N° de Edición 7274
La Matanza

“Cultura Popular”

TESTESTE

Por Mauricio Benitez
Mauriciobenitez.jp@gmail.com

A la hora de pretender construir un nuevo espacio, donde reflejar las diferentes realidades, relatar historias, en el cual jamás callar y siempre proteger las palabras, creí que el marco ideal es cultural. Y lo es, porque el piso es vago y el techo infinito, inexplicable e inimaginable. Esto me anima a intentarlo. Faltante de marcos legibles y de un estilo marcado, emprendo esta búsqueda en la ambigüedad que implica lo cultural y las raíces conocidas y desconocidas de ello.

En tiempos donde las noticias tienen la posibilidad de incidir fuertemente en el ánimo social, empezar a dar a conocer estas historias que jamás pueden llegar a los medios, por diversos motivos e intereses, es algo que al menos y como mínimo se debe intentar remediar. Por eso, la idea fundamental de este espacio es contextualizar las historias que se pierden en el alma del mundo, y que solo pueden ser relatadas míticamente en pequeños círculos.

Romper las murallas que fueron construidas para que lo épico sea solo un placer elitista, es algo que alimenta y motiva las ganas de crear este espacio.

Son innumerables las personas que hicieron a la cultura de los pueblos. Sin embargo, intentaremos ir lentamente sumergiéndonos en sus vidas, luchas y amores. Así también, debemos dar lugar a la producción cultural de todos nosotros, la misma que se realiza (consciente e inconscientemente) de forma cotidiana.

Ojalá quien suscribe pudiera a diario presenciar las victorias, las derrotas, los justos desenlaces y las injusticias que se cometen impunemente. Las historias se dan en cada momento, en cada rincón. En este sentido, sin la interpelación de los lectores, de los protagonistas de las historias, de aquellos que presencian luchas incansables, que sueñan a diario, es dificultoso caminar estas líneas. Por eso, quiero resignificar la participación y el contacto que pretendan establecer con nosotros.

Creo profundamente en lo colectivo, en aquello que se construye en equipos, con diversas características y fundamentalmente porque el individualismo es, sin dudas, una de las secuelas más tristes de los procesos destructivos de la cultura de los pueblos. Quien cree estar solo, aún no conoce su andar. Por eso, quiero agradecer a quienes me acompañan en este travieso andar, me inspiran y sostienen a diario en este proyecto. Si conocieran a cada uno de los involucrados creerían que todos tenemos en común la pasión por comunicar, por difundir la cultura, el amor, el arte y la historia. Sin embargo, creo sinceramente que nos une la locura y las ganas de hacer algo con ella, y tal vez, entretenerla un poco.

La posibilidad de contar con la expresión de algunas personas en lugares repletos de historia, nos acercará a sucesos distantes, dados en realidades culturalmente distintas a nuestra cotidianeidad. Dicho esto, aparecerán historias oriundas de nuestro distrito La Matanza y de la provincia de Buenos Aires. Y con impronta Federal, todo nuestro País, Latinoamérica y quizás algunos países de Europa puedan aparecer reflejados en nuestra columna.

Pretendo continuar alimentando la ambigüedad cultural y su despliegue, dándole a ésta la posibilidad de derrumbar fronteras. Las nuevas tecnologías han dado una vuelta de página muy importante en el intercambio cultural, y a saber, han destrozado las distancias. Por ello, lo global toma un sentido cotidiano en cada uno de nosotros, y es una realidad que no podemos, ni debemos ocultar, cuando hablamos de igualdad de posibilidades y justicia social.

Invitamos a aquellos que quieran conocer un pensar, un sentir, una moraleja, a seguir esta columna de cultura popular, que tendrá espacio en este medio, el periódico NCO (Noticias con Objetividad), y se publicará a partir de hoy, los días lunes, miércoles y viernes.
Pensamos pensar, creemos creer, soñamos soñar, amamos amar. Aquí está prohibido prohibir.

Damos así, comienzo a esta columna, y reiteramos con objetivo de resaltar, que sin la participación de los lectores, de las voces silenciadas y de los gritos enmudecidos que en cada rincón del planeta resisten, esto no podría imaginarse ni realizarse.

Mostrar más

Articulos relacionados

3 comentarios

  1. amigo mauricio, las palabras reflejadas en esta columna son de mucho sentir social, me encanto la manera en como abordas el tema social que hoy invade la sociedades.

    seguire los lunes, miercoles y vieres tu columna!

  2. Compañero Mauri, me llena de alegría que encares este espacio y que lo hagas colectivamente. Creo que expresas sin dobleces la idea y bueh, que a pesar de distancias, ocupaciones… no hay excusas para aportar. Un abrazo y buenos augurios!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: