N° de Edición 7126
La Matanza

Centro Cerrado Virrey del Pino: «la realidad de los pibes NO es noticia»

carcel-ok1

Centro Cerrado Virrey del Pino. El centro cerrado Virrey del Pino, se re inauguró en el año 2011. Aloja a jóvenes mayores de 18 años que están condenados por delitos cometidos siendo menores de edad. Los jóvenes están bajo el sistema de responsabilidad Penal juvenil Ley 13634.

La matanza, Enero 2017

Este dispositivo fue creado con la intención de evitar que los jóvenes que poseen delitos graves y son condenados, no sean alojados en las cárceles comunes.

Este lugar tiene una particularidad, trabajamos “conjuntamente” con el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), quienes se encargan de la seguridad y el traslado de los jóvenes, y nosotr@s, como trabajador@s de niñez de la Provincia, estamos a cargo del trato y tratamiento (ver convenio para la creación del centro cerrado entre el ministerio de seguridad y ministerio de desarrollo social, Expediente n° 21200-21272/09, La Plata 24 Nov, 2010). Esta convivencia institucional está llena de contradicciones y dificultades, las cuales padecemos en nuestro trabajo cotidiano, y mucho mas lo padecen los jóvenes.

El predio cuenta con una capacidad de alojamiento de 120 detenidos. En un principio estaban alojados 40 jóvenes, quedaban tres módulos (pabellones) libres que lo utilizábamos para el funcionamiento de talleres. A partir de la emergencia de seguridad, que implementó el entonces Gobernador Daniel Scioli hace dos años atrás, este cedió la mitad de la institución al SPB. Construyeron un paredón que divide la institución. De un lado están nuestros jóvenes y del otro, detenidos adultos que vienen de comisarías que están desbordadas. Esto puso en crisis total a la institución. El SPB ha tomado más poder en cuanto a atribuciones, lo cual repercute en los jóvenes, instalándose códigos y una cultura propia de las cárceles comunes. Esta situación, genera un estado de tensión y conflicto constante, desatándose situaciones de violencia.

Actualmente se encuentran alojados 53 chicos, y hemos tenido menores de edad en el área de sanidad. Los jóvenes están alojados en tres de los módulos con 20 habitaciones cada uno. Se debe mencionar que muchas de las habitaciones se encuentran en mal estado: inodoros tapados y desbordados, falta de luz y agua.

Hemos llegado a tener 60 jóvenes, pero a partir de una medida de fuerza, la dirección ha restringido el ingreso y algunos chicos han recuperado su libertad, por lo cual en la actualidad tenemos 53 jóvenes.

En estos últimos meses, muchos han reclamado falta de comida, poca ración, comprobándose un recorte en el suministro de mercadería. Si bien no es la primera vez que transmiten esta demanda, esta situación se ha agudizado en los últimos meses.

No contamos con actividades ni talleres para los chicos, por lo cual permanecen 18 hs. al día alojados en su habitación, generándose violencia entre ellos, lo cual los pone en riesgo, al igual que al personal de niñez. Por esta situación, muchos jóvenes han solicitado ser trasladados a una unidad penitenciaria.

Con respecto a nuestras condiciones de trabajo, se describe a continuación:

Asistentes de Minoridad

El plantel que realiza las guardias en el patio es de 19 asistentes

Son 4 guardias de 4 a 5 asistentes por día, sumándose 1 o 2 asistentes que realizan horas extras, lo cual creemos no es la solución al problema de la falta de personal. Se debe tener en cuenta que realizar tantas horas de trabajo en este contexto, genera un desgaste psicosocial relevante, en l@s trabajador@s.

Rol y Tareas, Trato y tratamiento: movimiento de los jóvenes (entrevistas, escuela, sanidad, limpieza, mantenimiento); presencia en el modulo, “control” recorridas nocturnas, observar y evitar situaciones de conflicto; asistencia en la escucha en momento de desborde de los jóvenes (contención); asistencia en las necesidades básicas de los jóvenes; control de salidas e ingresos de los jóvenes en salidas locales y transitorias; recepcionar jóvenes que ingresan; notificaciones; control de disciplina en escuela; reparto de la comida,; ingreso en los módulos en los momentos de conflictos entre los jóvenes, junto con el SPB (peleas); acompañamiento al SPB en las requisas; cuidar de las puertas en los momentos que el SPB retira a un joven del módulo.

Equipo Técnico: 3 psicólogos y una trabajadora social. Esto marca una clara ideología en relación a la intervención hacia los jóvenes en conflicto con la ley penal, considerando que el problema en individual y no social. Se debe mencionar, que uno de los psicólogos ha renunciado a su cargo, debido a la situación de crisis institucional.

Por lo expuesto, los trabajadores y trabajadoras del centro Cerrado de Virrey del Pino solicitamos:

– Pase a planta permanente a todos los compañeros precarizados del sector.

– Aumento de personal. De 8 a 9 asistentes por guardia. Teniendo en cuenta el aumento de la población asistida.

– Solicitamos un protocolo de intervención ante situaciones de conflicto.

– Seguridad para el desarrollo de las tares cotidianas de los trabajadores.

– Mejores condiciones de trabajo, ya que realizamos nuestras tareas en condiciones infrahumanas (Ratas, aguas servidas, etc.)

– Urgente intervención en las condiciones de vida de los jóvenes alojados. (muchas horas de encierro en las habitaciones, falta de alimentos, falta de talleres, condiciones edilicias, entre otros)

Luego del paro realizado en el centro cerrado el día 18 de noviembre del 2016, hemos tenido una reunión con el Sr. Abelando, director de institutos penales. En dicha reunión, informa que:

– En el primer trimestre del año 2017 habrá 218 nombramientos nuevos y pase a planta de todos los trabajadores.

– Que el predio del centro cerrado quedará para el Servicio Penitenciario Bonaerense, donde alojaran detenidos mayores.

– El Ministerio de Seguridad construirá dos dispositivos nuevos, cárceles para jóvenes menores de edad, con 35 plazas cada una, en la localidad de la Tablada.

– Limitar el ingreso de nuevos jóvenes al centro cerrado.

Con respecto a las condiciones de vida de los jóvenes, estas no han mejorado. Esta situación trajo consecuencias muy graves.

En el mes de diciembre un joven de 18 años, privado de su libertad, ha intentado suicidarse prendiendo fuego el colchón de su habitación. Hoy se encuentra internado en el hospital Simplemente Evita del Km. 32 en coma. Posee quemaduras internas, su estado es crítico, según informan los partes médicos. Este joven estaba alojado en el centro cerrado desde hace unas pocas semanas; tenia prisión preventiva, nunca había estado detenido, era su primera vez. El Juzgado de Garantías de Quilmes que interviene lo detuvo por robar y el Organismo de Niñez lo alojó en este Centro Cerrado que no está preparado para alojar a jóvenes primarios. Estaba alojado junto con jóvenes mayores, condenados y que llevan años detenidos. No aguantó la presión y el encierro, no soportó la soledad, no toleró las condiciones y características de este centro, ya que este lugar no esta preparado para alojar a jóvenes que nunca han pasado por otros institutos y que no están declarados culpables.

Hace unas semanas, su juez de garantías le dio la libertad, que paradoja…. Sabiendo que su estado de salud es crítico. Esa es la solución que dio la justicia. En cuanto al Organismo de niñez, no han informado nada, como tampoco pronunciado por el grave hecho. Actualmente el juzgado y el Organismo de Niñez de la provincia de Buenos Ares, cuyas autoridades responsables son la Licenciada Pilar Molina, directora Ejecutiva del Organismo de Niñez y Adolescencia; Felipe Granillo Fernández, Subsecretario de Responsabilidad Penal Juvenil y Carlos Nosenzo, Director provincial de Institutos Penales de la Provincia de Buenos Aires, se han desvinculado del caso. Su familia ha iniciado una demanda.

Gisela Gauna, Trabajadora Social.

Delegada de ATE.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba