N° de Edición 6670
La Matanza

 “El artista es el que el pueblo señala”

 “El Artista es el que el Pueblo señala”.

En los años 30 se dio una revolución en las artes, marcando un antes y un después de los grandes muralistas mexicanos. Por primera vez en la historia del Arte moderno, se distinguió una separación desde América hacia los movimientos europeos, que consistía en la creación del arte público. Ya no se hizo el hincapié en el mercado del arte tradicional, sino que se brindó para el común de la gente y no para una élite selecta, conjuntamente de su contenido político y social.

Redacción y fotografías: Gerardo Damián Sánchez

Pero si vamos a hablar de muralismo en La Matanza, no podemos dejar de nombrar a Santiago Vilas, nacido el 14 de septiembre de 1943. Santiago no dejó un barrio de este inmenso territorio sin pintar y plasmar su iconografía popular, al servicio de la comunidad y de los más humildes, su iconografía siempre realzó a los Pueblos Querandíes, la Wilphala y a los Trabajadores entre otros.

El artista remarcó que su primer maestro de vida fue su padre, a los que posteriormente le siguieron: Pedro Casarino, Carlos Carella, entre otros, aunque recuerda que comenzó a estudiar arte porque era y es un militante tiempo completo.

Debido a los tiempos difíciles provocados por la dictadura militar, se vio obligado a enfocar parte de su tiempo de otra manera. Posteriormente Carella le aconsejó que no se dedique a la política, porque sino iba a perder su corazón, sugiriéndole construir por medio del  arte (orientándolo hacia el camino del muralismo). Él lo llevo a conocer a Antonio Berni, con quien aprendió  gran parte del oficio.

Con estas experiencias vividas decidió en 1973 usar las paredes para su expresión, porque los muros son vistos por el pueblo. Comenzó pintando las estaciones ferroviarias de La Matanza, reafirmando que utiliza la metáfora plástica, para dar el mensaje político y social, definiéndose como un realizador cultural, para Vilas el Arte y el artista es como lo definía Atahualpa Yupanqui: “El Artista es el que el Pueblo señala”.

De esta manera fue dejando su legado Plástico y cultural, que nos acompaña en las diversas localidades del Partido, reafirmando su posicionamiento como factor cultural día tras día. Siempre recuerda sus añoranzas como docente del área, profesión que además de brindarla en las escuelas. la hizo en la cárcel de Ezeiza en 2014.

Ese año estuvo en Medellín, Colombia, realizando murales en diversas Universidades. De esta manera el arte matancero por medio de las manos de Santiago traspaso las fronteras.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close