N° de Edición 6911
La Matanza

Una delegación de La Matanza viajó para ayudar a los hermanos chaqueños

Una delegación de La Matanza viajó para ayudar a los hermanos chaqueños.

Con motivo de los duros momentos que estuvo atravesando la provincia del Chaco a raíz de reiteradas inundaciones, una delegación de matanceros decidió solidarizarse con los necesitados emprendiendo un viaje al norte argentino.

Diario NCO dialogó con ellos.

Diario NCO: ¿Cómo se organizó el viaje, y quienes viajaron?

Adriana: “En realidad tomamos conocimiento de lo que estaba pasando en la provincia del Chaco  por medio de Irene y Martín, que son familiares de uno de los integrantes del club. Fue algo que sentimos de hacer con mi esposo Guillermo, y con el grupo. Viajamos seis personas: Pablo Sánchez, Guillermo Velázquez, Adriana Corombaro, Fernando Contreras, Ricardo Montada”.

Diario NCO: ¿Qué sucedió cuando llegaron?

 Adriana: “Hace tiempo que venimos juntando donaciones que cargamos  en  nuestro vehículo. De esa forma llegamos hasta Santa Sylvina, el 17 de mayo pasado, a un paraje donde había una escuela, la N° 198, con unas 30 familias muy aisladas y ver esa situación nos dolió el alma.

Nos dividimos en dos grupos para poder asistir a los necesitados de otros lugares cercanos, fue con la ayuda del Municipio, ellos pusieron una camioneta. Había mucha gente que estaba esperando y pudimos entregar  ropa, calzado, alimentos…lo que pudimos ir juntando con la gente que nos acercó sus donaciones”.

Diario NCO: ¿Fue difícil organizar la entrega ante la situación?

Adriana: “La verdad, el trabajo se hizo ordenadamente y se le daba a cada uno conforme a su necesidad, ya sea calzado, o ropa, fue algo muy emocionante poder ayudar a esas personas, también compartir la realidad que estaban viviendo. Pudimos sentir una tristeza muy grande al ver familias al costado de las rutas, tapadas con nylon porque llovía y no podían entrar a sus casas”.

Diario NCO: ¿A qué otros  lugares pudieron llegar?

Adriana: “Estuvimos en un hospital donde nos recibió la directora del lugar allí repartimos medicamentos, entramos a un geriátrico que estaba en la entrada, donde dejamos pañales para los abuelos, aparte de medicamentos, yerba, leche, alcohol en gel, o sea lo poco que teníamos lo pudimos dividir tanto para el hospital como para el geriátrico.

La verdad, me alegró mucho saber que los medicamentos y lo que pudimos llevar fue de gran ayuda, ya que es un hospital donde me comentaron que llega gente del norte, de zonas rurales, de Santa Fe y otros lugares.

Después de ese recorrido grande, encaramos para la ruta y fuimos en busca de la gente que estaba en ese momento anegada. No fue mucho pero también pudimos dejar allí mercadería, al menos para que puedan cocinar algo”.

Diario NCO: ¿Cómo estaban los caminos, lograron alcanzar a más damnificados?

Adriana: “Hubo zonas que lamentablemente no pudimos llegar por el camino, y nos vamos enterando de más lugares que necesitan de esto que estamos haciendo, pero no tenemos medio como hacerlo, tenemos gente, y espíritu para acercarnos y colaborar, pero las distancias nos traban, realmente pudimos llegar a ese lugar porque hubo mucha gente, entre ellos, amigos, vecinos, familiares, que confiaron en nosotros, y que lograríamos alcanzar nuestro objetivo de poder dar una mano a la gente de este lugar. Ellos colaboraron con el combustible, porque movilizar un solo vehículo más de mil kilómetros tiene un costo muy alto, hoy por hoy”.

Diario NCO: ¿Qué experiencia te quedó de todo esto?

Adriana: “Que logramos llegar, nuestro sueño se cumplió, fue una experiencia única, llegamos con cuatro horas de descanso nomás. Cuando veníamos por el camino sentimos una emoción muy grande, pudimos ver personas con lágrimas. En la ruta veíamos varias camionetas que también iban llenas de donaciones, y le dije a una de mis amigas ‘¿sabés qué estamos llevando? Llevamos amor’…Fuimos seis personas, pero en cada una había un gesto de amor para con toda esa  gente que la estaba pasando mal”.

El Amor y la solidaridad

Adriana: “La organización para este viaje ante semejante volumen no fue fácil, por la rutina de trabajo de todos los días. Tengo un hijo de 10 años, pero hubo gente que me dijo ‘vos anda tranquila que yo me ocupo’.

Cuando hay amor, y solidaridad, el cansancio no se siente, es más, fue mi cumpleaños y no tuvimos tiempo ni siquiera para sentarnos a almorzar. Fue una semana bastante larga, pero tratamos de que sea todo bien ordenado. Nosotros somos gente común. Mi esposo Guillermo reparte agua, yo le ayudo también, Fernando es chofer, Pablo es albañil, y bueno…éramos  seis  personas comunes que tratábamos de organizar algo inédito para nosotros, y la pasión realmente era grande”.

El deseo de volver

Adriana: “Me encantaría poder volver, esperemos que consigamos los medios,  y trataremos a fines de este mes, sé que todo eso se va a lograr con cada foto, video, y la gente que donó podrá ver que esto es real. Agradezco en gran manera a Irene y Martín por abrir sus puertas, y gracias a ustedes también”.

Se reciben donaciones de alimentos no perecederos, calzado, ropa, etcétera, en Ignacio Arieta 2778 (San Justo) de lunes a viernes de 07 a 17. Número de contacto: 1157504519. (Adriana o Guillermo).

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close