N° de Edición 7277
La Matanza

Empleadas despedidas de AGM reclamaron por su reincorporación

TESTESTE

Habrían sido echados por intentar sindicarse.


Por Nicolás Spalek.

La hora para almorzar en Artes Gráficas Modernas del último viernes se vio interrumpida cuando un grupo de ex empleados, junto con sus familias y distintas agrupaciones políticas, reclamaron frente a los galpones y oficinas de la empresa por su reincorporación.
“Estamos pidiendo la reincorporación de 8 empleadas despedidas por la asociación al sindicato, algo que la empresa no permite como tampoco deja que haya delegados” explica Karen Reno ante NCO, una de las trabajadoras cesanteadas.
La génesis del conflicto empieza en mayo de 2011, cuando un grupo de empleadas quiso afiliarse al Sindicato de Trabajadores Gráficos. “En ese momento empezó la persecución, cambio el trato de la empresa” recuerda Karen. Y agrega: “en noviembre se afiliaron 14 personas más, a los 2 días de presentar los papeles para afiliarse, 2 chicas son echadas. Después en diciembre 2 más afiliadas fueron despedidas y en enero a 3 más”. “Obviamente esto no es por reestruración empresarial como dice la empresa”.
Las trabajadoras despedidas también se movilizaron para lograr captar la atención del sindicato gráfico, que hasta ahora no se hizo eco de sus reclamos. “Que haga algo porque sino familias se están quedando sin trabajo y no es justo” reclama Reno.
Según la ex empleada en toda la historia de AGM, que tiene casi 50 años de vida, “nunca nadie se quiso organizar. Nosotros nos quisimos organizar y pasa esto. Nos empiezan a despedir porque saben que de esa manera no lo vamos a lograr, ahora la gente tiene miedo.”
Para Reno, por ese mismo “miedo” sus antiguos compañeros no reaccionan. “Si hacen algo a partir de lo que nos pasó a nosotras, tienen miedo que los echen. Queremos que la gente reaccione”.
Miguel Bravetti, de Naranja Gráfica, agrega: “conocemos la situación de explotación que existe en esta fábrica de aproximadamente 200 trabajadores que ha tenido una enorme expansión. El secreto de esa expansión es la precarización absoluta de las condiciones de trabajo, la persecución a cualquier no ya intento de organización sino expresión de descontento y la violación sistemática tanto del convenio colectivo como leyes de trabajo”.
El militante razona la ausencia del sindicato gráfico en el reclamo al explicar que Fernando Leiro -presidente de AGM e hijo de Faustino, el fundador- es el vicepresidente de la Cámara Gráfica y es quien discute las paritarias con el sindicato. “No hay chance que el sindicato no sepa” asegura. “Hay que pensar 2 minutos para darse cuenta de la situación”. Y agrega que “de esta manera la patronal tiene el camino libre para seguir despidiendo trabajadores”.
Además de la “persecución” –que vieron personalizada en supuestos maltratos al personal y horas extras retiradas-, los sueldos por debajo del convenio de sindicato las ex empleadas acusan malas condiciones de trabajo: “Son galpones enormes sin ventilación. En verano nos morimos de calor y en invierno nos morimos de frío. Hubo un tiempo en que no había agua fría y teníamos que llevar nuestro hielo. Lo mismo con el papel higiénico, teníamos que llevar el propio. Hay chicas con hijos pequeños que las obligan a hacer turnos rotativos y el vale de comida lo pagas de tu propio sueldo”.
“Solo pedimos poder trabajar dignamente y ejercer nuestro derecho” reclama Reno.
NCO quiso hablar con algún representante de AGM, cuyo presidente fue galardonado con el premio al “Lider Gráfico de América” por parte de la Printing Association de Florida, pero no había ningún representante al momento de la protesta que pueda explicar la postura de la empresa.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba