N° de Edición 7328
Internacionales

Logran un acuerdo casi total de la coalición griega de gobierno para aplicar las medidas de ajuste

TESTESTE

Los tres partidos que conforman la coalición griega de gobierno lograron finalmente un acuerdo casi total sobre las medidas de ajuste que exigen los acreedores europeos para otorgar un segundo rescate financiero y evitar que el país caiga en bancarrota.

«Los presidentes de los partidos se pusieron de acuerdo en todos los temas menos en uno. Eso debe ser conversado con la troika», compuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), informó la oficina del primer ministro Lucas Papademos a través de un comunicado.

Según trascendió de fuentes de los dos partidos grandes, los socialistas y los conservadores, Papademos concluirá las negociaciones en las próximas horas ya que el plazo para informar oficialmente a la «troika» vence mañana jueves, informó la agencia de noticias DPA.

El punto de conflicto son las reducciones de las pensiones, según confirmaron fuentes de los socialistas. «Samarás insistía en que no sean reducidos los suplementos de pensiones, y la troika, en contrapartida, exigía la reducción de las pensiones, lo que no aceptaba Papandréu», informaron fuentes del PASOK al canal MEGA.

También el ultraderechista Karatzaferis mostró «serias reservas» al acuerdo, aunque, tras garantizar que no pondrá en peligro la estabilidad de la coalición, exigió más tiempo y garantías para dar luz verde al acuerdo.

«No puedo tomar en una hora una decisión que condicionará el futuro del pueblo durante 40-50 años», declaró a la prensa.

De las negociaciones, además de Papademos, participaron George Papandreu, del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK); Andonis Samarás, de la conservadora Nueva Democracia (ND); y Giorgos Karatzaferis, del ultraderechista Alerta Popular Ortodoxa (LAOS).

Pocos minutos después del fin de las conversaciones, los representantes de los acreedores llegaron de nuevo a la sede de gobierno, para reunirse con Papademos.

El presidente del eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ya había convocado en horas de la tarde a una reunión extraordinaria de ministros de Economía de la eurozona para mañana a las 18 (13 de Argentina), con el objetivo de discutir el segundo rescate de al menos 130.000 millones de euros.

La convocatoria significaba que los actores estaban cerca del acuerdo, aunque el nuevo ajuste cuente con el rechazo masivo de los griegos que ayer martes manifestaron su descontento en las calles de las principales ciudades y con una huelga general que paralizó al país.

La `troika` exige a Grecia recortes adicionales por valor de alrededor de 3.000 millones de euros, además del despido inmediato de 15.000 empleados públicos -algo que el gobierno ya había aceptado- y de un total de 150.000 hasta 2015.

El programa contemplaría una reducción del salario mínimo de un 22 por ciento a 590 euros y del 32 por ciento para los jóvenes menores de 25 años. El recorte del salario mínimo es una exigencia de la «troika» y un asunto especialmente controvertido en el interior del país, pues de su cuantía dependen otras prestaciones, como el subsidio por desempleo.

La UE había avisado que Grecia está fuera de plazo para aceptar los nuevos recortes y que el acuerdo sobre la quita a la deuda helena y el segundo rescate debía concluirse a tiempo para que Atenas pueda refinanciar 14.500 millones de euros que vencen el 20 de marzo.

Para que se desbloquee el nuevo rescate de 130.000 millones de euros, será necesario a su vez que Atenas complete las negociaciones que mantiene con la banca para que ésta le condone 100.000 millones de euros (el 50% de la deuda helena en manos privadas).

Los acreedores privados han aceptado que los nuevos bonos que se ofrecerán en este canje tengan un interés de alrededor del 3,6%, lo que significa que la quita real se situará alrededor del 70%, informó la agencia de noticias Europa Press.

Además, el Banco Central Europeo aceptó participar en este segundo rescate con los aproximadamente 50.000 millones de euros de bonos griegos que tiene en su balance, según diversas informaciones.

A diferencia de los acreedores privados, el BCE no asumirá pérdidas sino que canjeará los bonos griegos por otros del fondo de rescate, renunciando así a los potenciales beneficios de mantenerlos hasta su vencimiento.

Esta participación del BCE reducirá la deuda helena en otros 11.000 millones de euros y cubrirá así la brecha que habían detectado la UE y el FMI en el segundo rescate por el empeoramiento de la situación económica.

El objetivo de todas estas medidas, según la particular versión de la «troika», es reducir el nivel de deuda de Atenas del 160% actual al 120% del PIB en 2020.

Eurostat reveló hoy que el número de griegos que vive por debajo del umbral de la pobreza relativa superó en 2010 los 3 millones (27,7 % de la población) y, de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), esa cifra se acercará a los 4,5 millones este año, informó el diario El Mundo en su edición digital.

Según un estudio demoscópico hecho público ayer por el canal Skaï, el 79 % de los griegos se opone al acuerdo de su gobierno con la troika.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba