N° de Edición 6870
GBA

Sector en crisis: los pequeños productores al borde de desaparecer

Sector en crisis: los pequeños productores al borde de desaparecer.

El último Censo Nacional Agropecuario arrojó que se perdieron cerca de 40 mil productores en la Argentina. Agrupados en la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), hoy buscan alternativas para sobrevivir.

Los pequeños productores del país necesitan con urgencia que se apliquen políticas públicas que los atienda y Diario NCO habló con Lucas Tedesco, miembro de la UTT y quien, como productor, vivió en carne propia las consecuencias de un Gobierno que desoye a las mayorías en beneficio de las grandes y minoritarias multinacionales.

Dentro de la Unión de Trabajadores de la Tierra hay 16 mil las familias productoras que la integran tienen distintas bases en 15 provincias del país y, desde hace cuatro años, realizan verdurazos y feriazos, pero que hoy deciden hablar de alimentazo debido a que cada vez son más diversos los sectores que la componen.

“El Gobierno nunca oyó al sector de los pequeños productores que somos los que producimos el alimento y, en ese sentido, las últimas medidas que ha tomado este Gobierno, en este contexto de crisis, no nos tomó en cuenta”, señaló Tedesco.

Asimismo, refiriéndose a las convocatorias, agregó: “Está claro que tratan de apagar el fuego con un vaso de agua y eso no le alcanza al pueblo. Nosotros como productores somos parte de ese pueblo y nos parecía, de manera pacífica, poder manifestarnos y que los vecinos y las vecinas puedan llevarse a precios populares el alimento que nosotros producimos”.

De este modo, los distintos alimentazos que llevan adelante no solo significan una manera de protesta, sino que se deben entender como acciones solidarias que permiten que las personas adquieran productos baratos y de calidad que, en otros circuitos de comercialización, estarían pagando mucho más.

¿Cómo trabaja la UTT?

Esta organización independiente nuclea a todas las familias productoras del país que hoy están sufriendo las consecuencias de un modelo agroindustrial con el que no pueden competir en el mercado y que, por eso, tuvieron que abandonar su propia producción.

Desde la UTT lo que se intenta es abrir o generar nuevos caminos que permita que sigan subsistiendo a través de un circuito de comercialización en el que, con dificultad, han tenido destacados logros.

Tal como contó, Tedesco, “el área de comercialización lo venimos desarrollando con mucha dificultad porque nos estamos enfrentando a un monstruo concentrador de alimento que son los supermercados, el Mercado Central y todos los intermediarios que son flotas y flotas de camiones que recorren toda la Argentina y le pagan al pequeño productor dos monedas para poder tener mayor margen de ganancia”.

En este sentido, el productor señaló que este circuito de comercialización busca, de alguna manera, “ser una alternativa” y romper con esta cadena de intermediarios para que el producto llegue directamente al consumidor a precios razonables.

Por tal motivo, entusiasmado, Tedesco indicó que “en estos últimos cuatro, años con esfuerzo y mucha creatividad, pudimos inaugurar ocho almacenes, estamos por abrir un supermercado de la agricultura familiar en La Plata”.

Sin embargo, en el municipio de Lanús surgieron algunos inconvenientes y el intendente de dicha localidad “pone muchas trabas para poder abrir el primer mayorista de producción agroecológica en Argentina”.

No bajar los brazos

Está claro, nuestros pequeños productores no comparten este modelo de producción y trabajan constantemente en una alternativa que beneficie a los más desprotegidos porque detrás de ellos están también las familias y el trabajo comprometido.

En un contexto en el que han perdido su fuente laboral al dejar de producir por el encarecimiento de los insumos, porque no pudieron competir en el mercado, porque la importación indiscriminada los fue desplazando gracias a que el Gobierno Nacional habilitó todos esos escenarios, Tedesco señaló que lo que han perdido, también, es la dignidad.

Por eso, desde la UTT, ajena a cualquier ideología política y que viene trabajando fuertemente de manera articulada con otros sectores, cada apertura de un nuevo almacén, un primer supermercado o el primer mayorista es devolver la dignidad a todas esas familias que la sintieron perdida.

El motor que los impulsa es buscar alternativas para que el sector de los productores de alimentos no desaparezca ya que son ellos quienes garantizan el 60 por ciento de productos básicos en la mesa familiar.

Ese segundo camino es eliminar los intermediarios para que el precio sea justo para los dos principales protagonistas de este intercambio.

“El productor y el consumidor estamos en la misma situación, no somos generadores de precios y estamos a la merced de esos intermediarios que tratan de pagarte lo menos posible por lo que uno produce para tener mayores ganancias ellos”, denunció.

Una experiencia propia

Lucas Tedesco junto con su familia, dedicaban su trabajo a la producción de carne de lechón. En palabras suyas, antes del Gobierno de Cambiemos, con las ventas en Navidad y Año Nuevo, “vivían seis meses”.

“Desde que este Gobierno asume y quita las retenciones al maíz y la soja, que son el alimento fundamental del chancho, nos aumentó exponencialmente el precio, en el 2014 pagábamos 80 centavos el kilo de maíz en bolsa y hoy está ocho pesos el kilo”, relató.

Señaló así que, esa diferencia en el precio no se trasladó al valor de la carne significando pérdidas para el negocio familiar, pero, además, en tiempos donde la gente comenzó a cambiar los hábitos por los conocidos motivos económicos, la venta cayó abruptamente para los Tedesco.

“Una familia ya no se come un lechón el fin de semana, si comen carne, van a comprar una pequeña porción en la carnicería y quienes vendíamos directamente lo que producíamos nos vimos tremendamente perjudicados.

Ya nadie venía a comprar y lo que hicimos con mi familia fue vender todas las madres, todos los chanchos hace ya dos años porque nos generaba más un gasto que ganancias y nos quedamos con las instalaciones”, relató.

Como uno de los tantos productores que tuvo que verse obligado a cerrar e negocio familiar, Tedesco se dedica de lleno a la UTT con la distribución de verduras y frutas para la organización.

“Vamos coordinando trabajo entre nosotros mismos y soy parte, también, de ese esquema alternativo que estamos construyendo que por suerte hoy nos da trabajo a muchos compañeros y compañeras”, destacó.

Fuente de imagen: UTT Unión de Trabajadores de la Tierra

 

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close