N° de Edición 7013
La Bata

LA BATA: Reseña de AMOK, Átomos para el futuro

AMOK_NCO1
Como venimos diciendo durante estos últimos dos meses en la sección de La Bata del NCO, 2013 nos encontró con una oleada impresionante de nuevos discos para escuchar, descargar, comprar, compartir y demás. Y por fortuna, hablamos de estrenos de aquellos músicos que están por fuera de un circuito estrictamente comercial, músicos que tienen algo interesante para ofrecer al buen fan del rock. Hoy nos toca hablar de Atoms For Peace (Átomos Para la Paz) la banda paralela del loquillo de Thom Yorke, líder mágico-misterioso de Radiohead. Ese petiso revoltoso, el del párpado caído, catalogado junto con su banda como los nuevos Pink Floyd. Esta vez junto a Flea, el bajista de los Red Hot Chili Peppers. Un proyecto paralelo por mero capricho se convirtió insospechadamente en una banda que está marcando tendencia y desarrollando un nuevo sonido, llevando nuevamente al rock… al futuro. “Amok”, primer disco de esta banda proveniente de un disco rígido lejano.

Por Jonathan Agüero Cajal JVAC
jonathan.aguero.diarionco@gmail.com
facebook/La-BATA-Diario-NCO/
facebook/jonathan.agueronco
@jonathanagueroc

“Amok” fue lanzado el 25 de febrero, con la producción del majestuoso Nigel Godrich, encargado de producir los mejores trabajos de Radiohead como el histórico y existencial OK Computer (1997). La edición estuvo a cargo del sello indie XL Recordings con el que Radiohead viene trabajando desde que rompieron lazos con la industria discográfica con su disco mediático In Rainbows (2007). Por lo que no faltará mucho para que llegue a las bateas de nuestro país. Con sólo nueve canciones este disco llegó para revolucionar una vez más los cánones o las fórmulas para hacer y destrozar el rock&roll a gusto y a piachere. ¿Por qué? Vamos a decirlo en criollo, Thom Yorke a estas alturas es uno de los músicos más excelentes que puede existir en el rock contemporáneo, gran cantautor, una voz inigualable con sello propio, un falsetto que muchos intentaron imitar, desde Coldplay pasando por Keane hasta Muse, y muy pocos lograron igualar. Por eso mismo, acosado por las imitaciones de Radiohead, él mismo decidió reinventarse a sí mismo reventando su propia fórmula de rock de guitarras por uno electro, o “post rock” minimalista, que no aburre ni es sintético, al contrario es lo más pegadizo y original de los últimos tiempos. Y es ahí donde yace el encanto de Yorke, puede hacer cualquier canción, no importa la forma o el método, siempre llama la atención de la prensa y los músicos. Y termina gustando, enganchando mucho.

En Amok por fortuna no vamos a encontrar soniditos repetidos, o ya gastados de tanto uso en discos de electrónica guardados por ahí en la repisa. Cada loop, cada sintetizador está cuidadosamente elegido y seleccionado, aunque también hay un toque de sensualidad y cosa librada al azar. La voz de Yorke se vuelve más sexy con el correr de los años, aunque de igual forma se le critica mucho el hecho de que pareciera que masculla todo lo que dice en susurros. Bromas aparte, no quiere que nadie lo imite. Atrás quedaron los temas de desconexión social, malestar moderno y la soledad de las ciudades que leíamos en las letras del disco OK Computer, esto es otra cosa. Tampoco hay esa presencia de guitarras pasadas de rosca en distorsión, aunque arriba del escenario Atoms For Peace sí se luce como banda de rock consolidada tanto en guitarras como en la destreza del súper bajo de Flea.
El disco se luce por esa capacidad mágica de crear bosques digitales, sonoros, donde más vale perderse y dejarse llevar sin rumbo fijo para pasarla bien. “Before Your Very Eyes” (track1) es como si se celebrara una fiesta dentro de un disco duro, con guitarras que recuerdan a los Talking Heads. “Default” (track2) que de por sí tiene nombre de término informático bien podría pasar por tema de Depeche Mode. “Ingenue” (track3) single más video del disco resulta sonoramente muy atractivo y ganchero. Tanto que resulta inspirador por lo original de su sonido y texturas. Sin duda será una manteca de inspiración para otros músicos como Julián Casablancas, cantante de los Strokes. “Dropped” (track4) representaría una guerra cibernética entre máquinas o la música de fondo de una ciudad muy atareada. “Unless” (track5) recuerda al miedo y la claustrofobia que transmitían los soundtracks de películas clase B de los 80’s y de los juegos retro como el Doom. El resto del disco recorre tierras similares, impregnadas por el bit digital, que si lo tomamos como metáfora sonora quizás sí hable de un concepto de claustrofobia y encierro al universo digital al que todos estamos sumidos en hoy día… más que en otros años. También da la extraña sensación placentera y de bronca de que uno en su casa con una computadora, un par de programas y una guitarra podría componer un disco similar. La última crítica que se le puede inyectar es que tiene una base similar al último disco de Radiohead, “The King Of Limbs” (2011) y al primer disco solista de Yorke “The Eraser” (2006). Sin embargo, se merece la puntuación perfecta por lo fresco y original, y el hecho de que nadie puede resistirse a este súpergrupo.
Facebook de la banda:
https://www.facebook.com/atomsforpeace?fref=ts
Website de la banda:
http://atomsforpeace.info/

Mirá el video de “Ingenue”, single de Amok con un extraño baile de Thom Yorke:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close