N° de Edición 7485
GBA

Reclaman la modificación de las leyes de tránsito

TESTESTE

A 3 años de la picada mortal, reclaman la modificación de las leyes de tránsito

A 3 años de la picada mortal, reclaman la modificación de las leyes de tránsito
Reclaman

A tres años de la tragedia provocada por una picada en Haedo, la madre de Lautaro, una de las víctimas, sostuvo que “es una vergüenza que muchos asesinos al volante sigan libres”. Pintarán una estrella donde ocurrió el hecho.

A tres años de la muerte de Lautaro Juárez (16), víctima de una picada mortal en la localidad de Haedo, su madre, vecina de Ituzaingó, reclamó un cambio de las leyes de tránsito, para evitar que se repitan hechos como el que afectó a su familia.

María Angélica Guaraz sostuvo: “Con estas tragedias uno aprende mucho. Hasta que no cambiemos las leyes, estos asesinos van a seguir matando. Es una vergüenza que muchos asesinos al volante sigan libres. Va a ser muy shockeante volver al lugar del hecho, va a ser la primera vez que haga una jornada ahí al cumplirse tres años de la ausencia de mi hijo”.

Justamente familiares y amigos del menor se encuentran convocando a la comunidad a participar de una jornada de concientización vial que se realizaba ayer en la avenida Rivadavia y Maipú de Haedo, donde se pintará un estrella amarilla en honor a la memoria del joven.

“Mucha tristeza”

“Va ser un día de mucha tristeza, muy doloroso, para mí y para mi familia, pero a la vez quiero que la gente sepa que ahí murieron dos personas y que se tome consciencia qué puede suceder al subirse a un coche a manejar alcoholizado o drogado, o jugar una picada aunque no se tome alcohol. Un auto es un arma que puede producir muertes. Queremos que los demás tengan respeto por la vida”, expresó al Suplemento El Noroeste, María Angélica Guaraz, mamá de Lautaro.

Durante la jornada de concientización, se procederá a pintar en el lugar de la tragedia una estrella amarilla, símbolo de las muertes provocadas por hechos de tránsito.

Lautaro Juárez y su primo Manuel Lastra murieron el 5 de abril de 2015 como consecuencia de las heridas que recibieron tras ser atropellados por Diego Cuevas, cuando volvían de bailar.

Según señalaron las pericias, Cuevas se trasladaba a 127 kilómetros por hora en su Nissan Tiida por avenida Rivadavia, desde Ramos Mejía en dirección a Haedo. La tragedia ocurrió en la intersección de Rivadavia y Maipú.

Fuentes policiales determinaron que el conductor participaba de una picada callejera con un Volkswagen Bora negro que nunca apareció.

Además de matar a Lautaro y a Manuel, Cuevas embistió y causó heridas a otras seis personas que caminaban por Rivadavia: Adrián Welsch (24), Orlando Rodríguez (18), los hermanos Daiana (22) y Cristian Vergara (28), Lautaro Cavs (17) y Esteban Vergara (17), primo de Daiana y Cristian.

Por el hecho, el victimario fue condenado a 9 años de prisión en un fallo dividido por el Tribunal Oral 6 de Morón. En tanto, la Cámara Penal dispuso que Cuevas permanezca en prisión domiciliaria hasta que la condena quede firme.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba