N° de Edición 7269
La Bata

LA BATA: Reseña ¡UNO!, ¡DOS!, ¡TRÉ!:Santísima trinidad punk rock

TESTESTE

pag.9_LOGO_LA_BATA
De entrada lo advertimos, no vas a encontrar ninguna referencia a American Idiot, porque esto no es “American Idiot”. “En ¡Uno!, te estás adentrando en la fiesta. En ¡Dos!, ya estás en la fiesta, y para ¡Tré!, ¡ya estas limpiando el desastre!” Billie Joe Armstrong. Y con esta frase queda más que claro que el último bastión y bastón del punk rock, lo sigue teniendo Green Day. ¡Santísima trinidad!

Por Jonathan Agüero Cajal JVAC
jonathan.aguero.diarionco@gmail.com

Después de terminar de escuchar completo de pieza a cabeza, ¡UNO!, ¡DOS! y el recién lanzado ¡TRÉ! Entiendo todo. Absolutamente todo. En tiempos donde el rock&roll pareciera estar en crisis, donde nadie pareciera llevar un timón o dirección artística de lo que se debería hacer y donde más de lo mismo suena increíblemente aburrido, Green Day apostó por hacer algo distinto y a la vez igual a lo que venía haciendo. O sea, si el rock está aburrido en discos que bajamos gratis a nuestros mp3s, ¿por qué no hacer tres discos diferentes cada uno, con temas simples, sencillos y directos? ¡Bingo! El concepto cierra, treinta y seis canciones de puñetazo para una era de incertidumbre musical. También, por supuesto, con esta propuesta, y con la idea de sacar un cuarto disco en dvd documental titulado “¡Quatro!”, se habrán hecho sus buenos billetes los jovatos.
GREENDAY_NCO

Originalmente ¡Tré! estaba planeado para ser lanzado al mercado el 15 de enero de 2013. ¿Qué pasó que llegó a nuestras bateas locales antes de la navidad? Tré Cool, baterista lo explica muy bien “Lamentamos tener que retrasar la gira, así que para compensarlo queremos que nuestros fans puedan escuchar nuestra música antes de lo planeado,” comentó Tré Cool. “Si no podemos estar ahí para tocar en vivo para ustedes, lo menos que podemos hacer es anticiparles nuestro próximo lanzamiento.” ¿Y por qué cancelaron la gira antes de tiempo? Porque Billie Joe se encuentra en proceso de rehabilitación y “desintoxicación” de drogas después de haber sufrido ese loco (pero bien punk merecido) ataque de locura arriba del escenario iHeart Radio festival, donde rompió su guitarra tras quererle acortarle el show, al grito de “¡yo no soy Justin Bieber!”, bromas aparte, si eso no es punk, díganme qué es muchachos.

LO MEJOR DE “¡UNO!”

¡UNO! es el disco donde se rompe la percepción que venía teniendo el “nuevo fan” de Green Day, del target American Idiot y a la vez es un retorno a los orígenes para los que sabían apreciar Dookie, y también los no tan celebrados Insomniac (1995) y Nimrod (1997) en cuanto a lo crudo del sonido, lo directo y lo sencillamente despreocupado. No hay una línea conceptual, sino simplemente se juntaron a componer y a grabarlo con una costosa producción a diferencia de las primeras épocas de hambruna.

Carpe Diem: prometí no hacer referencia a American Idiot en esta nota, pero vemos aquí, mejor dicho escuchamos, que no se olvidan del sonido que los catapultó al éxito y esa fórmula con sonido “duro yanqui” está declarado en tres minutos veinticinco pero con raqueteo destartalado a la old school.

Let Yourself Go: ¡que vengan los viejos fans de Green Day, los originales, los de la primera tanda, los de Dookie y Kerplunk a hacer pogo! Y más vale que los niños de quince años que van a sus recitales ahora también lo hagan a la Sex Pistols… pero ojo, siempre con compañerismo y cariño.

Kill The DJ: ¡A mi salsa me llamaron! El archiduque Francisco Fernando, Franz Ferdinand, “Take me Out”. Es como que desde que los escoceses aterrizaron para formar parte del nuevo panteón de banditas indie junto a jovencitos como The Arctic Monkeys y The Killers, todos sacaron su propia versión guitarrera para quemar las pistas.

Sweet16: Puede parecer un retroceso en cuanto a las temáticas, ya no hablamos de Bush ni de la crisis de la generación del siglo XXI, sino de simplemente de los “dulces 16 años” y todo lo ello encierra. Quizás un poco con la idea de “quiero ser un pendejo cuando me vuelva viejo” Billie Joe quiere seguir siendo ese joven galán y de hecho lo sigue siendo a pesar de estar casado y tener hijos en un punk de melodía directo al corazón.

LO MEJOR DE “¡DOS!”

Indudablemente y tal como dice Billie, ¡DOS! Es la fiesta en todo su apogeo. Mezclaron nuevos ritmos, arriesgaron y se animaron a ser la banda de garage para la fiesta más extraña del punk (pop) rock. Punk, indie rock de vanguardia, rockabilly, garage, ¿reggae?, hasta incluso folk, joder. En ¡DOS!, Green Day se saca el gusto de hacer los temas que hacían en su otra hermosa y recomendable banda paralela de indie, “Foxboro Hot Tubs”.

Fuck Time: este tema según cuenta la leyenda, es uno de los primeros temas que presentaron en vivo antes del lanzamiento de ¡DOS! Y se comentaba que era un remanente de Foxboro Hot Tubs que finalmente terminó en el disco. En fin, la “fuck fest indie” comenzó.

Lazy Bones: ¿The Hives? ¿The Strokes? ¿Se escucha de fondo una melodía que se pierde por ahí recordando a “Give Me Novacaine”?

Wild One: lo que mejor le sale a Green Day (dependiendo del target de fan que seas) son esos agridulces punks de desamor, que te llevan como un tren, directo y sin destino. Dejate llevar.

Stray Heart: con un video extraño video lleno de corazones volando por ahí, este tema es el single que se lleva las palmas. Para algunos se trata de la veta pop punk más dulce y hitera de Green Day, para este humilde redactor se trata de un descarado indie rock contemporáneo con el bajo marcando el pulso y las guitarras machaqueando el piso.

Lady Cobra: ¿alguien llamó a Jack White? ¿Alguien dijo The White Stripes? ¿Otro indie de garage? Puede ser, las influencias están, ese aroma tanto en la guitarra como el estribillo recuerdan mucho al primer hitazo de Jack y Meg White, “Fell in Love With a Girl”

Nightlife: un experimento, un gustito calculamos por probar algo ¿diferente y nuevo? El reggae no es lo suyo muchachos, les habría salido de taquito un ska al estilo The Clash e incluso con toques de Mano Negra, pero la actitud punk está y eso se valora.

Amy: joyita que cierra el disco, un folk tranquilo que resuena en la mente de los fans de Amy Winehouse, dedicado enteramente a su memoria, la nueva chica del club de los 27.

LO MEJOR DE “¡TRÉ!”

¡TRÉ! de alguna forma tiene el gen del “nuevo perfil” al que apunta Green Day a establecer de ahora en más, ahora que sonido, su marca, su sello están asentados dentro del bastión del punk rock. El nuevo perfil de sonido es casi casi, un concepto bien redondito. Es punk, de melodía, pop, melancólico, guitarrero, de estribillo “beatle” y en algunas ocasiones con intenciones dramáticas a lo Queen. Conserva en algunos temas nuevos recursos para hacer temas filosos y riffs hiteros que dan gusto escuchar. Este es el nuevo Green Day que se avecina para futuros discos, limpiando el desastre de la fiesta, con una sonrisa de victoria y con mucha calle recorrida, consolidados y con un sonido de manufactura. Un perfecto cierre de trilogía que concluye con la balada The Forgotten, joya para atesorar.

Brutal Love: ¿hace cuanto que no escuchamos una verdadera canción de amor desgarradora? ¡Qué forma de empezar un disco por favor! Arpegios duros, un lento punk rock que crece y va creciendo hasta conquistar con su dulzura y potencia a cualquier oyente. Tienen alma de Queen estos muchachos.

Drama Queen: una expresión que se utiliza mucho hoy en día para hablar de las personas “desesperantes” por decirlo de forma agradable. ¿Es un folk? ¿Canta el espíritu de John Lennon en él? ¿Aparece otra vez ese sentimiento beatle que era capaz de recitar Freddy Mercury? Sólo sabemos que es una balada pop redondita redondita. “She is my drama queen”

X-Kid: yeah, de esto hablaba sobre encontrar nuevas formas de hacer lindos riffs en un tema para la reflexión. “hey pequeño chico, un día te despertarás y ya no serás joven, pero seguirás siendo un tonto”. Muy cierto quizás, un llamado de atención para los niños ¿de la generación X? Madurar, crecer, vivir cuesta vida hasta para los Green Day.

Dirty Rotten Bastards: una nueva forma de coagular el temible y provocador fantasma del punk rock de los Sex Pistols y la inconfundible/irreverente voz de Johnny Rotten pero reformateada con un sabor a “rock tono estadounidense ATP” para transformarse cual ying y yang, en un poderoso hard rock a lo The Who u otra vez… Queen. Sí, no me equivoco, escuchen “Sheer Heart Attack” y después me cuentan lectores.

LO PEOR ¿TAL VEZ?

Lo peor, o mejor dicho lo más criticable de los tres discos, es cierto sonido homogéneo o monótono, que uno no lo puede terminar de apreciar hasta que escucha de pe a pa los tres álbumes completos. No es lo mismo escuchar sólo ¡UNO! y quedarse con esa sensación “se trató de sólo un disquito hiper punk de Green Day”; o escuchar sólo ¡DOS! Y decir “¿pero qué diablos quisieron hacer estos muchachos con esos nuevos ritmos?”. Se podría tal vez haber jugado con un sonido particular para cada disco, sobre todo en las guitarras. Pareciera que gastaron a más no poder la misma Les Paul, de esas nuevas que sólo tienen un micrófono y tan bien le quedan a Joan Jett. Dejando de lado esto, que es sólo un aspecto técnico el sonido de la trilogía se justifica cuando se escuchan todas las piezas juntas.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba