N° de Edición 6670
La Matanza

El testamento de José María Ezcurra Arguibel: el misterio del “Pardo” Isidoro Ezcurra

El testamento de José María Ezcurra Arguibel: el misterio del “Pardo” Isidoro Ezcurra.

“…Lego veinte mil pesos moneda corriente al Pardo Isidoro Ezcurra y encargo a mi esposa e hijos lo mantengan en familia cuidándolo y manteniéndolo como a un individuo de ella…”.

Por Sergio Laurenza

Profesor en Historia

Después de encomendarse a Dios y de dejar testado que cualquier persona que reclame la suma de “hasta dos pesos” en deuda se le sea pagado sin más preguntas Don José María Ezcurra Arguibel realiza la donación de veinte mil pesos al Pardo Isidoro Ezcurra.

Entonces nos preguntamos: ¿Quién era el beneficiario de esta importante suma? Para ubicarnos en la magnitud del dinero legado, este monto representaba, aproximadamente, unas 100 ovejas en el mercado de aquella época, es decir, una cantidad respetable de dinero que le permitiría a cualquiera iniciar una chacra o algún tipo de negocio.

Pero en el testamento Don José María encarga que la familia lo cuide y lo mantenga, es decir, que no lo deja librado a su suerte, esto abre varios interrogantes y despierta nuestra curiosidad.

En primer lugar, es necesario aclarar que la denominación “el Pardo” no es casual. En la vieja estructura colonial de castas las personas eran tipificadas tanto por su origen o lugar de nacimiento, como por su descendencia, entonces tenemos en lo alto de la escala social a los europeos y en segunda línea a los criollos en tanto hijos de europeos nacidos en América.

Desde allí un complejo entramado de cruzamientos raciales establecía rangos y categorías sociales entre indios, mestizos, negros, asiáticos etc.

“Pardo” era un término antiguo dado a los descendientes de esclavos africanos que se mezclaron con europeos e indígenas para formar una gente que no era ni mestiza ni mulata.

EzcurraSe utilizaba para identificar un color de piel, que no necesariamente era oscuro. Los rasgos físicos de pardos variaban entre sí, pudiendo tener piel castaña oscura o casi blanca, o un color intermedio. El pelo podía ser rizado, liso o de cualquier otra textura, y de cualquier color. Como contábamos en artículos anteriores Don José María era un hombre del antiguo régimen y no es extraño que todavía, en mitad del siglo XIX, usara estos términos, pero, ¿por qué el interés particular por esto pardo?

La encomendación de que se lo cuide como a uno de la familia indica que, para Él, resultaba importante su situación, y tan es así, que como se indica le había dado su apellido.

En épocas anteriores se acostumbraba a dar el apellido a esclavos que eran liberados y que habían pasado largo tiempo en la familia, pero la denominación correcta para ellos era “libertos” y no pardos.

Un pardo que alcanzaba en la familia un lugar tan destacado nos indica como probabilidades más cercanas que se tratara de un hijo ilegítimo, probablemente tenido con alguna criada negra o de un antiguo criado que hubiese cumplido un rol muy importante para la familia.

Como no conocemos registros acerca de este personaje, no sabemos su edad y si se trata de un anciano o de un niño, este dato sería fundamental para saber si de quien estamos hablado era solo un criado, un medio hermano o un hijo ilegítimo de Don José María.

Si en futuras investigaciones alcanzamos a conocer esta información los mantendremos al tanto, por ahora la vida del Pardo Isidoro Ezcurra y su origen son un misterio…..uno más en la historia de los pagos de La Matanza.

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close