N° de Edición 6960
La Matanza

Apareció el papá de las trillizas abandonadas en el Policlínico Central

Apareció el papá de las trillizas abandonadas en el Policlínico Central

Apareció el papá de las trillizas abandonadas en el Policlínico Central

Alejandro Bidegain aseguró ser el papá de las pequeñas, a quienes no puede ver desde hace un mes, medida que corre por cuenta de una asistente social. El hecho tomó gran repercusión y ahora Kiara, María de los Ángeles y Milagros esperan con inocencia la resolución de su vida, internadas en el Policlínico de San Justo.

El caso

Una gran polémica se desató alrededor del caso de un grupo de trillizas recién nacidas que fueron abandonadas por su madre en el Policlínico Central de San Justo y que están a la espera de una resolución judicial. El hecho tomó una importante magnitud en las redes sociales, lo que generó que más de 300 familias se ofrecieran para darles un hogar, a pesar de que aún no salió el estado de adoptabilidad.

Lo cierto es que, en las últimas horas, un hombre llamado Alejandro Bidegain aseguró ser el padre de las pequeñas, a quienes no puede ver desde hace un mes por una prohibición por parte de la asistente social, aunque, según explicó su hermana Patricia Bidegain, tía de las bebas, “eso solamente lo puede decidir un juez”.

Un examen de ADN será la prueba para terminar con las suspicacias y para conocer definitivamente el destino de las hermanitas Kiara, María de los Ángeles y Milagros (según el relato, en un principio se llamaba María Magdalena pero fue anotada con ese nombre).

Bidegain fue el personaje más buscado y visitó la redacción de Crónica el miércoles para contar su historia y explicar por qué no tiene contacto con las menores, a pesar de su lucha diaria por obtener la tenencia.

“Yo agradezco la preocupación de la gente, que tiene mucho amor para dar, pero no nos tienen que quitar el derecho porque las nenas tienen madre y padre que soy yo”, sostuvo Alejandro.

Combinación de sucesos

Según su relato, las trillizas llegaron a esta instancia porque “la asistente social me negó la entrada porque la madre decía que yo no era el padre”. En tanto, Mariela, la progenitora “es adicta, se presentó una vez en mal estado y empastillada y a partir de ese día dejó de ir”.

Esta combinación de sucesos hizo que las nenas continúen en el hospital mientras esperan una resolución. En tanto, Alejandro profundizó en el problema de la mamá de las hermanitas al explicar que “a veces le ponía alcohol a las pastillas y le hacía efecto contrario. Parecía un perro que desconocía a su dueño”.

Además, según relató la hermana del supuesto papá “decían que se presentó un hombre como si fuera el padre pero no lo dejaron entrar por el olor a alcohol que tenía”.

¿Cómo está la situación actualmente? Alejandro está luchando para poder realizarse un examen de ADN que aclare la situación. “Estamos peleando la tenencia del padre, porque a la madre, en las condiciones en que se encuentra, no se la van a dar”, sostuvo Patricia, quien acompañó a su hermano a la redacción.

Desde el lado legal, por la nueva ley de protección al menor (26.061), la causa aún no se judicializó; entonces los servicios sociales de los municipios de Hurlingham y La Matanza se están encargando de la protección de las bebas, hasta que el juez que entiende en la causa envíe una nota en la cual señale que las niñas podrían entrar en proceso de adopción, documento que todavía no llegó al nosocomio matancero.

Respecto del estado de salud de las nenas, las tres nacieron prematuras, con un peso de entre 800 y 900 gramos y hoy, a horas de cumplir tres meses, se encuentran estabilizadas, pesando entre 2,500 y 2,800 kilos.

Fuente: Diario Crónica

 

 

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close