir que es un barrio que abastece oxígeno entre seis y ocho barrios que son los que lo rodean”, contó Torrijo.

El objetivo principal de la asociación es defender la “riqueza” de árboles que tienen alrededor de cien años de vida, de los cuales muchos son autóctonos y en donde, según un estudio, se ubican entre 35 y 40 especies de aves.

“Peluffo Verde es una asociación de vecinos que nació hace muchos años, que hacen un esfuerzo enorme con estudios y relevamientos oficiales, concientización como charlas en escuelas, sociedades de fomento, centros culturales, hasta actividades deportivas”, confesó.

Y agregó que “obviamente se ha intentado reforestar plantando arboles que se han conseguido porque los propios vecinos los han germinado o han donado algún dinero”.

Que sea Ley

Peluffo Verde lucha por un sueño: conseguir una Ley que proteja la zona como “reserva paradisíaca”. De esa manera, con un marco legal, la protección de la naturaleza se dará de una manera más “eficaz” y “eficiente”. Pero el proyecto de Ley quedó en el camino y no pudo avanzar.

“Como todo a lo que uno le dedica una pasión gigante y después no avanza,se produce una enorme disolución porque son vecinos que trabajan todo el día, que tienen su familia y todo esto se hace por amor a la naturaleza”, reconoció.

De todas formas, confesó que como la asociación vio que la zona después de algunos años iba a quedar “desbastada” por la tala de arboles y por la edificación, empezaron a tener la preocupación de volver a “retomar” la posición porque “aman” la actividad.

“Nuestro sueño es que sea Ley porque a partir de ahí se pueden construir un montón de cosas. Así que por eso Peluffo Verde está de nuevo dando energía, impulso y con muchas ilusiones”, señaló.

La importancia de plantar un árbol

Además, se refirió a la tarea de salir a plantar árboles en diferentes zonas: “Ahora un poco la pandemia nos limita porque salimos en grupo y es una actividad muy linda”.

En tanto pidió la colaboración de algún vivero Municipal para que done árboles debido a que “el tiempo de desarrollo de un árbol es mucho más lento a la acción de plantar, entonces siempre estamos intentando buscar una donación”.

“Hay muchísimos vecinos que todavía aman a la naturaleza, por eso tenemos lo que todavía tenemos. Nosotros no estamos en contra de que alguien edifique su casa, todo lo contrario, acá el objetivo es convivir con la naturaleza, que alguien pueda hacer su casa respetando el entorno, ese es el objetivo principal”, confesó.

“En muchos casos no se respeta por el desconocimiento, porque la gente no sabe de la importancia de un árbol y que los cantos de los pájaros son terapia. Es una riqueza de todos, no solo del vecino que lo tiene plantado en la vereda”, sostuvo.

Los efectos contrarios de la naturaleza

Por otra parte, contó lo sucedido con la calle América de Villa Luzuriaga, donde era una calle que estaba llena del árbol Aromos y como consecuencia de la tala queda “uno solo”, que “sobrevivió” porque está dentro de una propiedad y lo cuidan como “oro”.

“Lo mismo pasa con la calle Algarrobo, que se quería talar y al final los vecinos lo impidieron y siguen estando, y eso es lo que le da a la calle una distinción única desde lo estético, es una cosa hermosa”, confirmó Torrijo.

También contó lo que intenta transmitir la organización: “Lo que nosotros tratamos de transmitir es la riqueza que hay, de ser conscientes del valor que tenemos, no solo nosotros, sino que nutrimos de oxígeno a un período muy grande: Haedo, San Justo, Ramos Mejía, parte de Morón, Casanova, Rafael Castillo”.

“No vamos en contra de que si hay un árbol que se puede caer encima de una cosa no lo saquen, pero que venga gente con conocimiento del tema y si sacarlo es el último recurso, hay que reponerlo. Pero se sacan árboles con un sentimiento de que ‘yo puedo con todo’”, afirmó.

Por último, y haciendo referencia a la pandemia del coronavirus admitió: “Estamos viviendo un montón de efectos colaterales producto de los efectos que tenemos sobre la naturaleza”.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba