N° de Edición 6960
Generales

Ley de Juicios por Jurados en la provincia de Buenos Aires

Ley de Juicios por Jurados en la provincia de Buenos Aires

En nuestro país ya son varias las provincias que se adhirieron a la implementación de resolución de casos a través de la modalidad de juicios por jurados.

Córdoba fue la primera en el año 2004, seguida por Neuquén en el 2011, Buenos Aires y Chaco en el 2015, y por último Río Negro, cuya ley entró en vigencia en el 2018.

En más grandes aspectos y a nivel internacional, este instituto también se aplica en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Canadá, Australia, España y Puerto Rico entre otros.

Nuestra Constitución Nacional lo ha establecido en su articulado desde 1853 y son destinados para los juicios criminales para casos cuya pena mínima sea de ocho años. En caso de que la pena no alcance los ocho años, el imputado tendrá la elección de solicitar ser juzgado bajo la mirada de estos doce jurados.

Los jurados, quienes recibirán una remuneración por participar del juicio y estar a disposición de la ley, no deben estar involucrados al proceso previo ni deben ser parte del Poder Judicial.

En cuanto a los requisitos es  fundamental que los doce integrantes sean de nacionalidad argentina, o tener cinco años de ejercicio de la ciudadanía, y deben tener entre 21 y 65 años de edad.

Respecto a la selección de los integrantes, se realiza mediante el padrón electoral, deben ser un total de doce, con una parcialidad de género, siendo mitad de sexo masculino y mitad de sexo femenino, sin excepción.

Los juicios deben ser orales y públicos, sólo de esta manera se logra una mayor parcialidad y transparencia en las decisiones judiciales que se adopten.

Requiere también que las investigaciones llevadas por las partes sean aún más extensas y específicas, utilizando un lenguaje simple para que los participantes puedan comprender la realidad de los hechos y todas las explicaciones y presentaciones de pruebas que se  realicen, es decir que se descarta la utilización del lenguaje jurídico entre las partes.

El jurado debe estar presente en toda la audiencia, analizando cada una de las pruebas que las partes tienen para ofrecer.

La deliberación del jurado es secreta y deben alcanzar la unanimidad para decidir por la culpabilidad o inocencia del acusado. En caso de que no logren un acuerdo en un plazo razonable, el juicio se declarará “estancado” teniendo el juez la posibilidad de llamar a la realización de otro.

El jurado solamente decide si el acusado es inocente o es culpable, el monto de la pena será decisión del juez interviniente. En el caso de que el jurado se decida por la inocencia del acusado, esta decisión es irrecurrible.

Por este funcionamiento, es el sistema que más respeta los derechos y garantías que se rigen dentro de un proceso penal. Garantiza un aumento de legitimidad y confianza de la ciudadanía hacia el sistema de justicia, ya que se sienten parte activa y asumen ese cargo con responsabilidad, comprometiéndose con los deberes públicos e interesándose en el funcionamiento de las políticas estatales.

El rol de un jurado, requiere de una responsabilidad pública, ya que la decisión es tomada según la interpretación de doce personas completamente ajenas al proceso judicial y cuya intervención es obligatoria.

Esto último no sólo favorece a que el acusado sea juzgado por sus pares, sino que construye a la democracia de nuestro país.

HUGO LOPEZ CARRIBERO

ABOGADO PENALISTA

PROFESOR UNIVERSITARIO DE DERECHO PENAL

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close