N° de Edición 7121
La Matanza

Género y Sociedad: “las estadísticas de femicidios deben generar políticas públicas”

Género y Sociedad: “las estadísticas de femicidios deben generar políticas públicas”.

La integrante de la organización política “Identidad Colectiva”, Evelyn Aguilera, se refirió al origen del “Banco Rojo”, a la asociación civil “Familiares atravesados por el Femicidio”, al trabajo que debe realizar la Secretaría de Desarrollo Social en La Matanza y a las cuentas pendientes en el plano estatal y judicial.

Para recordar, el pasado 30 de noviembre a las 16, en la Plaza Etcheverry de Ramos Mejía, se llevó a cabo la inauguración del “Banco Rojo”,  en el marco de la lucha contra la violencia de género. Un encuentro donde se presentaron bandas en vivo, shows acústicos, charlas debates, emprendedores, etcétera.

Allí participó el eje de género de La Matanza, que brindó información sobre el tema y estuvo a cargo de la coordinadora Cintia Acosta, quien referenció cómo se aborda la problemática y cómo es el trato a las víctimas desde que llegan los dispositivos del Municipio para ayudarlas hasta que se efectiviza la denuncia y es reconocida por la fiscalía.

Para continuar, la entrevistada forma parte de “Identidad Colectiva”, un grupo de  jóvenes peronistas. Hace poco surgió la posibilidad de llevar adelante una mesa de género, con la cual también participaron el pasado sábado.

Es un grupo que realiza distintas actividades y entre ellas, se encarga de visibilizar la fecha del 25 noviembre, “Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujeres”. Y como aseguró: “Que no pase de largo, recordemos que hubo un femicidio en Rafael Castillo, la víctima tenía entre 30 y 40 años y fue tremendo como se trató en los medios, bastante amarillista y con falta de tacto”.

Es importante destacar que sus iniciativas tienen que ver con la concientización y como señaló: “Es pensar qué hacemos como sociedad y además como instituciones para prevenir”.

El origen de “Banco Rojo”

El proyecto cultural surgió en Italia hace algunos años y tiene como fin la concientización a nivel mundial en lo que respecta a la violencia de género. “A raíz del hartazgo general, es una movida de visibilización que tiene como lema: ‘En memoria de todas las mujeres asesinadas, por quienes decían AMARLAS’. Y que surge como forma de prevención y sensibilización contra el femicidio”.

La licenciada en Trabajo Social, Elisa Mottini, lo trajo a Argentina y así, el primer “Banco Rojo” que se instala es en honor a Wanda Taddei, la novia del baterista de Callejeros, Eduardo Vázquez, quien la prendió fuego y luego de varias horas en estado crítico, falleció el 21 de febrero de 2010.

Por eso, los padres de Taddei, después de ese hecho terrible decidieron hacer actividades de concientización. Más tarde, conocieron a Mottini y generaron este primer “Banco Rojo”, en el Hospital Álvarez, donde ella ejercía su profesión.

Además, la licenciada creó junto a “Familiares atravesados por el femicido” una asociación civil, que nuclea a  padres, hermanos, primos y amigos que el Estado deja por fuera. Allí se pueden nombrar, entre las madres de víctimas, a Beatriz Regal (Wanda Taddei).

En cuanto a los hijos de las víctimas, están protegidos por la Ley Brisa, N° 27.452 (Régimen de Reparación Económica para niñas, niños y adolescentes) que se aprobó en 2019 y que otorga una reparación económica para las víctimas equivalente a una jubilación mínima.

¿Dónde está el Estado?

La militante argumentó: “Estamos en la época de la comunicación y nos atraviesan un montón de cuestiones en torno a la difusión y al escrache. Hubo muchas situaciones de violencia, por ejemplo de parejas, y después resulta en un escrache y la sociedad pregunta ¿porqué se escrachó y no se denunció?”.

“La realidad es aberrante y vivimos en una sociedad que reclama cada vez más derechos que nos corresponden y como nosotros decimos: donde hay una necesidad nace un derecho”, remarcó.

En palabras de la entrevistada, con las reiteradas situaciones de violencia de género es que se necesita la intervención del Estado, en lo institucional y de la sociedad, para poder lograr una postura sin prejuicio.

“Hay que efectivizar las estadísticas del Estado y que después las mismas generen políticas públicas, que no quede solamente en la información de femicidio hasta el momento y nada más. Es muy importante la educación sexual integral”, fundamentó.

De esta manera, la joven expresó que se trata, en primer lugar, de poder identificar qué es la violencia y qué no. Luego, el respeto hacia la otra persona por ser persona y al cuerpo tanto propio como ajeno. “Tendríamos que empezar por ahí y después preguntarnos como sociedad si aumentaron los casos o si en realidad se puede denunciar más porque nos sentimos acompañados por los movimientos”, opinó.

Sobre la Secretaría de “Desarrollo Social”

Aguilera contó que una persona víctima de violencia de género, por lo general, toma la decisión de denunciar de forma extrema o por estar muy contenida. Es así como, en dicho sitio se nuclea el eje de género (ejedegenero@lamatanza.gov.ar), y allí llegan cientos de casos de mujeres.

Asimismo, el área lleva adelante un acompañamiento para que la persona se pueda valer por sí misma y como subrayó: “Muchas veces dependen económicamente del agresor, entonces, es el acompañamiento desde el principio”.

Además, se encargan de la denuncia en la comisaría más cercana. “En la Comisaría de la Mujer, en La Matanza, muy pocas personas trabajan ahí. No se toma la seriedad que debería tener este espacio con respeto a las decisiones institucionales sobre mayor presupuesto y personal capacitado”, reflexionó.

La importancia de las leyes

Para continuar, hizo hincapié en la Ley Micaela N° 27499, que fue publicada el 10 de enero de 2019 en el Boletín Oficial y que dispone la capacitación obligatoria en temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que integran los tres poderes del Estado de la Nación en la República Argentina. “Apunta en especial que en los lugares que las víctimas piden auxilio, el personal esté capacitado desde el hola inicial”, detalló.

Sin dudas, las actividades son fundamentales para informar, explicar, prevenir y difundir. Por eso, Aguilera finalizó: “Las situaciones de violencia son únicas en cada persona,  se viven de manera diferente. Hay algunas víctimas que pueden contar lo que atraviesan, otras necesitan mucho acompañamiento. El 25 de noviembre, es todos los días”.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba