N° de Edición 7367
La Matanza

Gregorio de Laferrere: Otro ángel necesita ayuda

TESTESTE

 A las historias de Theo Bravo y Gabriel Santoro, se le suma la lucha de un niño de 7 años llamado Lautaro Flores que vive en esta localidad matancera y necesita la ayuda de toda la comunidad para recolectar tapitas de gaseosa, y así poder realizarse un tratamiento de células madre en China, a su vez requiere alguna respuesta con respecto a su inclusión en alguna institución escolar, derecho del que hoy en día no pudo ejercer.

Patricia Dávila
patriciasdavila@gmail.com

Una vez mas las historias solidarias se unen para que esta vez se conozca el caso de Lautaro, que al igual que Theo y Gabriel, padece una parálisis cerebral que le impide realizar su vida normalmente. En una entrevista brindada a NCO, Romina Flores, madre del pequeño relató como su hijo llego accidentalmente a padecer esta afección, “el nació con gastrosquisis (intestinos fuera del abdomen) después de una cirugía que le hicieron por este problema tuvo un paro cardiorespiratorio ahí se empezó a complicar todo, agarro un virus del hospital, empezó con oxigeno, y por todo esto quedo en este estado”.

Luego de todo lo vivido durante y después de la operación, con una larga espera de 6 meses en la sala de internación del Hospital de Pediatría “Prof. Dr. Juan Pedro Garrahan”, los recuerdos de una incansable pelea vinieron a la memoria de Romina, “no solamente yo veía a mi hijo que estaba mal, también vi a un montón de chiquitos muy mal, pero fue un trauma ver como le ponían agujas por todos lados, ver chicos que se morían, y encima estaba sola porque me hice cargo yo sola”.

“Yo no esperaba esto para mi hijo, el embarazo estaba todo bien, no es que me dijeron que ya venia mal de la panza, cuando el salio del hospital se manejaba como un chico normal, tomaba mamadera, comía papillas, lo controlaba en el medico, hasta los 2 años fue todo normal, el tema es cuando va creciendo, y eso se fue notando, cuando los médicos me dijeron que tenia una parálisis no sabia lo que era, yo pensaba que tenia paralizado una parte del cuerpo, y lo note cuando en la edad que tenia que empezar a caminar no camino” subrayo Flores.

Además, agregó “quedo con una hipoacusia severa, prácticamente no escucha nada y esta con audífonos hace un año quedo internado por una deshidratación, porque también empezó a retroceder, solo tomaba leche en mamadera, se mantuvo en su peso pero no subía, este año se me complico porque hay que sumarle que esta con sonda en la nariz, el nunca tomo medicación y ahora esta medicado, estos últimos años cada vez se complica mas”.

Lautaro no solo tuvo que enfrentarse a una parálisis cerebral, sino que también su vida escolar seria otro ring de pelea que debería afrontar, “para el no consigo colegios, fui a dos y no lo aceptaron, estoy buscando un lugar donde traten los temas de discapacidad para ver si me ayudan a conseguir un colegio, desde que nació no va a la escuela, busque otros lados particulares pero como hay que pagar cuota a mi se me hace complicado, nadie me dijo hasta ahora porque no lo aceptaron en la escuela” afirmó Romina.

En este sentido, no se dio por vencida y emprendió una campaña para juntar tapitas de gaseosa por todo el barrio con la cual pretende arribar hacia un tratamiento de células madre en el continente asiático, “hace 3 meses empecé a recolectar, vi por internet y la tele el resultado que se tenia, y empecé a decirme que yo también lo tengo que hacer, aunque sea el recuperar lo mínimo no me importa, yo quiero lo mejor para el, hable con amigas para ver que podemos hacer, empezamos hacer lo de la tapitas, hay vecinas que me ayudan hacer rifas, hace poquito que empezamos, gracias a Dios mucha gente me las trae a las tapitas muchas veces me dicen de ir a buscarlas con un remis pero no tengo plata”.

No obstante, las esperanzas de Romina siguen en pie mientras espera por un futuro alentador para su hijo Lautaro, “yo lo que quiero es que recupere la movilidad de la cintura para arriba, para que el pueda agarrar lo que el quiera, para que se pueda expresar también, porque hoy estoy pero el día de mañana si yo no llego a estar quiero que el sepa hacerse entender, es lo único que quiero”. Por ende, pidió la colaboración de aquellos que puedan aportar su grano de arena para la causa “yo quiero hacer un sacrificio, no quiero todo de arriba, con que me ayuden a juntar las tapitas para mi es un montón”.

Para cualquier colaboración, contactarse con Romina Flores al teléfono 1557631169 o por medio de su pagina personal de Facebook, que lleva su nombre completo.

Articulos relacionados

2 comentarios

  1. Admiracio por la fuerza y el amor de esta madre. Más alla de las políticas en las instituciones tengo fe en la solidaridad de la comunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: