N° de Edición 7364
Generales

Mientras sólo uno de cada dos argentinos tiene acceso a una cuenta bancaria, en la Argentina hay un celular y medio por persona

TESTESTE

 

Mientras sólo uno de cada dos argentinos tiene acceso a una cuenta bancaria, en la Argentina hay un celular y medio por persona. Es más: tomando en cuenta a los 16 millones de argentinos con menores recursos, sólo uno de cada tres puede acceder a algún servicio financiero básico, mientras que 9 de cada 10 es titular de una línea telefónica celular. Otra forma de mostrarlo es que el porcentaje de bancarizados se reduce al 28% en el caso del 40% de la población de menores ingresos. La paradoja es que si bien la bancarización avanza lento en nuestro país, el grado de penetración que tiene la tecnología es mucho mayor que la financiera, lanzando el interrogante sobre las posibilidades de lograr la inclusión financiera a través de la tecnología.

Los números fueron confirmados por el Banco Mundial en su relevamiento para la inclusión financiera, y muestra niveles muy inferiores a los grados de bancarización que tienen lugar en otros países de América latina, como Brasil o Chile. Por ejemplo en estos dos países, la bancarización se encuentra entre 60 y 70% y, según el Banco Mundial, muestra un fuerte crecimiento en los últimos años gracias a políticas como la cuenta gratuita universal, el cobro de planes sociales a través de tarjetas y la ampliación de sucursales bancarias y cajeros automáticos en regiones con escasa infraestructura financiera.

“La inclusión financiera es una parte fundamental en el camino para lograr un desarrollo sostenido. La falta de facilidades para acceder al servicio financiero afecta especialmente a los sectores más vulnerables, personas o familias que no pueden reunir garantías para asegurar el pago de sus créditos y que, sin embargo, suelen pedir montos pequeños que no producen niveles de rentabilidad aceptable para los bancos”, dijo Raúl Zarif, CEO de Sos Móvil.

“Muchas veces, la falta de conocimiento y la carencia de confianza en los bancos, sumado a los muchos requisitos que le son solicitados, también implican una limitación para que crezca la participación en el sistema financiero formal, agregó.

“El impacto no sólo se manifiesta en la falta de recursos para poner en marcha un emprendimiento o empresa. Es que en términos económicos, la inclusión financiera contribuye a acrecentar el ahorro, fortalece la inversión y el desarrollo del mercado interno y, asegura el crecimiento económico”, dijo Zarif.

La lectura que hacen los especialistas es que se abren oportunidades para la inclusión financiera a partir de los canales que ofrecen las nuevas tecnologías. De alguna forma, éstas permiten reemplazar las transacciones de dinero físico mediante el pago con tarjeta o con dinero móvil mediante una billetera electrónica.

“En la Argentina la penetración tecnológica es mucho mayor a la financiera, ya que según la GSMA, se calcula que hay un celular y medio por persona mientras que el 50% de la población está excluida del sistema financiero formal”, dijo Zarif. Para el especialista, el gran salto que ofrecen las tecnologías móviles se relaciona con la posibilidad de profundizar la bancarización, sobre todo en zonas donde los servicios financieros no llegan.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba