N° de Edición 7274
Internacionales

El Eurogrupo adelanta fondos e impone la intervención a España

TESTESTE

Los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron adelantar a España 30.000 millones de euros del rescate financiero y otorgar al país un año de gracia para cumplir con el objetivo de déficit de la Unión Europea a cambio de más ajuste fiscal, despidos de empleados públicos y supervisión europea, anunciaron autoridades.

Los acuerdos logrados en Bruselas dieron algo de aire a España en los mercados, ya que la prima de riesgo cayó a 549 puntos básicos y la rentabilidad del bono a diez años cerró la jornada en el 6,81%, por debajo pero todavía cerca de la línea roja del 7%, que los expertos consideran zona de rescate.

La Bolsa de Madrid, por su parte, subió por su parte un 0,58%, recuperando el nivel de los 6.700 puntos.

Tras una reunión de nueve horas en Bruselas que culminó esta madrugada, el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Junker, anunció que los socios de la zona euro alcanzaron un “acuerdo político” sobre las condiciones del rescate para España.

En ese sentido, decidieron movilizar antes de final de mes una primera línea de crédito de 30.000 millones de euros que se destinarán a «cubrir las necesidades urgentes del sector bancario español».

De esta forma, el gobierno de Mariano Rajoy dispondrá de inmediato de los fondos para inyectar en las entidades con mayores problemas como Bankia, que tras ser intervenida para evitar su quiebra reveló que necesita 19.000 millones de euros para sanear su balance, plagado de activos tóxicos derivados de la explosión de la burbuja inmobiliaria.

El acuerdo del Eurogrupo quedará plasmado en el memorando de entendimiento del rescate a España, cuya firma se concretará el próximo 20 de julio o una fecha cercana, indicó Junker.

Los socios europeos facilitarán a Madrid hasta 100.000 millones de euros, que serán inyectados a través del ente público FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), bajo rigurosas condiciones no sólo para los bancos que reciban las ayudas sino para el conjunto del sistema financiero español.

Pero además, en paralelo, el gobierno de España «tendrá que cumplir plenamente» con las exigencias marcadas para poner fin al déficit excesivo y con las recomendaciones específicas de la Unión Europea al respecto, como una suba del IVA, la eliminación de la deducción por la compra de vivienda y una rebaja salarial para los empleados públicos, entre otras medidas impopulares que pueden provocar una recesión más profunda.

Además, el gobierno español deberá someterse a una supervisión trimestral por parte de la “troika” de prestamistas internacionales -Bruselas, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- que vigilarán el cumplimiento del programa de rescate a la banca y los “progresos en la consolidación presupuestaria”.

“Una intervención con todas las de la ley, si bien de menor intensidad que la de los tres países rescatados hasta ahora: Grecia, Portugal e Irlanda”, escribió el diario El País en su edición digital.

El presidente del Eurogrupo señaló que el plazo de devolución de los préstamos de los bancos será de hasta 15 años, con una media de 12,5 años, aunque no especificó cuál será el tipo de interés.

Por su parte, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, indicó que España pagará un interés probablemente inferior al 3% ó 4% por la ayuda europea para sanear su sector bancario.

El ministro español calificó de “muy positivo” el acuerdo del Eurogrupo, ya que España disfrutará de un periodo de gracia antes de tener que pagar intereses por la ayuda que rondará los 10 años, al tiempo que negó haber asumido “contrapartidas” o “imposiciones adicionales en materia de política económica.

En la misma línea, el ministro de Economía español señaló que tampoco hubo nuevas imposiciones por el acuerdo de prórroga de un año, hasta 2014, del cumplimiento del objetivo de déficit establecido por el pacto de Estabilidad de la UE del 3%, así como un nuevo techo, del 6,3% para este año.

En tanto, el presidente del Eurogrupo dejó claro que la recapitalización directa de la banca, uno de los acuerdos más importantes alcanzado por el Consejo Europeo de finales de junio, estará disponible para España con carácter retroactivo una vez se cree un supervisor único bancario en la zona euro.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, afirmó que las condiciones del rescate bancario incluyen requisitos individuales para las entidades que reciban ayudas y medidas para reforzar el “marco de regulación y supervisión en España”.

El proceso de recapitalización y reestructuración bancaria, que se realizará en varios pasos, culminará con la “segregación de los activos problemáticos de los bancos que reciban ayuda pública en una compañía externa que los gestionará”, explicó el presidente del grupo de trabajo del Eurogrupo, Thomas Wieser.

Esto supone la creación de los famosos “bancos malos”, cuya creación Rajoy negó en varias ocasiones. En cuanto a las exigencias macroeconómicas, Rehn subrayó que “es esencial que el gobierno español tome las medidas de consolidación fiscal necesaria para cumplir con los nuevos objetivos de déficit”.

El gobierno reconoció que entre las medidas de ajuste que prepara figura una suba del IVA, a pesar de que el propio Mariano Rajoy rechazó frontalmente esta posibilidad en reiteradas ocasiones.

“La suba del IVA es un sablazo de mal gobernante a los ciudadanos que ya están pagando muy duramente la crisis”, dijo Rajoy hace dos años, cuando el ex presidente de gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, acordó subir este tipo impositivo.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba