N° de Edición 7122
GBA

Volver a la primera banda

Volver a la primera banda.

Suboficial Principal Músico Marcelo Alejandro Adan de Burzaco, Almirante Brown, Gran Buenos Aires Zona Sur

El Suboficial Principal Marcelo Adan de la Armada Argentina está pronto a retirarse de la Fuerza siendo maestro de la Banda de Música de la Escuela Naval Militar, ubicada en Río Santiago, lugar que fuera su primer destino en la carrera naval hace 30 años atrás.

RÍO SANTIAGO – El Suboficial Principal Marcelo Alejandro Adan ingresó a la Escuela de Suboficiales de la Armada a los 14 años, “el 7 de febrero de 1990, a las 7.30 horas de la mañana”, precisa con exacta memoria y añoranza.

“Entré sabiendo música para ser parte de ese escalafón de la Marina, pero además tenía el deseo de navegar. Era un mundo diferente y desconocido para mí”, introdujo.

Su padre estuvo en el Ejército Argentino de joven y después en la Policía. A su padre y su esposa los tomó por sorpresa la decisión de Marcelo cuando decidió inscribirse en la Armada: “Se pusieron contentos y me apoyaron desde el primer día”, dijo. Afortunadamente, la distancia no significó un problema para ellos ya que vivían en Burzaco, Partido de Almirante Brown, en la Zona Sur del Gran Buenos Aires.

“Mi sueño era navegar y ser músico”, agregó. Pero antes de conocer los mares, su primer destino como Cabo Segundo recién egresado fue la Escuela Naval Militar (ESNM), seguido por el Liceo Naval Militar “Almirante Brown” también ubicado en aquel entonces en el predio de Río Santiago.

Las aguas internacionales le dieron la bienvenida. Llegó el pase a la fragata ARA “Libertad”, donde navegó durante el Viaje de Instrucción de 1997. “Fue una experiencia única, soñada y emotiva, con mucho aprendizaje”, comenzó.

“Tuve la suerte de ser parte de la tripulación de uno de los viajes más largos, que duró nueve meses, y el que más puertos tocó”. En ese entonces no había Banda de Música a bordo: “Sólo había un trompa a la orden. Mi trabajo era rendir honores a las autoridades y hacerlo de la manera más profesionalmente posible. Fue una experiencia bárbara”.

Además de aquel viaje, el destino más alejado de su lugar de nacimiento fue el Área Naval Austral, en Ushuaia, Tierra del Fuego. “Mi familia –esposa y cinco hijos– siempre me apoyaron incondicionalmente y me acompañaron durante mis años en el sur”.

De nuevo en Buenos Aires, se instruyó para ser el maestro de la Banda de Música de la Escuela Naval Militar. Volvió a su primer destino, muchos años después y con nuevas experiencias y anécdotas. “Este fue mi primer destino cuando salí de ser aspirante en la Escuela de Suboficiales. Y estar nuevamente acá, como maestro, es un sueño que no puedo creer”.

Para Marcelo, “hay mucho personal moderno en la ESNM, chicos jóvenes que les gusta y se interesan por la carrera naval. En la Banda de Música trabajamos a destiempo en comparación con el resto del personal, pero ellos están entusiasmados en aprender y en embarcar. Las navegaciones les dan un gran incentivo”.

Luego, reflexionó: “Yo voy a seguir disfrutando y viviendo el tramo final de mi carrera al ciento por cien, y creo que voy a seguir estando en este destino unos años más. Cualquier lugar me parece bien mientras sea en una banda haciendo música. Eso es lo mejor que me puede pasar”, destacó el marino, quien transita los últimos años en su carrera.

El Suboficial Principal Marcelo Adan supo combinar el amor que sentía de niño por el arte de la música, con una vida en el mar. “La Armada Argentina es parte de mi vida. Yo siento continuamente que es parte de mi ser, de lo que soy y de lo que voy a seguir siendo”, concluyó el marino burzaquense.

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba