N° de Edición 7364
La Matanza

Gregorio de Laferrere: Los vecinos que con sus propias manos arman las calles de su barrio

TESTESTE

pag.3_la palangana1
Esto ocurre en el Barrio Lujan (2) La Palangana, donde cientos de vecinos que allí habitan esta comunidad que día tras día es golpeada por la necesidad, pero con la ayuda que se brindan mutuamente arman las calles de su barrio, mientras que construyen sus casas lo más alto posible para no ser víctimas de las inundaciones que azotan ferozmente en esos lugares. Pero dentro de este contraste piden, que desde el Municipio se les brinde tierra para poder hacer estas vías de accesos y sus edificaciones.

Cronista: Patricia Dávila
patriciasdavila@gmail.com
Fotos: Ezequiel Peralta
ezequiel73fotogr@hotmail.com

La vida en el Barrio La Palangana no es nada fácil, si bien la comunidad crece día a día a pura fuerza de pulmón, las necesidades están a flor de piel. Después del caso de Diego, el niño discapacitado que habita en el lugar y recorre más de diez cuadras junto a su madre para llegar a la camioneta que lo traslade a su colegio, NCO estuvo dentro de esta comunidad para reflejar como los vecinos con sus propias manos levantan las calles que precariamente son de tierra, a cada una les adjudica un nombre, y también realizan su mantención a pesar de que servicios como ambulancias, bomberos, micros hasta el reparto de soda, se niegan a entrar por dichas arterias con el pretexto de futuros desperfectos mecánicos.
pag.3_la palangana2

Una de las referentes vecinales es Mariana Franco, que tras vivir jornadas enteras luchando por el bienestar de sus vecinos, esta vez comunico a todos los lectores de NCO, como es el despertar de La Palangana y la cruel realidad con que se topan pero sin bajar los brazos, “el barrio esta acá hace 4 años y medio, yo no soy una de las primeras vecinas que vino habitarlo, pero empezamos de abajo como todo barrio, con casitas precarias, empezamos armar como corresponde las salidas de las calles, las edificaciones de los terrenos como tiene que ser, después pusimos los nombres a las calles a continuación del barrio, para ubicarnos nosotros mismos, y como se puede ver se empezó de abajo y ahora es un barrio con casa de materiales, loza bien organizado y bien armado, después el tema de las inundaciones es lo que más sufrimos”.

Bajo esta misma línea, dentro de esta problemática, Mariana resaltó que “como hay casas bajas si llueve como llovió el año pasado de las inundaciones , donde tuvimos esa desgracias muchas familias nuevamente van a quedar en el agua, porque no tenemos salida de agua, no tenemos zanjeo y eso es lo que perjudica al vecino, así que nosotros también queremos una ayuda para tratar de rellenar las calles, que alguien de la municipalidad venga y mire, nunca se encargo. Nosotros para hacer las calles dentro de lo legal no dejamos nada por hacer desde un campeonato de futbol, truco, juego de vóley, comidas, rifas para así poder hacer las calles, solventarlas, ayudar a los vecinos, porque están necesitando por el tema de salud ya que la ambulancia no te entra, tenés que llamar a un patrullero, que como son escasos llegan después de 4 horas cuando ya el vecino llevo a un herido en carrito o caballo, que son los únicos que te dan una mano para salir a la ruta”.

pag.3_laPalangana

“Acá si queremos tirar un camión de tierra o de tosca, para rellenar, en la delegación municipal te dicen que no, después extraoficialmente vienen entran y te venden los camiones de tierra de 300 a 400 pesos para arriba, y son los mismos camiones de la municipalidad, muchas veces nosotros o esas familias tiene que dejar de dar de comer a sus hijos para poder tener un camión de tierra, para poder rellenar o la calle o su casa para que en este invierno que se viene no estén en el agua, porque si se pudiera que alguien viera nuestra realidad, que lo que decimos no es mentira, bienvenido sea de cualquier lugar la ayuda, acá hay que pensar que no son solamente grandes los que viven, también hay chicos” así destacó contundentemente, la referente barrial lo vivido hasta el día de hoy en la cruda realidad diaria de un barrio que parece invisible a los ojos de autoridades, y solidaridad social.
El precio de la xenofobia

Por último, remarcó otra triste realidad que allí se respira, “el barrio en un momento se iba a llamar, Barrio Sin Fronteras, porque tenés paraguayos, bolivianos, peruanos, chilenos, uruguayos, venezolanos, colombianos y chinos algunos que otros, tenés variado y lamentablemente hacia nosotros hay también un tema de discriminación hacia los paraguayos y los bolivianos, hay chicos que son paraguayos y no van a la escuela y los padres quieren mandarlos a las escuelas, pero si quieren hacer el papeleo para la documentación argentina, tenés un gasto de 2 mil pesos para arriba, que migraciones, que gendarmería, que turnos, que boletos”.

La Esperanza

“La difusión pública del caso de Diego en NCO (el niño al que le faltaba la silla de ruedas) fue un disparador que acerco al Barrio a funcionarios y gente con ganas de dar una mano. Tal vez sea un despertar a la conciencia colectiva, quizás enteradas las autoridades comiencen a ocuparse un poco más de nosotros, que los elegimos en el 2011, con esa esperanza ” Culminó Mariana

Articulos relacionados

5 comentarios

  1. en el barrio de Urquiza no tenemos este problema, la verdad veo muy bien que esta gente que cobra, los planes descansar hagan algo aunque sea en su barrio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: