N° de Edición 7241
La Matanza

Belén Almejun: “Contar con una vacuna propia es una cuestión de soberanía nacional”

Belén Almejun: “Contar con una vacuna propia es una cuestión de soberanía nacional”.

Entrevista a la Dra. Belén Almejun, bióloga molecular, inmunóloga, investigadora del CONICET y del Colectivo Ciencia Nuestra sobre la situación de la vacuna contra el COVID en el mundo y también sobre la posibilidad de contar con una vacuna argentina.

Se han aprobado varias vacunas contra el COVID 19, pero son las fabricadas por las potencias y va lenta su producción, lo que las hace que sean buscadas como el oro ¿Cómo estas evaluando esta situación y cuál es la perspectiva en cuanto a la posibilidad de la Argentina de acceder a las que necesitamos para vacunar a la población?

“Desde el colectivo científico Ciencia Nuestra, creemos que todas las vacunas que han sido aprobadas de emergencia por los organismos científicos y de salud, así como por la OMS, representan una luz para enfrentar la pandemia, terminar con esta situación de confinamiento mundial y finalizar con la mortalidad que está provocando el virus.

Sobre todo, porque las vacunas que están siendo aprobadas, como es el caso de la Sputnik V que es la que se está usando en la Argentina, tiene una eficacia de más del 90% contra el coronavirus y el resto se enferma levemente, ya que no hay casos moderados o severos posterior a la vacunación, entre esa minoría; esto es una excelente noticia, porque con la vacunación no solo se limitan los contagios, sino que podemos bajar la mortalidad, que es lo que más preocupa con este virus.

Con respecto a la disponibilidad mundial, en este momento estamos asistiendo a una guerra por las vacunas. Hay países que han comprado el triple de sus necesidades, otros como EEUU que quieren vacunar solo a su población, es el caso de la vacuna Moderna que solo se aplica en ese país.

Y en la Unión Europa, la guerra es con Inglaterra por la de Astra-Zeneca que tiene la base en la Universidad de Oxford; se allanan plantas de producción en Europa, para impedir que deriven vacunas a Inglaterra. En ese contexto, contar con este acuerdo con Rusia de proveer la Sputnik V, más allá de las demoras en las entregas, es una gran noticia para la Argentina. Por esta disputa mundial por acceder a las vacunas, y también es positivo que se está viendo que se produzca esta vacuna en nuestro país”.

En ese sentido la Argentina tiene cierto desarrollo técnico-científico en el área de salud como se ha demostrado con la fabricación de la sustancia activa para la vacuna de Astra-Zeneca y los avances en los tratamientos con el suero equino o el plasma inmune. ¿Qué posibilidad tenemos de producir una vacuna nacional, solos o en acuerdo con otro país?

“Con respecto a la vacuna de Astra-Zeneca efectivamente es un acuerdo con un laboratorio privado del grupo de salud INSUD, propiedad de Hugo Sigman, donde también interviene Méjico, a través de un super millonario, Slim y ese país después la distribuye a América Latina. El acuerdo con Rusia seria de gobierno a Gobierno y como decía se transfiere el saber para producirla acá. Es diferente.

En cuanto a una vacuna nacional hay tres grupos que están trabajando en esa dirección; uno en la Universidad del Litoral, otro en la Universidad de Córdoba y por último en la Universidad de San Martín (UNSAM), en ésta última, el grupo de Juliana Casataro, ha recibido financiación del Ministerio de Ciencia y Tecnología y acaba de terminar la fase preclínica, han definido la formula vacunal y están en condiciones de pasar a las pruebas en humanos.

En ese sentido la vacuna argentina estaría entrando en fase clínica (prueba en humanos), con la cubana, la Soberana 2 que está más avanzada, serían las vacunas latinoamericanas hasta este momento.

En nuestro caso tenemos capacidad científica, pero falta vinculación con el sector de ensayos clínicos y de la producción. Desde la dictadura se ha venido desfinanciando la producción de vacunas a nivel nacional, al punto de que hoy solo fabricamos una vacuna que es la de la Fiebre Hemorrágica Argentina en la planta de Pergamino y durante el macrismo dejó de producirse de hecho.

Está claro que, en el marco de esta situación mundial, contar con la vacuna propia es una cuestión de soberanía nacional. Y eso debemos hacerlo desde el Estado”.

Y en cuanto a costos, ahorramos plata, pues hay algunas que son muy caras como la China, que cuesta el doble que la rusa.

“Si así es. En el caso de la vacuna china SINOPHARM, que el gobierno chino había dicho que era un bien para la humanidad, las dos dosis cuestan 60 dólares, precio que se está negociando por parte de nuestro gobierno a 40 dólares y además hay que comprarle 30 millones de dosis. La Sputnik V costarían las dos dosis cerca de 19 dólares. La Astra-Zeneca estaría en 4 dólares, pues se comprometieron a venderla al costo, mientras dure la pandemia”.

Hasta ahora para inmunizar se necesitan dos dosis de la vacuna ¿Hay posibilidades de desarrollar una vacuna que sea efectiva con una sola dosis?

No es que una sola dosis no sirva. En el caso de la Sputnik V se demostró que el 88,9% desarrollaba anticuerpos y que en más del 60% de los vacunados se neutralizaba el virus, es decir impedía que ingrese a las células. Por eso con la primera dosis, no es que no se obtenga resultados, de hecho, el Instituto Gamaleya hizo un ensayo para ver el resultado aplicando solo una dosis. La única vacuna que usa una sola dosis, están terminando los ensayos, es la de Jhonson y Jhonson que es una asociación entre empresas.  Por lo tanto, existe la posibilidad de logra inmunidad con una única dosis. No es el caso de la de Pfyzer y Moderna que una sola dosis ha dado un resultado más bajo de eficacia”.

En la medida en que se avance en la vacunación van a descender los contagios. Aunque no se llegue a la cantidad requerida para la llamada inmunidad de rebaño ¿Es así?

Sí, sí. El primer caso testigo que hay es Israel, que ha vacunado al 50% de la población y en particular a los mayores de 60 años y se demostró que en esa población en particular los contagios casi se anularon. Esto también se está observando en Estados Unidos que, en la medida en que están vacunando, están bajando los contagios.

Pero como no hay vacunas suficientes y en el caso de los menores de 18 años no se vacunan porque no se ha probado en ellos, no hay que bajar la guardia y seguir con las medidas aprendidas durante este periodo, alcohol en gel o agua y jabón, uso del barbijo, distancia social y sobre todo ventilar los ambientes. Vamos a tener que seguir con esas medidas de cuidado por un tiempo, hasta que la mayoría de la población este vacunada y logremos vencer este virus”.

Por último, ¿qué pensás sobre la campaña contra las vacunas por partede los sectores del macrismo y los grandes medios vinculados a ellos, en particular, contra la vacuna rusa?

Se ha hecho una campaña política contra la vacunación y en particular contra la vacuna rusa. Claro que también hay intereses de los diferentes grupos monopólicos farmacéuticos para imponer una u otra vacuna. Han machacado durante un mes entero contra el acuerdo del Gobierno argentino con el gobierno ruso sobre la compra de la Sputnik V sin ningún fundamente científico, cuestión que se cerró ahora con la publicación de la revista The Lancet, una de las más prestigiosas del mundo en el área de la medicina que informó que la vacuna del Instituto Gamaleya tiene una efectividad de casi un 92% contra el corona virus.

Con esa campaña no solo hicieron daño a la salud de la población, sembrando dudas y desconfianza sobre esa vacuna en particular, sino también perjudicaron al ANMAT que tenía los papeles con la información y por eso la había aprobado para su uso en la Argentina.

Además, el Instituto Gamaleya tiene gran prestigio en el mundo científico, es el  único que, con esta misma plataforma que se usa en la vacuna contra el COVID, desarrolló una vacuna contra el virus del Ébola que se usa en humanos.

Por último, hay que decir que el ANMAT es muy serio, trabaja muy bien y es muy respetado a nivel internacional, si desconfiamos de él no podemos usar los alimentos de la heladera ni ningún medicamento”.

Entrevista realizada en el programa “Mediodías con la RAC” en Fm 102.7 (Radio Arraigo) el 05/02/21.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba