N° de Edición 7293
La MatanzaLaferrere

Caso Cristian Palavecino: marchas y campaña en defensa del joven detenido

TESTESTE

reclamo-por-palavecino

Caso Cristian Palavecino. Familiares y vecinos reclaman la libertad del joven preso hace 20 días sin pruebas. Una decena de testigos declararán a su favor el 23 de Enero. Se comunica todos los días por carta con su mujer, que en días dará a luz al segundo hijo de la pareja. “Por él me quemo a lo bonzo”, sostuvo un vecino.

Por Valeria Virginia Villanueva

villanueva.valeriavirginia@gmail.com

Familiares, amigos y vecinos de Cristian Palavecino volvieron a movilizarse pacíficamente por las calles de Laferrere para insistir en la liberación del joven, privado de su libertad desde el 30 de diciembre en la comisaria de Altos de Laferrere. Está acusado de participar en una entradera, por una vecina que no presentó más pruebas que un cierto parecido físico.

Su padre, hermanos, primos, tíos y conocidos se movilizaron el martes 17 por la mañana frente a la Fiscalía en Avenida Luro al 5600, a metros de la plaza principal de la localidad matancera. Nuevamente por la tarde hicieron una caminata con carteles por el barrio, y al día siguiente, miércoles por la mañana, se unieron a una marcha contra la inseguridad en San Justo.

 

La espera en la cárcel

El martes cerca del mediodía, tras una hora de manifestación con carteles, aplausos y bocinas, un hermano y una tía de Cristian fueron invitados a pasar a la Fiscalía por una autoridad que les informó que la causa pasó a manos del fiscal Russo y cambió de juez, debido a la feria. “El tiempo procesal es ese”, les respondieron respecto a tener que esperar hasta el 23 de enero próximo, cuando están citados los al menos 8 testigos presenciales para declarar -testimonios que serán definitorios, más allá de las pericias sobre conversaciones en el celular del acusado.

Además, desde la UFI le negaron vinculación alguna con la denunciante y su padre, quien amenazó a los familiares del joven con que tenía “contactos” con la justicia como para encarcelarlo, y lo logró sin más que una denuncia por parecido físico. Es por ello que la familia del joven teme a la parcialidad de la justicia, por las difamaciones que recibieron por parte de ese sujeto como “delincuentes”. “Nos sentimos amedrentados ante un hombre que nos dijo tengo vinculaciones prácticamente con el fiscal”, confesó la tía Viviana. “Contactos debe tener para que sea tan rápido y raro todo, y además levanta quiniela clandestina”, denunciaron a NCO.

 

20 días de cartas con su mujer

Nunca se imaginaron pasar por esto, y la mujer de Cristian, Camila, lo expresa: “Lo llevamos como podemos. Mi hijo –el de 2 años- necesita al padre. A mí no me dejan pasar por el estado avanzado del embarazo. Entran mi cuñado y mi suegro. La única comunicación que tenemos es por carta, todos los días porque le llevo la comida”, y detalla que hasta sus compañeros y jefes de la metalúrgica en Lanús en la que trabaja desde abril de 2016 se ofrecieron a declarar en su favor. “Se ganó la confianza en muy poco tiempo, es la mano derecha del dueño”.

“Nadie queda bien después de una prisión”, lamentó Viviana. Aunque lo están atendiendo bien en la comisaría y le dan sus medicamentos para la diabetes –según constató su hermano Matías, quien lo ve un rato los jueves, días de visita-, “no es la casa de él, él no tiene que estar ahí” porque “ni siquiera tiene antecedentes, ni de agarrarse a las piñas”.

“Quiere estar cuando nazca su segundo bebé”, dijo Matías sobre la cesárea programada para principios de Febrero y lamentó que, por estar preso, “se perdió los 15 de su hermana, tenía la ropa preparada”.

 

Apoyo de políticos y derechos humanos

Melina, prima de Cristian, contó: “Le escribimos una carta a Magario, la secretaria nos derivó a la Dirección de Derechos Humanos, nos dijeron que van a estar el día de los testigos”. Tambien la APDH La Matanza brindó su apoyo, así como la diputada Alicia Sánchez. “Acudimos a todos los políticos, mas alla de las banderas”, expresó la tía.

En tanto, dos semanas después de la detención del joven de 26 años, lanzaron una campaña a través de las redes sociales donde se toman una foto con su rostro y el hashtag #cristianpalavecinoinocente. Ya lleva un centenar de adhesiones, además de las 200 firmas recaudadas que avalan su inocencia.

 

La acusación

El 18 de diciembre por la tarde, un matrimonio que vive en la intersección de Carlos Casares y Valentín Gómez, a 4 cuadras de donde vive Cristian, sufrió una entradera por parte de 3 ladrones. Así lo contó Melina. El viernes 23, Cristian se enteró por familiares, que la hija de las víctimas del robo lo señalaba como uno de los malvivientes, y fue a remediar el malentendido con la acusadora. La mujer y su padre le respondieron con amenazas.

“Si vos ves a la persona que te robó no lo atendés en la vereda, llamás a un patrullero”, coincidieron varios familiares. “Ellos sólo apuntan a Cristian y nbuscan a los otros 2 ladrones”, dijo Melina y agregó: “Vinieron a allanar la casa de mi abuela donde vive Cristian, no se encontró nada, ni parecido, no hay huellas”.

El viernes 30 Cristian se presentó por su propia voluntad por tercera vez ante las autoridades para averiguar si existía una denuncia en su contra y desestimarla, y recién ese día, hallaron la denuncia hecha el 18 y lo dejaron con detención preventiva.

 

La defensa

“Esa noche justamente jugó River, y es muy fanático, era imposible que saliera de su casa –defendió Melina a su primo-. Él tiene publicaciones y fotos en Facebook, estaba viendo el partido en su casa con su hijo de 2 años. Hay un montón de pruebas y testigos”. Una decena de testigos presenciales aseguran que Cristian estuvo en su hogar, en tanto se siguen sumando conocidos que reconocen en él un trabajador, lejos de vicios y delitos.

“Por él me quemo a lo bonzo”, lanzó con tono grave un vecino, de edad avanzada, que lo conoce de chico y participaba de la manifestación el martes.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba