N° de Edición 7013
La Bata

LA BATA: Reseña de FUEGO AL UNIVERSO; Las mujeres toman el rock

Fuego al universo. Una chica llamada Marilina Bertoldi. Sorpresivamente lo que menos esperábamos es que comenzaran a reaparecer de nuevo bandas argentinas que se revelasen al rock aburrido y chato de todos los días que suena en las radios. Hecho puntual número uno. ¿Punto número dos? Sorprende que estén apareciendo más bandas donde las mujeres lideren el frente, toman su guitarra eléctrica cual empuñadura de espada, le suben el overdrive a la distorsión y cantan aguerridas con belleza natural desalineada el rock argentino más sanguíneo de los últimos tiempos.

De hecho, en realidad, estas mujeres ya existían, el problema es que estaban ocultas, relegadas en un segundo plano del rock machista. Y de una plano mucho más superior que es el de esta sociedad machista. Conforme pasan los años, y a pesar de que falta muchísimo por hacer para cambiar las mentes, las nuevas generaciones de jóvenes músicos argentinos van trayendo nuevas cosmovisiones que cambiaran algún día la cotidianeidad de todos los días. Eruca Sativa, Utopians Cirse, son ejemplos clave de cómo está cambiando el rock nacional y el nuevo rol que ocupa la mujer como “guitarrista” y “cantante”. ¿Pero a qué venía todo esto? Ah sí, a que Marilina Bertoldi y su Connor Questa tienen disco nuevo, excitante, y se llama Fuego al Universo.

Por Jonathan Agüero Cajal JVAC
jonathan.aguero.diarionco@gmail.com
facebook/La-BATA-Diario-NCO/
facebook/jonathan.agueronco
@jonathanagueroc

Connor Questa tiempo atrás se llamaba en realidad “Marilina Connor Questa”. Y tiempo un poco más atrás esta muchacha sólo pelaba sus canciones con una sencilla acústica en los bares de Buenos Aires. Marilina Bertoldi, para quienes no conozcan, es nada más y nada menos que la hermana de Lula Bertoldi, guitarrista y cantante de Eruca Sativa, la “gran banda” promesa/revelación/power trío del rock nacional que no para de crecer tanto en escenarios como en el foco de atención de los medios locales. Y tienen con qué. O como diría la propia Marilina sobre su hermana banda Eruca “La banda que reeducó al así llamado UNDER y abofeteó a los poco inspirados del MAIN STREAM”. Sabias palabras no pronunciadas en los últimos años.

Lejos de quedar pegada al karma de “ser la hermana DE” Marilina Bertoldi decidió reclutar a Martín Casado en el bajo, Agustín Agostinelli en la bata, y bajo el tormentoso poderío de las cuerdas a Hernán Rupolo como guitarrista clave del sonido de la banda. Editaron un primer disco embrionario titulado Por Partes (2011) donde comenzaron a perfilar lo que sería el sonido actual de Marilina Connor Questa. En Marzo de este año lanzaron el flamante Fuego al Universo (2013) donde Bertoldi y cía. suenan deliciosamente rifferos como Foo Fighters, introspectivos y con experimentación industrial a lo Trent Reznor en Nine Inch Nails y la voz de Marilina se luce mostrando con belleza absoluta sus influencias que van desde Jimmy Page, Freddy Mercury pasando por la nodriza de Nina Simone. Una gloria y una envidia tener una excelente voz.

Desmenuzando el disquito

Es hora de agarrar el cuchillo, afilarlo bien y cortar este exquisito filete de merluza que es “Fuego al Universo”. Una manteca de rock alternativo y rock de guitarras en primer plano. Canciones con despegue, ideales para el pogo, hay espíritu de aplanadora en esos rasgueos condensados y contemporáneos. Eso ya es un buen resumen de esta nueva etapa donde “Marilina Connor Questa” se abrevió y pasó a ser sólo “Connor Questa”. Claro, ya tenemos una banda de rock&roll hasta los dientes afianzada, reforzando la sonoridad de la “R” donde se siente el poder de la distorsión.

Esta llama de poder se ve reflejada en primera instancia en el arte de tapa. Fondo negro y el humo más juguetón que se desplaza por todas partes, hambriento, sin dirección perdido entre las constelaciones. Los álbumes negros suelen marcar la búsqueda, el viaje hacia el interior, exponer bajo microscopio el sentimiento más íntimo. Y este disco es así, con la diferencia que en vez de callar las intimidades se expulsan con cinco decibeles de más y al palo. Lo más. Arranca con Todo lo Posible (track1) donde la experimentación industrial de corte NIN se pierde extraordinariamente con el noise de las guitarras, digamos “bienvenidos a este universo personal, mi universo”.

Continúa con “Pensar Bien” (track2), corte de difusión, hit instantáneo radial para bien. El juego intrincado de guitarras de corte alternativo entre Strokes y Fighters te hacen tararearla al compás de la confesión intimista pero simpaticona de Bertoldi. Como si fuera PJ Harvey desnudando sus frustraciones sexuales como de costumbre. “Hoy decido que” (track4) es el track fantasma, de terror. De encontrarse acorralado uno solo frente a sus propias decisiones de la vida… y alejarse de esa persona que definitivamente no nos hace bien. “hoy decido que, te vas de mi cabeza”. Suena a enfermizo, desquebrajado, procesado, tanto recuerda a las cuerdas oscuras de Skay Beilinson cosecha ricotera en Luzbelito.

“Cliché” (track7) es el tema que sobresale por todos los demás. El que todos esperan para armar una buena ronda de pogo en medio del recital. Una prosa bien pegadiza reclama a los quehaceres cotidianos “¿qué quieren de mí? yo no soy así, y en tu rejunte no hay misterio, eso es así, no es moda ni un cliché, que te resuelve ante el contexto, y si lo haces… ¡no me da… igual!”. Entonces estalla y las guitarras toman el rol protagónico recordando al Breakout de Foo Fighters en todo su esplendor.

Y finalmente, ¡la frutilla de postre! Sólo basta decir que la última canción del disco se titula “FAP”, al igual que la representación onomatopéyica de la masturbación. Inimaginado, como dato curioso de color, que una rockera haya escrito semejante “oda” maestra a tan saludable divertimento solitario. Y sí, las chicas también lo hacen, eso es una realidad señores. Sólo basta leer la letra para entender como Bertoldi no tiene pudor en contar su placer onanista “Convincente sensación/ Del contacto contenido/ Algo empieza Cuando no hay un no/ Dejando ganar los inicios/ Me entiendo en el ritmo/ Del tiempo sin filtros/ Rozar los caminos/ Al dulce hervor”. Merecidos aplausos y ovaciones a una nueva actitud 100% rock y contestaría. ¿Y cómo suena este tema? El mejor final, toda la potencia al estilo Rage Against Machine pero como si cantase Janis Joplin, blues alternativo explosivo.

Links de Connor Questa para conocer y escuchar.
http://www.connorquesta.com.ar/
http://www.youtube.com/marilinaconnorquesta
https://www.facebook.com/ConnorQuesta

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close