N° de Edición 7485
La Matanza

Christian D’Alessandro: Jubilados, los auténticos “abuelos de la nada”

TESTESTE
Jubilados: los auténticos “abuelos de la nada”.

El abogado previsional Christian D’Alessandro habló en diálogo exclusivo con Diario NCO y defendió a los adultos mayores: “Esta gestión tiene una política de achique, políticas de bienestar donde se lleva adelante un desguace por parte del Pami y del Anses”, explicó.

Por Mailén Britos
britoscostamailen@gmail.com

Christian D’Alessandro es abogado especializado en Derecho Previsional, también es diplomado en Gerontología y en Sistemas de Pensiones y es el director del Instituto de Derecho de personas mayores de Abogados Morón.

En diciembre último, el Congreso aprobó la reforma previsional, la cual consistía en modificar la fórmula de cobro que se aplica a las jubilaciones. Ahí es donde se comenzó a debatir socialmente si dicha fórmula favorecía o no a los jubilados, generando fuertes enfrentamientos.

“En un principio se habló de que los jubilados cobrarían mas con la nueva fórmula. Esto se puede dar si los precios se disparan, porque sube la inflación y en este gobierno si puede suceder. Se aumenta la jubilación pero la inflación crece entonces con ese aumento el jubilado puede equiparar los precios, pero eso perjudica al resto de la sociedad”, explicó D’Alessandro al abrir la entrevista con Diario NCO.

El nuevo cálculo toma el 70 por ciento de la inflación y el 30 de la evolución registrada por el indicador salarial RIPTE. Para el aumento que tuvieron los jubilados en marzo, se tomó en cuenta la inflación del tercer trimestre del año pasado.

“Pero actualmente, la realidad es que la fórmula que hoy se aplica, toma el periodo de hace seis meses atrás. Los sueldos por paritarias se negocian por debajo de la inflación y eso genera que los jubilados no logren alcanzarla, sino que se encuentran por debajo de la misma. Esta fórmula está desfasada seis meses”, explicó.

La crisis y el disparo feroz de los precios se está sintiendo en los bolsillos de los jubilados. Cada vez son mas las personas mayores que tienen que dejar de pagar algunas cosas para poder pagar otras, cuando nunca antes se habían planteado esta situación.

Así, D’Alessandro señaló que su idea es anticiparse porque los jubilados muchas veces no tienen voz. Uno de los temas tiene que ver incluso, con la identidad: “Ellos me cuentan y yo lo estoy viendo, que muchos adultos mayores no pueden enterrar a sus seres queridos o no pueden renovar los nichos o bóvedas porque no pueden pagar los servicios municipales, entonces van a ser sacados de donde están. Perder la identidad de los seres queridos es terrible y nadie lo está informando”, indicó el abogado.

La canasta básica de alimentos hoy en día se encuentra en los 19 mil pesos, el sueldo más bajo de un jubilado es de 7660 pesos, que en junio aumentaría un 5,69 por ciento.  Este sueldo lo cobra aproximadamente el 70 por ciento de los jubilados en la Argentina, lo que significa que, hay un 70 por ciento de gente de la tercera edad que no llega a cubrir la canasta básica. Además, desde el 2015 hasta la actualidad los jubilados perdieron el poder adquisitivo.

Christian D’Alessandro, Los jubilados también son parte de la población a la que más les afectan la suba de impuestos y de los precios. Las tarifas, los medicamentos, la suba de precios es lo que más afecta a las personas de la tercer edad. Según D’Alessandro, los jubilados están ahorcados con la suba de impuestos, ya que destinan un 20 por ciento del haber que perciben al pago de los impuestos, que cada vez son más altos. Incluso, detalló que algunos dejaron de pagar el gas porque era imposible poder cubrir ese gasto. El problema vendrá, cuando llegue la ola polar de frio y aquel jubilado no tenga gas para prender la estufa y pasar el frío.

“La crisis está más profundizada en los sectores vulnerables y los jubilados están dentro de dicho sector ocupando las escalas más bajas de prioridad que le asigna el Gobierno. Esta gestión tiene una política de achique, políticas de bienestar donde se lleva adelante un desguace por parte del PAMI y del ANSES”, continuó D’Alessandro.

En la misma línea, manifestó que si bien nunca fueron el sector más importante para los gobiernos, reconoció que en la gestión anterior se hicieron cosas muy positivas. Algo de lo más importante fue para él el acceso a una jubilación mediante la aplicación de moratorias previsionales que, pese a ser muy cuestionadas generaron que millones de jubilados no sean excluidos de la cobertura en el campo económico y de la salud.

“Una deuda de todos los gobiernos fue el 82 por ciento móvil. Lo malo de la gestión anterior es que haya vetado esa ley. Es cierto que ese veto fue con una razón porque esto podría haber generado repercusiones negativas en el futuro, pero lo que podrían haber hecho es asegurarles a los jubilados que su salario iba a ser el 70 por ciento de su sueldo y que ese porcentaje iba a ir creciendo en el futuro”, continuó el abogado.

Los invisibles

Christian D’Alessandro, también se refirió a los jubilados invisibilizados que cobran, como mucho, alrededor de mil pesos por mes. Se trata de los jubilados de las AFJP, que con el salario que perciben si situación es la de la indigencia.

Las AFJP eran las jubilaciones privadas que comenzaron en el año ‘90, pero en 2008 luego de la gran crisis, las jubilaciones pasaron a ser estatizadas, es decir, volvieron a ser controladas por el ANSeS. En ese momento las AFJP dejaron de existir en su mayoría, pero quedó una minoría que hoy sufre las consecuencias.

Christian D’Alessandro“Las jubilaciones privadas que destruyeron el sistema previsional argentino porque dejaron a 300 mil argentinos cobrando estas jubilaciones. Miles de jubilados viven con 200, 500 o mil pesos como mucho. Si ese sistema hubiese seguido hoy serían muchos los hombres y mujeres que cobrarían miseria. Estos jubilados no son jubilados para el sistema previsional, son los ciudadanos de cuarta o de quinta. Cobran lo mínimo y no tienen derechos ni pueden acceder a los subsidios sociales”.

En ese sentido, explicó que aportar a las AFJP era un engaño porque los spots publicitarios establecían que si el jubilado aportaba a las jubilaciones privadas iba a tener una mejor rentabilidad.

“Mucha gente iba al banco, donde le decían que le iban a dar un crédito muy barato con una baja tasa, ahí el jubilado firmaba un papel y ahí sacrificaban su destino”, afirmó D’Alessandro.

La vuelta a la deuda

Christian D’Alessandro, Además, el abogado previsional hizo hincapié en que con el retorno del Fondo Monetario Internacional pueden volver las AFJP, pero en vez de tener 300 mil jubilados cobrando “chaucha y palito”, van a ser millones de personas las que perciban un salario miserable que no se equipara con el haber mínimo jubilatorio.

En la actualidad, los jubilados reciben bolsones de comida saludable a través del programa “Probienestar”. A dichos bolsones pueden acceder los jubilados que sean mayores de 65 años y que perciban el haber mínimo, entre otros requisitos.

“Esta bolsa de comida no es saludable, es una bolsa con hidratos con marcas paupérrima y productos que no están chequeados. Muchas veces esos productos están rotos o al borde de la fecha de vencimiento”, explicó el abogado.

Asimismo, resumió que el contenido “está muy lejos de ser nutricional, porque son productos que contienen mucha grasa y no es lo que deben consumir los jubilados. Ellos deben consumir proteínas, cereales. Estos productos son de mala calidad, es un parche para tapar la crisis, es la caja pan que daba Alfonsín como ayuda social”.

Por su parte, D’Alessandro concluyó expresando que tanto el PAMI como el ANSES deben ser manejados por trabajadores o jubilados en vez de ser manejado por un gobierno con políticas de bienestar.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba