N° de Edición 6911
La Bata

Jorge López Ruiz Cuarteto, Modo Homenaje

Jorge López Ruiz Cuarteto, Modo Homenaje.

Luego de nueve años de tocar juntos, el cuarteto de Jorge López Ruiz vuelve a reunirse tras la reciente pérdida de su líder, para rendirle un merecido homenaje haciendo lo que más le gustaba hacer.

Belén Piccoli

belenpiccoli@gmail.com

Especial para Diario NCO

Tocar, y tocar con sus amigos. Bajo esa consigna, el cuarteto integrado por Jorge Cutello (saxo, flauta y voz), Tomás Fraga (guitarra), Germán Boco (batería) y Cecilia López Ruiz (voz), decidió convocar a los mejores contrabajistas de la escena local e invitarlos a tocar sus arreglos. Algo que solo es posible gracias a la convocatoria que genera la figura de Jorge López Ruiz (1935-2018).

Pilar indispensable de, por lo menos, las últimas seis décadas del jazz y la música popular argentina, nacido en La Plata el 1 de Abril de 1935, el contrabajista y compositor, fue un músico talentoso y comprometido que fue ejemplo para varias generaciones de intérpretes.

En su adolescencia abrazó la trompeta como primer instrumento para luego volcarse de lleno al contrabajo, instrumento en el que logró una fluida expresividad de fuerte énfasis rítmico sin por ello desechar el enfoque lírico en sus solos.

Admirador del gran Ray Brown, López Ruiz se destacó también como compositor; dos de sus obras, quizás las más importantes de su carrera fueron El Grito (1967), en tiempos de la dictadura del general Onganía y Bronca Buenos Aires (1970), a raíz del famoso Cordobazo, en junio de 1969. Ambas obras fueron prohibidas como también De prepo (1972), a raíz de Los Fusilamientos de Trelew, el 22 de agosto de 1972. Se definía como un librepensador que se orientaba hacia una social democracia y buena parte de sus composiciones reflejaron su compromiso con la realidad argentina.

Mucha de su formación la adquirió en los mismos escenarios, en las interminables jamsessions o en esos encuentros en la casa del pianista Eduardo Lagos donde junto a Astor Piazzolla, Hugo Díaz, Domingo Cura, Oscar Cardozo Ocampo y otros, llamados “folkloreishion”, desarrollaba una original mirada sobre la música popular. Formó parte, en 1968, del trío del Mono Villegas, con Osvaldo López, en batería, quizás el mejor trío que tuvo el pianista.

Tanguero de alma aunque no incursionó seriamente en el género; sus estudios de armonía y composición con Alberto Ginastera le dieron a su creatividad técnica y lenguaje, calidades que lo llevaron a fines de los años sesenta a trabajar en el sello CBS para “vestir” la música de Sandro, Piero y otros. López Ruiz era un jazzista en su plenitud cuando en 1978 compuso Un hombre de Buenos Aires, en conmemoración de los 400 años de la ciudad.

Ahí estaba con DinoSaluzzi en bandoneón, su hermano Oscar López Ruiz en guitarra, Domingo Cura en percusión, Pablo Ziegler en piano y Gustavo Moretto en piano eléctrico, AndresBoiarsky en saxo soprano y la cantante DonnaCaroll, entre otros.

Trabajó en música de películas, bandas musicales y editó catorce discos, entre los que se destaca Encuentro en Nueva York (1978), donde reunió a un destacado grupo de músicos extranjeros como LewSoloff, Eddie Gómez, Ray Barreto y Anthony Jackson con los músicos argentinos Jorge Dalto y Pocho Lapouble.

Autoexiliado en USA, López Ruiz regresa a nuestro país hacia fines de la década del ochenta para convertirse en un referente para los jóvenes estudiantes de jazz tanto en el instrumento como en la composición.

Con registros como Espacios (1990) y Coincidencias (1994) marcó un territorio propio en la ciudad que seguía madurando una idea propia de jazz. Un territorio del que entraban y salían nombres y estilos, mezclado entre la tradición reciente y las inquietudes de las nuevas generaciones.

En los últimos años se presentaba en cuarteto junto al ascendente guitarrista Tomás Fraga; el eminente saxofonista, flautista y cantante Jorge Cutello, el notable baterista Germán Boco y su hija, Cecilia López Ruiz, como cantante. Con esta agrupación editó en 2013 un disco por el sello Acqua Records.

El Cuarteto fue premiado en 2015 por la Fundación Konex como uno de los 5 mejores conjuntos de jazz de la década en la Argentina. Ese mismo año, como un regalo de la vida para sus ochenta años se estrenó su querida Bronca Buenos Aires, 46 años después de compuesta, con una orquesta dirigida por su hijo Pablo López Ruiz (músico y compositor que desarrolló una fructífera carrera como ingeniero de grabación) y con el recitado de quien escribió las letras, José Tcherkaski.

El Maestro Jorge López Ruiz fue un «caballero del contrabajo» para quien siempre la música estuvo en primer lugar. Un artista inteligente, de hermosa conversación y cultor de la amistad.

Músicos invitados:

Viernes 28/6 Ezequiel Dutil.

También han sido convocados a participar Juan Pablo Navarro, Alfredo Remus, Nicanor Suárez, Mariano Otero y Pablo Motta

Todos los viernes de junio a las 21 en Notorious, ubicado en Avenida Callao 966 – CABA. Tickets: $500. Entradas en venta en Notorious y online por sistema TuEntrada.com.

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]

Te puede interesar

Close
Close