N° de Edición 7073
La Matanza

Ciudad Evita: Alumnos Y Profesores Construyen Un Aula Ecológica

MAT3 ECO AULA (1)

Con botellas y postes de luz reciclados, adobe, tierra y pasto, el proyecto comunitario de edificación sustentable está tomando vida, literalmente. Su autor y director, el profesor Ariel Carbone, contó al Diario NCO de qué se trata.

Por: Valeria Villanueva

villanueva.valeriavirginia@gmail.com

La Eco Aula ya es una realidad. Los alumnos de la Escuela Secundaria Nº65 del barrio Sadoc de Ciudad Evita están construyendo, con materiales reciclados y de bajo costo, un espacio propio dentro de su escuela, para realizar actividades diferentes.

“La idea fue hacer un aula económicamente sustentable, ecológicamente sustentable y con los estudiantes”, cuenta Ariel Carbone, profesor de la materia Vida en Naturaleza. El docente detalla que las aulas ecológicas de su proyecto “están hechas de columnas de postes de alumbrado en desuso, las paredes son de adobe y botellas, con distintas técnicas”.

Pero lo más innovador y extravagante radica en que tendrá un “techo vivo, con vegetación encima” y “sillones vivos”. “Imagínate un sillón, hecho con maderas de palet, con la forma de un sillón normal – describe Carbone- que después se recubre con un plástico o una tela que sea textil para que no pasen las raíces, y arriba se le pone pasto. Y vos te sentás en un sillón de pasto, imaginate el confort”, concluye, asegurando que tiene “la imagen terminada del proyecto en la cabeza”, aunque sea difícil de transmitirla.

Esta “locura” -según sus palabras- que nació hace dos años durante una cena de amigos, halla fundamentación en sus dos funciones o razones de ser en un establecimiento educativo. “La primera es concientizar a los chicos de la utilización de recursos, y la segunda es que los chicos al hacerlo, tengan sentido de propiedad sobre el aula”, detalla el profesor, quien además da clase de Educación Física en esa escuela.

Su preocupación en implementar este proyecto, que salió seleccionado en un concurso y está siendo mostrado en una exposición en el Circulo General Belgrano de Ciudad Evita, pasa más por la cuestión pedagógica que por la problemática estructural de aprovechar mejor el espacio del colegio.

MAT3 ECO AULA (2)

Construir valores

Por un lado, el objetivo de Ariel es incentivar el interés y la conciencia del medioambiente en sus alumnos como “valores de respeto de lo que tenemos alrededor, valores”, que intenta transmitir.  “El tema es generar el menor impacto posible o, por lo menos, ser consiente del impacto que generás, aunque sea muy chiquitito”, afirma Carbone, y en ese sentido, ejemplifica: “el aceite de cocina que vos descartás en tu casa contamina miles de litros de agua si lo tirás por una cañería; si tomás la conciencia de juntarlo en un vasito y después en un frasco, hay organizaciones que se ocupan de juntar ese aceite y reciclarlo. Son cosas pavotas pero que si no lo explicás la gente lo sigue haciendo”.

Por otro lado, el aporte pedagógico también está vinculado al sentido de pertenencia que fomenta, según afirma, porque “los chicos se apropiaron un montón del aula” y la comunidad educativa también apoya el proyecto, aunque al principio costó. De hecho, él enfatiza que “el aula va a ser enteramente de los chicos, con sillones vivos que los fabrican los mismos chicos, es prácticamente un SUM (salón de usos múltiples), un lugar de esparcimiento”.

Bajo estas premisas, se desarrolló la primera jornada comunitaria de trabajo entre el jueves 25 y el sábado 27 de septiembre, de la que participaron alumnos y docentes levantando la primera pared de adobe y ladrillo. Según cuenta Ariel, la construcción del aula se realizara mediante estas “jornadas comunitarias”, que serán organizadas con tiempo y difusión para que quienes quieran acercarse a colaborar puedan sumarse. Es que ese es uno de los objetivos que él defiende al destacar la importancia de “lo comunitario, de meter las manos en el barro y estar laburando ahí con la gente”.

Sin embargo, el ideólogo del proyecto confiesa que nada de esto sería posible sin gente que tenga saberes profesionales especializados, en especial el Ingeniero Ariel Ketmayer, quien no sólo colaboró mediante la confección de los planos sino también con el trabajo de sus alumnos de la clase de Construcciones, en la Secundaria Técnica Nº2 de la misma localidad. Asimismo, destacó la participación de dos “padres de este tipo de construcciones ambientales que son Isabel Donatto y Giusepe Mengola”, que ofrecieron cursos y compartieron la primera jornada.

Lo concreto

En cuanto a los materiales, Ariel relata que “como son cosas que generalmente se descartan, es cuestión de moverse hasta que la encuentres”. Han obtenido donaciones de algunas organizaciones y empresas, por ejemplo una cementera de la localidad que donó el material para el piso que era un requerimiento de infraestructura de la provincia.

No obstante, tienen algunas dificultades en hallar los 50 palos de madera que necesitan para el techo, si bien la municipalidad les otorgó y vendió algunos, “porque tienen que tener ciertas características de dureza porque después van a soportar casi tres toneladas de tierra”. Pero, como dice Ariel, “la idea es que no nos cueste nada” aunque “como el proyecto suma a la escuela también, a veces se junta plata entre los mismos chicos y se compra.

Hoy, la urgencia está dada por la tapia recientemente construida ya que, como explica “si la pared queda expuesta a la intemperie se termina debilitando”. Lo que más urgente necesitan ahora son plásticos “cilobolsa” para recubrir las paredes y seguir construyendo paredes aunque aún no haya techo. Para cualquier consulta: Arielcarbone@hotmail.com

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close