Número de edición 7892
La Matanza

Dieron cadena perpetua al asesino del kiosquero de Ramos Mejía

Dieron cadena perpetua al asesino del kiosquero de Ramos Mejía

Cadena perpetua al asesino del kiosquero

El hecho ocurrió el pasado 7 de noviembre. Roberto Sabo se encontraba trabajando cuando Suarez lo asaltó y a sangre fría lo asesinó en pleno centro de Ramos Mejía.

Por Leandro Bravo

La justicia le otorgó la pena de “prisión perpetua” a Leandro Suarez de 29 años, quien fue acusado por el crimen ocurrido el pasado 7 de noviembre cuando asesinó de cuatro disparos a Roberto Sabo en un intento de robo, cuando este se encontraba trabajando en su comercio ubicado en la localidad de Ramos Mejía.

La sentencia se conoció este martes en modalidad virtual por parte del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Número 2 de La Matanza, a cargo de los jueces Arturo Gavier, Lucila Pacheco y Diego Burgueño. Suárez era el único acusado en el juicio, ya que en el hecho tuvo como cómplice a una adolescente de 15 años, la que por ser menor de edad no podía ser juzgada.

La semana pasada, en la segunda jornada del juicio, el fiscal Sergio Antín pidió que el acusado fuera condenado a “prisión perpetua”porque no existió un forcejeo entre la víctima y el homicida, y se comprobó que Suárez ejecutó al comerciante de cuatro disparos.

El pedido del representante judicial coincidió con la querella, a cargo de los abogados Humberto Próspero y Juan Triverio (quienes integran el estudio de Fernando Burlando)los cuales afirmaron que en el juicio quedó acreditado que el kiosquero no se resistió. Por ello, reclamaron que se condenara a Suárez por el mismo delito y que se lo declare reincidente.

En las audiencias presenciales durante el juicio oral y público, la familia Sabo estuvo representada por Pedro Sabo de 75 años, el papá del kiosquero, por Nicolás y Tomás, de 26 y 19 años, los dos hijos de la víctima, y por Patricia Giglio, la última pareja de Roberto.

 El crimen de Roberto Sabo tuvo repercusión nacional

Según la elevación a juicio presentada por el fiscal de primera instancia, Federico Medone, el crimen de Sabo fue cometido en el marco de un raid criminal del domingo 7 de noviembre de 2021, cuando el acusado y su pareja, una adolescente de 15 años fueron hasta una agencia de remises de para viajar desde Ciudadela hasta Ramos Mejía.

Fue un vehículo Ford Focus negro, el que los llevó hasta el kiosco ubicado en Avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de Ramos Mejía. Allí Suárez ingresó solo al “Drugstore Pato” armado con “una pistola semiautomática 7,65 mm con numeración suprimida y cargada con al menos un cartucho, y con un revólver calibre 22”.

Al entrar al comercio, Suárez redujo con esas armas a Sabo, se apoderó de 10.000 pesos de la caja chica del kiosco y disparó cuatro balazos contra el kiosquero, quien murió casi en el acto, de acuerdo a lo aportado por los testigos.

El acusado mintió sobre un forcejeo con la víctima,porlo que el fiscal dio por acreditado que no se dio tal secuencia. Por ello, Antín aseveró que Suárez “efectuó cuatro disparos contra la víctima, dos que impactaron en el rostro y dos en el tórax. Todos fueron a corta distancia, de forma descendente, casi a modo de ejecución”.

El crimen no finalizó ahí: al salir del kiosco, el asaltante amenazó al remisero que lo había llevado hasta el lugar y le robó 6.000 pesos de la recaudación, el celular y el auto, en el que escapó con la adolescente.

En la huida, el auto chocó contra un árbol. Luego Suárez y su cómplice ingresaron a un supermercado con intenciones de simular ser clientes: se cambiaron la vestimenta para procurar no ser identificados. Tras ello, le robaron la moto a un repartidor, hasta que finalmente fueron detenidos por agentes de la Policía Bonaerense en Avenida de Mayo y Rivadavia, de Ramos Mejía.

Las mentiras del acusado para intentar zafar

En su alegato, la defensa de Suárez solicitó una condena de 15 años de cárcel por “homicidio en ocasión de robo”, ya que consideró que no había pruebas que indiquen que el acusado tuvo intención de matar.

Dicho pedido fue en sintonía con lo expresado por el propio acusado cuando declaró frente a los jueces del TOC 2. “Yo fui a delinquir, no fui a matar”, fue la conclusión expuesta por Suárez en un alegato teñido de desesperación, en el que además dijo estar arrepentido y le pidió perdón a la familia de la víctima.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba