N° de Edición 6894
La Matanza

Alternativa Joven: el teatro se reinventa cada año

Alternativa Joven: el teatro se reinventa cada año.

En 2019 es el turno del musical “Hablando a tu corazón”, a cargo de la compañía teatral de Ramos Mejía.

El director, Alejandro Sardú Hevia, dialogó con Diario NCO sobre el trabajo realizado con el proyecto, los desafíos de encarar la obra y las próximas funciones los días 1 y 8 de noviembre en el Teatro Don Bosco, ubicado en Avenida  de Mayo 1900.

Hace 20 años que Alejandro se desempeña como actor de teatro, docente y también, como director de compañías artísticas joven, de género musical y con adolescentes. En el  2014 lo convocaron de la Casa Don Bosco para que dirija un grupo de alumnos; luego, en el 2015 fue el estreno de “Don Bosco, El Musical”.

A continuación, en 2016 llevó adelante “Los que aman no mueren jamás”, una versión de la obra “Lo que me costó el amor de Laura”, de Alejandro Dolina. Al año siguiente, la “Leyenda de Robin Hood”, de Mauricio Kartún y en el 2018 comenzó el proceso de armado de esta obra, con libreto propio y estreno el 11 de octubre.

El ensamble musical  está conformado por adolescentes a partir de 16 años y  jóvenes hasta los 30, quienes ensayan dos veces por semana, tres horas. Asimismo, colaboran ex integrantes de la casa, coreógrafas y en la parte organizativa de las funciones, distintos adultos. “Los más grandes toman responsabilidades. Sofía, una de las actrices, también, es profesora de canto y ayuda con la parte vocal”, señaló el director.

Los chicos que forman parte de la compañía se forman en carreras relacionadas al mundo artístico entre ellas: el  teatro, la danza,  música, el diseño gráfico, iluminación y hasta  fotografía. “Es un espacio que brinda  formación y a la vez se realiza una producción. Como unos de los objetivos fundamentales, acompaña  todo el proceso de discernimiento y de aprendizaje artístico”, aseveró Alejandro.

“Le estoy hablando, hablando a tu corazón”.

La música de Charly García, atraviesa a la mayoría de las personas por algún  motivo. “Bueno pensamos que a partir de la poesía, de los textos del cantante podíamos empezar a construir personajes, situaciones. Trabajamos en una creación colectiva tratando de desarrollar historias a partir de ese material, que fue la inspiración”, explicó el entrevistado.

Un  proceso extenso de ensayos, que duró un año y medio de trabajo. En el  primer tramo, hubo un reconocimiento del material y de decisiones acerca de que capacidades se podían desarrollar a partir del mismo. Y después, se barajaron las posibilidades con respecto al repertorio, es decir, a pesar de ser un desafío se seleccionó y recortó lo más significativo.

“Empezamos a encontrar una temática común, que son historias de amor, en realidad, distintas dimensiones del amor que todos vivimos; o hemos vivido o  viviremos en algún  momento”, ratificó Sardú Hevia. Por eso, los encuentros para practicar, durante los últimos dos meses, fueron más intensos, con el fin de ensamblar las tres disciplinas: baile, canto y actuación.

Una obra conformada por el siguiente elenco: Eliana Correa, Sebastián Caifa, Sofía Farías Alves, Yamil Zalazar, Nahuel Ávila, Sol Martinez, Rocío Caifa, Valentina Martínez, Facundo Caifa, Milagros Bonnazzola y Jeremías Monteabelli.

Cinco ensayos generales, para sumar la parte técnica, el vestuario y el armado de escenografía. Y una banda sonora, integrada por: Federico Caifa, Agustín Mieres, Victoria Kastelic, Facundo Caifa, Candela González y Camila González. Con dos voces, Valentina Martínez y Valentina Pérez.

Desafíos y funciones en “Casa Don Bosco”

Miles de pruebas, Alejandro y toda la compañía, tuvieron que sobrellevar para generar lo que es hoy como producto final esta puesta musical. En principio, la cuestión humana, la dificultad de trabajar sin texto y la puesta en escena, es decir, la búsqueda de un lenguaje donde todo el material llegue claro al espectador, que lo pueda disfrutar y genere empatía.

Pero, destacó un desafió en particular  que fue, las comparaciones lógicas que se suceden en el público por abordar como disparador temático; un músico famoso que está en el inconsciente colectivo. “Tratamos de estar a la altura para poder dar cuenta que manejamos ese material con sumo respeto, con una extremada pasión por el teatro, la música y el arte”, expresó Alejandro.

El jueves 10 de octubre se realizó un ensayo general, pero faltaba lo más importante: la reacción del público, por eso el dramaturgo destacó “las funciones fueron creciendo y la recepción es muy buena, vinieron gente de distintas edades y lugares. Nos gustaría que se siga sumando gente, que lo puedan aprovechar desde chicos, adolescentes, muy jóvenes, hasta gente grande”.

Leé la nota completa en www.diario-nco.com

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close