Número de edición 7773
La Matanza

Graciela Rodríguez: “La violencia política que se está viviendo actualmente, jamás la viví”

Graciela Rodríguez: “La violencia política que se está viviendo actualmente, jamás la viví”

Declaraciones de la militante del Frente de Todos, Graciela Rodríguez, “fui agredida por una patota de militantes de Juntos por el Cambio en la Plaza Ejército de los Andes en la localidad de Laferrere, el pasado fin de semana”.

¿Cómo se dieron los hechos?

A mí me llamaron las tres chicas que estaban en la plaza con nuestra mesa de difusión pidiendo ayuda porque estaban siendo agredidas por veinte jóvenes que estaban con las pecheras de Juntos por el Cambio.

¿Qué pasó cuando llegó a la Plaza?

Cuando llego a la Plaza me encuentro con este grupo de jóvenes- que yo no conocía-, porque yo conozco a los militantes de Juntos por el Cambio de acá. Eran cerca de veinte jóvenes y una mujer grande a quien no le conozco la cara. Me acerqué a la mesa de Juntos por el Cambio y les pedí que por favor corrieran la mesa porque estaban tapando la nuestra, la plaza es grande y había lugar para todos. Ellos nos querían tapar. Les pregunté por qué se metían con las chicas y por qué las molestaban.

¿Qué ocurrió cuando les pidió que se movieran?

Y ahí viene una mujer rubia, que se tocaba los genitales, después me enteré es que vecina de «Toty» Flores que se llama Juana del Carmen Escobar. Esta mujer se me acerca y me grita  que me saque el barbijo y me dice: “vos sos Patricia González concejal“, yo le contesté que estaba equivoca, que yo solo soy una militante y que no era ese mi nombre. Primero, ella me pegó un panzazo, después, me empujó y yo me defendí, me tiró al piso, me sacó el barbijo, me sacó los anteojos. Cuando estaba en el piso me cortaron la cara, entre cuatro me pegan patadas en los riñones, en la cadera, en la cara, por todo el cuerpo. El médico me tuvo que inyectar con un calmante y me mandó al traumatólogo para que me haga estudios.  Ahora estoy en cama por indicación médica, no puedo caminar del dolor, además, estoy hipertensión arterial por lo que me provocaron, por la situación que viví porque después, encima publican mi dirección para que me vengan a patotear.

¿Cómo se fueron del lugar?

Los vino a buscar un hombre colorado, en una camioneta Amarok desde donde me gritaban que me gritaba “conchuda”, de todo. Los vendedores ambulantes que estaban ahí se solidarizaron conmigo y les dijeron que se vayan. Es más, aplaudieron cuando se fueron y los vecinos también. Ahí se demostró la solidaridad de la gente de Laferrere.

¿Recibió amenazas?

Recibí llamadas de números privados donde me amenazaban, que constan en la denuncia policial que hice.

¿Qué le decían en esos llamados?

Me decían que me deje de romper las pelotas, que me iban a agarrar. Y después aparece una mujer en el Facebook, que se llama Cecilia Martins, que se define como anti K total, que publica mi dirección, me difama diciendo que no soy docente, que usurpé títulos, que soy violenta. Ella dice conocerme y yo no tengo ni idea quién es. Es evidente que ese perfil fue creado para generar violencia porque en ese posteo hay gente que comenta que yo recibí lo que me merezco, generando más violencia. Justifican un ataque de parte de hombres. En estos tiempos, eso es inadmisibles, es una cuestión de género.

¿Usted respondió?

Sí, les dije que estaban incitando a la violencia, que todo lo que escribían allí no era cierto.

¿Alguien de Juntos por el Cambio se contactó con usted?

Sí, Mario Núñez, es de Isidro Casanova, él se solidarizó conmigo y me pidió disculpas en un posteo en el Facebook. Yo lo conozco hace muchos años, conozco a mucha gente de Cambiemos porque en algún momento de la vida fuimos compañeros, hay un respeto. A estos hombres que aparecieron en la plaza no los conozco, no los he visto nunca, se autodenominaron como Juventud de Juntos por el Cambio.

¿Denunció los hechos?

Sí, hice dos denuncias. La primera por agresiones y lesiones contra Juntos por el Cambio. Cuando llegué a la comisaria para hacer la denuncia, estaba «Toty» Flores en la vereda, también había un señor colorado que no sé si era Diego Santilli porque no tenía los anteojos porque me los habían sacado. Ellos me filmaban. “Miren cómo me dejaron“, les decía yo.

¿Y ellos qué hacían?

No decían ni una palabra, pero empezaron a empujar en la puerta de la comisaria porque querían entrar, ellos eran como veinte y yo estaba sola.

Y después una segunda denuncia…

Al otro día, cuando leo en las redes que exponen mi identidad y mi dirección y empiezo a recibir agresiones y amenazas, hago otra denuncia por difamación, hostigamiento e incitación a la violencia.

¿Supo quiénes la agredieron?

Hay gente que me conoce de toda mi vida docente que me contó que los agresores son gente mafiosa, que se manejan así, de manera violenta, que son vecinos de «Toty» Flores.

¿Cómo está ahora?

Estoy en cama, dolorida, con hipertensión. Físicamente me han golpeado bastante en los riñones, en la columna y en la parte lumbar baja.

¿Y anímicamente?

Me encuentro vulnerable anímicamente, angustiada y eso me genera hipertensión. Hemos tenido discusiones en los años ochenta con los radicales, pero después de las elecciones nos felicitaban, siempre hubo camaradería, una convivencia sana, pero la violencia política que se está viviendo actualmente, jamás la viví.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba