N° de Edición 7322
La Matanza

Gregorio de Laferrere: Vecinos cansados por la circulación de autos con música alta

TESTESTE

autoconsonido
Aturdimiento, vidrieras a punto de quebrarse, insomnio y retumbe, son unas de las consecuencias que vecinos y comerciantes del centro de esta localidad hacen llegar a NCO en forma de queja y llamado hacia autoridades locales, con respecto al control por la circulación de automóviles con música a muy alto volumen.

Patricia Dávila
patriciasdavila@gmail.com

Las calles céntricas de Gregorio de Laferrere, no solo se caracterizan por la gran cantidad de vehículos que allí y circulan, con los innumerables congestionamientos que ya fastidian a más de un transeúnte, sino también que otra problemática en crecimiento, ya aturde los oídos de los habitantes y comerciantes zonales, tal como es el transitar de autos con música alta. Varios testigos y “victimas” de esta particular situación charlaron con NCO de las dificultades que presentan al momento del descanso, los fin de semana, y el retumbe que genera una contaminación acústica que ya molesta a más de un vecino.

“No hay un momento, pasan cuando quieren con la música a todo lo que da, no podemos dormir los fin de semana porque pasan demasiados coches, y a la hora de la siesta los días de semana, parece a propósito pero pasan haciendo ruido, yo trabajo a la noche y necesito dormir, pero esta todo descontrolado, a los pibes estos que pasan nadie los controla, quiero que un ente municipal se haga cargo de esto y controle porque si hay un loquito en el barrio que no puede dormir por culpa de estos pibes que pasan con los coches y la música alta, es capaz de matarlos, porque te ponen los pelos de punta, cada vez son mas y mas, y a este tema junta el ruido de los boliches que tenes frente a la Plaza Ejercito de los Andes, y el griterío que hacen los chicos” destacó Omar Galvan, vecino de la zona céntrica de esta localidad.

A esto, se le suma el testimonio de Walter, un comerciante preocupado por el estado de su exhibidor, “me canso de aguantar siempre la misma historia, por la Avenida Luro, pasan estos pibes que parece que están sordos porque ponen reggaetón a todo los que le da la cabeza, no sé cómo no les pasa nada, pero cuando pasan las vidrieras tiemblan y tiemblan no pasa solo uno, pasan varios y te perjudica porque los vidrios que tengo son frágiles y algún momento se puede resquebrajar, además sentís el ruido de la música hasta en el pecho y eso es peor, los oídos te retumban hasta los coches que están estacionados se les prende todas las alarmas por este temblor producido por el retumbar, es algo que se debería controlar, porque esta mi salud y la salud de mis vecinos está en juego, gente mal dormida, histérica, la contaminación sonora es impresionante, antes tenias a los que pasaban con la publicidad a todo volumen, ahora se juntaron todos a molestar, preparan los coches para eso nomas”.

En tanto, Virginia Sánchez, vecina del lugar, cuenta como esta problemática repercute a nivel fisiológico, “tengo 78 años, y los autos que pasan con toda la música a lo que da me hace mucho mal, siento algo en el pecho que me molesta y me retumban los oídos, sufro de arritmias y la música de estos coches que pasan por mi casa, me hace mal porque tampoco puedo dormir, yo necesito descansar porque soy enferma cardiaca y no me puedo alterar, estos chicos me alteran demasiado, a dos cuadras tenemos un vecino que tiene un coche con los parlantes afuera del auto y más de una vez se agarro a trompadas con otros hombres porque le pedían que baje el volumen de la música y no lo hacían, no tiene respeto pasan a las 4 de la madrugada, a las 6 de la mañana, todo el fin de semana, a la noche, a la tarde y nadie mueve un dedo”.

¿Cómo perjudica la contaminación acústica y qué medidas se toman en otras provincias?

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera los 70 decibeles, como el límite superior deseable. Además, allí se enumeran las siguientes consecuencias de este tipo de contaminación.
-Dilatación de las pupilas y parpadeo acelerado.
-Agitación respiratoria, aceleración del pulso y taquicardias.
-Aumento de la presión arterial y dolor de cabeza.
-Menor irrigación sanguínea y mayor actividad muscular. Los músculos se ponen tensos y dolorosos, sobre todo los del cuello y espalda.
-Insomnio y dificultad para conciliar el sueño.
-Fatiga.
-Estrés (por el aumento de las hormonas relacionadas con el estrés como la adrenalina). Depresión y ansiedad.
-Irritabilidad y agresividad.

En Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos, se aplica la Ordenanza 8832/89, que está a cargo de la Dirección de Tránsito, el cual suma operativos contra la contaminación acústica utilizando decibelímetros, allí se mide el sonido y si los valores exceden lo que se establece en la ordenanza (45 decibeles) se procede a cumplir el Código de Faltas por el cual retienen el vehículo o la moto en infracción.

No obstante, en Santa Fe cuentan con una “Guía del buen vecino” donde allí se establece que cada uno de ellos no deberá exceder los 55 decibeles, entre las 6 y las 22 horas; y de 45 decibeles en el horario de las 22 a las 6, para el normal funcionamiento de toda la comunidad, en caso de estar mas allá de estos valores una grupo especializado, contara con el uso del decibelímetros para realizar una respectiva multa.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba