N° de Edición 7241
La Matanza

El ramal a 20 de Junio volvió a funcionar

El ramal a 20 de Junio volvió a funcionar.

El primero de diciembre del 2020 arribó a la estación nuevamente una formación de la Línea Belgrano Sur a la localidad matancera y con el sonido de la bocina anunció el retorno del tren tras la reapertura que se llevó a cabo el dos de diciembre del año pasado, luego de que pasaran 26 años sin andar.

En el verano anterior el servicio había comenzado a operar, aunque con la llegada del COVID el proyecto se ralentizó según expresó el gerente de la línea Daniel Novoa en entrevista exclusiva con diario NCO: “El ramal estaba funcionando, pero a raíz de la pandemia tuvimos que reducir la cantidad de personal.Eso hizo que tuviéramos que cancelar dos ramales Catán a 20 de Junio y el de Libertad a kilómetro 12. Lo que hicimos y, lo que hoy mantenemos, fue formar burbujas de trabajo para que no se contagien”.

Sin embargo, no hubo pandemia que frene ningún tren y actualmente hay cuatro servicios que van a dicha localidad, pero según informó Novoa a partir del 4 de enero duplicarán la cantidad, es decir correrán cuatro trenes por la mañana y por la tarde.

“Un beneficio fundamental es el tiempo porque tardas en llegar de 20 de Junio hasta González Catán 22 minutos, mientras queen colectivo tenes que tomar dos y fácil te lleva 45 minutos”, sostuvo Jorge Alonso técnico inspector del Belgrano Sur y agregó: “El otro beneficio es en tema económico,el boleto del tren, que está subsidiado, saleocho pesos. Es más rápido, corto y económico”.

A su vez, reabrir aquellos ramales que habían sido clausurados décadas atrás genera un entusiasmo que va desde pasajeros hasta el personal ferroviario, tal como manifestó el instructor Alejandro Collavino: “Siempre vamos a ver con buenos ojos la reapertura de ramales cerrados en los 90’, feliz de que haya ocurrido. Ese es el puntapié para seguir avanzando con la reactivación y poder llegar a Marcos Paz y de ahí podemos correr a Navarro, Mercedes, etc.”

“La apertura de un ramal siempre es bueno, suma fuentes de trabajo, genera mejores comodidades en lo que respecta al tema del transporte a la gente. Es beneficioso para todos, tanto para los trabajadores como de las personas de la zonaporque tienen otro medio de transporte a su disposición”, opinó Domingo González conductor de dicho servicio certificado para esta unidad.

Alerce, un producto nacional

Las formaciones que se pretende enviar de forma definitiva a 20 de Junio son las denominadas Alerce cuya fabricación se hace en Chascomús de la mano de la marca Emepa por lo que son casi cien por ciento argentinas, las cuales fueron adquiridas en el 2013 a la Línea Belgrano Norte.

“Hay veces que van Alerce y hay veces que van DMU, las triplas chinas. Se están haciendo reformas porque no tienen furgón y estamos realizando estudios para hacer ese anexo para que la gente que quiera viajar,por ejemplo, con bicicleta, tenga esa posibilidad. A su vez se lesestá instalando el ATS que es el frenado automático a todas las formaciones, pero la idea es que una vez que estén finalizados los trabajos en los Alerce sean los que cubran ese ramal”, aseguró Daniel Novoa.

Por su parte, el conductor consideró: “Se podría decir que son mejores con el sistema de seguridad de pasajeros, ya que al tener puertas automáticas la gente no puede ir en los estribos o subir con el tren en movimiento con todo lo que ello conlleva como ocurre con las Diesel”.

Además de ello, la elección de estos coches se debe a que son más livianas, tienen un tipo de suspensión adecuado y poseen un diseño apto para vías recuperadas según detalló Jorge Alonso y agregó: “Además de eso, disponen de un interior confortable con aire acondicionado. Otra ventaja que presentan estas unidades está relacionado con el tema de los repuestos, debido a que son mínimos los materiales importados”.

“Hay tres Alerce en funcionamiento, dos que están casi en orden de marcha, o sea listas para salir, y hay una que requiere unas horasmás de mantenimiento para ubicarla en servicio. Todo vehículo ferroviario lleva un mantenimiento de forma preventiva pese a que no le aparezcan fallas”, relató el inspector técnico.

El nombre de este coche se debe en honor aun árbol que crece en el sur de la Patagonia contó Jorge Alonso y detalló: “Varias partes del Alerce hacen alusión a ello. Todo lo que es la carrocería va apoyada sobre el bogue, es donde van los ejes con las ruedas, con ese nombre se llama alLapacho. Se intentó darle nombre de cosas autóctonas”.

¿Qué obras se hicieron?

Para que los vehículos corran sobre los rieles, se debió llevar a cabo de forma previa diversas obras en las vías y en la zona con el objetivo de acondicionar todo para que no haya inconveniente alguno.

“Se hicieron cinco kilómetros de vía nueva, se restauraron terraplenes, se colocaron durmientes de hormigón, piedra nueva, se restauraron obras de arte un puente de 24 metros y otro de 18 metros. Se hizo desmonte y nivelaciones de terreno, también se hicieron cinco pasos a niveles renovados, se hizo una plataforma provisoria y se restauró la estación vieja”, informó Néstor Figueroa coordinador de máquinas viales.

Las tareas demoraron aproximadamente un año y se encargaron de esa labor el personal de vía y obra, de transporte y el equipo de conducción que se ocuparon de trasladar los materiales a 20 de Junio, tales como durmientes y piedras de balastros según explicitó el coordinador y agregó: “Quedaron obras por realizar. Tenemos previsto hacer reemplazos de durmientes, rieles, puentes y pasos a nivel”.

“Estamos trabajando para ir un poco más lejos cada día. Llegamos hasta la estación de Marcos Paz y la idea es el año que viene poder llegar a Navarro. A medida que se vayan poniendo las vías en condiciones y estén dadas, no solo las vías, sino también el material rodante, personal, la infraestructura que se necesita, poder ir abriendo de a poco los ramales que en los últimos años fueron cerrados”, afirmó el gerente de la Línea Belgrano Sur.

El último tren que había circulado en el ramal de 20 de Junio fue en el año 1993 y tras ello fue cerrado contó Daniel Novoa y sostuvo: “La directiva de Mario Meoni, de ministros y el presidente de Trenes Argentinos Martín Marinucci están tratando de reabrir los ramales que se pueden. En eso venimos trabajando y más allá de la pandemia seguimos avanzando para poder mantener y mejorar el servicio e ir extendiéndolo”.

El motor humano

Los trenes no corren de forma automática sobre los rieles, sino que detrás de ello también hay una máquina humana que se encarga día a día de llevar adelante el funcionamiento de las formaciones a través de las capacitaciones y las certificaciones correspondientes para manejar.

“El curso de capacitación del Alerce se inicióen enero y cuando teníamos todo listo con mesas de exámenes con fecha para el 26 de marzo para ir a rendir a la CNRT, el 19 el gobierno nacional decretó la cuarentena y quedó todo parado”, manifestó el conductor Domingo González.

La preparación fue dictada a través del Sindicato La Fraternidad explicó Alejandro Collavino y agregó: “Son duplas de modelo coche motor de tracción Diesel hidráulica y había que hacer una nueva certificación porque todos los conductores que tiene la Línea Belgrano Sur no poseen una licencia para ese tipo de tracción”.

La misma tuvo tres instancias ya que, en primer lugar, fueron capacitados los instructores quienes estudiaron la unidad, hicieron la nivelación y obtuvieron la habilitación ante la CNRT, tras ello se instruyó a nueve conductores que fueron seleccionados de la totalidad del plantel los cuales recibieron el carnet de conducción para las Alerce y, por último, se les brindó la parte práctica en donde se les enseñó a operar, revisar y detectarle fallas al coche motor, especificó el instructor.

“Nosotros no recibimos capacitación alguna particularmente del fabricante, solo brindó manuales de operaciones y en función de eso se fue capacitando y estudiando por nuestra cuenta. Parte nos suministraba Emepa, otra parte logramos adquirirla con la gente de otras líneas donde esta formación estuvo corriendo anteriormente”, expresó Alejandro Collavino.

En paralelo, Jorge Alonso manifestó: “Hay manuales que no terminan de dar una correcta formación. Si usamos un elemento, la fábrica debe acompañarlo con una capacitación y el seguimiento por parte de personal de ésta que los conoce a fondo, por un año. Por más que uno tenga experiencia y pregunte, creo que nos ha faltado eso”.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba