N° de Edición 6907
La Matanza

Economía popular: cartoneros marcharon al Municipio por un trabajo más digno

Economía popular: cartoneros marcharon al Municipio por un trabajo más digno.

A fin de año se aprobó una ordenanza que aún no se cumple.

Desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos piden que se concrete su inicio. El referente Matías Capobianco contó a Haciendo Radio cuál es el pedido y su situación actual.

Como si el mundo fuera ciego y sordo al aporte que su labor le hace, el oficio de cartoneros es uno de los más estigmatizados y peores pagos. Son peones en la cadena de reducción de basura. Ayudan a reducir los desechos que sobran en demasía en el sistema de consumo. Lo que para el resto de la sociedad es desperdicio, para ellos es la materia prima que les permite comprar alimento.

Hace medio año, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), perteneciente a la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), consiguió que el Municipio de La Matanza aprobara una ordenanza que aún no se cumplió. Por eso, para reclamar lo debido, este jueves los representantes de Carreros, cartoneros y recicladores convocaron a una marcha hasta el Palacio Municipal.

“Nosotros en diciembre del 2018 ganamos una ordenanza municipal de un Convenio de reciclado, y es eso lo que queremos pedir, que nos den una fecha. Íbamos a arrancar con una prueba piloto de 80 a 100 compañeros. Los compañeros los tenemos, pero no nos están garantizando el Centro de acopio, como dice la ordenanza”, explicó Capobianco, referente del MTE, a Haciendo Radio (programa de Diario NCO que se emite lunes, miércoles y viernes de 13 a 15 por AM 850).

El grupo de trabajadores excluidos pide que les concreten una fecha de inicio de lo prometido. Principalmente, ansían tener un centro de acopio que los despoje de la obligación de amontonar las pilas de descarte afuera de sus casas, empeorando las condiciones de sus barrios y generando rispideces con los vecinos.

“Tenemos que traer nuestro material, reciclar en nuestra casa y genera problema con los vecinos. Por eso, más que nada lo que pedimos nosotros es el centro de acopio, para poder acopiar en un solo lugar y hacer mayor cantidad de todos los materiales, y conseguir un mejor precio”, contó Capobianco.

Otra de las cosas que piden es que les den carros manejables, así no tienen que usar la fuerza animal (actualmente algunos tienen carros de arrastre y otros andan sobre uno traccionado por caballos), ni alquilarlo a los galponeros, achicando la pequeña suma de dinero que les pagan a cambio de los cartones.

“Hay muchos compañeros que alquilan (carros). Van, se presentan en el galpón, y si querés salir, ‘bueno, te descuento los cien pesos’”, contó Capobianco.

El precio que pagan los galponeros por el cartón oscila entre los tres y los cinco pesos (con mucha suerte) por kilogramo. “Tenés que estar carreando 200 kilos, caminar 200 mil cuadras para nada. No te sirve casi de nada.  Y encima con la crisis que está sufriendo el país, cada vez hay más cartoneros, menos material”, dijo el entrevistado.

Es diario verlos otear las veredas para recolectar los cartones que luego cambian por esa mísera suma de dinero. El aumento de la cantidad de cartoneros se nota rápido cuando crece la crisis económica en el país.  Aunque, dijo Capobianco, él y la mayoría de los compañeros trabajan hace muchos años en esto:

“Yo tengo veintiocho años y soy cartonero desde los ocho, me parece, nunca dejé de hacer esto. Habré tenido alguna que otra changa pero siempre me dediqué a esto. La mayoría somos cartoneros de toda la vida. Yo sé que hoy en día por la crisis que está pasando hay más cartoneros, que pienso que no tienen otra solución, y tienen que salir a hacer esto. Si esto se mejora y algún compañero tiene otra chance capaz que lo hará. Pero nosotros lo que estamos pidiendo también en esta ordenanza es trabajo más digno”, fueron sus palabras.

Los trabajadores excluidos saben -lo viven-, que el lugar que ocupan en el entramado social es golpeado en diferentes niveles.  “Es dura la vida de un cartonero: tenés que salir todos los días, estamos a través de la persecución policial que te para, de una mirada distinta de la sociedad que te mira y piensa que sos vago, que no vale nada el laburo que hacemos”, expresó Capobianco.

Pero no bajan los brazos, se agrupan y organizan. Los referentes de distintos barrios de La Matanza se reúnen en plenarios para luchar por mejores condiciones laborales.

 

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close