N° de Edición 7358
GBA

El Reloj, la banda pionera del hard-rock en Argentina se presenta este sábado 11 de agosto en Ramos Mejía

TESTESTE
El Reloj, la banda pionera del hard-rock en Argentina se presenta este sábado 11 de agosto en Ramos Mejía

Para entender sin fisuras la historia de El Reloj, hay que ver la película Alguien más en quien confiar. Son tantas las idas y venidas, las vueltas y partidas, los encuentros y desencuentros de todos los integrantes que por ella fueron pasando, que nada mejor que ver ese emotivo documento llevado a cabo por Matías Louyo y Gabriel Patrono donde muestran el recorrido y la mística de la banda que desde el oeste del conurbano bonaerense fue vanguardia absoluta.

Por María Maratea
Para Diario NCO
Fotos: ALE MAGO

La banda volvió. Con los fundadores Eduardo Frezza y Osvaldo Zabala, acompañados ahora por Richard Arena en teclados y Junnior Sic Faraón en batería, y para hacer el reencuentro más emocionante, acaban de sacar un disco grabado en vivo en el teatro Roma de Avellaneda con temas de los discos El Reloj (1975) y El Reloj II (1976), que presentarán el 28 de septiembre en Capital, más otras novedades que se anuncian a diario en su Fan Page «El Reloj 2018».

Cómo llegaron a la banda, qué les fue pasando a lo largo de estos años, cómo se conocieron, cómo se encuentran hoy, qué significa volver a estar presentes con un público que los adora aún más, son algunas de las preguntas que responden aquí, tres de sus integrantes: Osvaldo Zabala, Eduardo Frezza y Richard Arena.

Osvaldo Zabala – guitarra

Cuando vi a El Reloj estrenando el órgano Hammond no podía creer como sonaba, los escuché y explotó todo. Yo venía de tocar con mi banda Perro Salado y pensé que algún día, capaz, podía tocar en El Reloj. Tenía veinte años con toda la polenta y ganas de tocar y salir a romper cosas, en el buen sentido. Y se dio. Fue al poco tiempo, cuando El Reloj se quedó sin guitarrista que un amigo en común, Litte Graziano- hoy nuestro productor ejecutivo y manager- me llamó y me dijo que Luis Valenti (entonces el tecladista) quería verme. Cuando nos juntamos y escuché que quería que yo formara parte me puse loco de contento, tocaba el cielo con las manos. Ellos ya tenían un disco grabado, yo entré a partir del segundo y no paramos. Seguimos un camino muy nutrido de shows, grabaciones, eventos, giras, se vendían discos, tocábamos en lugares importantes del centro, hasta hicimos dos Luna Park. Yo estaba feliz. Pero en el 77 la banda se disolvió. Con mi experiencia empecé a trabajar como sesionista, hacia gabaciones, me llamaban, nunca paré. Después de catorce o quince años volvimos a juntarnos y grabamos Santos y Verdugos en El Cielito Record con Piero Carpin como productor discográfico, pero todo duró muy poco porque Willy Gardi (guitarrista) tuvo un accidente fatal en el cuál fallece. Fue un golpe muy duro para todos.

Al tiempo fui convocado por Juan Espósito (baterista) y el Vikingo Martínez (voz) -quien ya habia pasado por la banda-, para armarla de nuevo. Frezza no estaba, se había alejado. Eramos ellos dos, Oscar Pérez Lozano en bajo, Pablo Marciello en teclados y yo, ahí grabamos el disco Hombres de hoy. Después entró Gustavo Cipriano y grabamos Mercado de almas. Fue una etapa diferente tirando más al heavy metal, un poco alejada de lo que era el rock sinfónico de la primera época, fue mutando la banda como los integrantes. Al tiempo mi vida musical tuvo otro parate hasta que el año pasado me llamó Eduardo Frezza después de no vernos por más de veinte años. Nos sentamos en un café, charlamos, recordamos lo que habíamos vivido y nos propusimos volver a tocar juntos. Él ya tenía a los otros músicos: Richard Arena en teclados y Junnior Sic en batería. No había demasiado que hablar, lo que salia era la música de El Reloj.

Hoy seguimos en el camino, abocados a una etapa recordatoria de la primera época, agiornamos temas viejos o sea, las mismas versiones pero con sonido renovado, con equipos que representan la modernidad a comparación, y planeamos componer nuevo material para, si Dios quiere, llegar a grabar otros discos. Yo estoy muy contento. A través de los años, toda la experiencia que pude adquirir me ha servido mucho en lo personal para madurar tanto humana como musicalmente. Entendi cosas que cuando era joven no entendía. Hoy estoy totalmente dedicado a estudiar mi instrumento, mi sonido. Y progresar como ser humano que es el objetivo de cada persona.

El Reloj, la banda pionera del hard-rock en Argentina se presenta este sábado 11 de agosto en Ramos Mejía

Eduardo Frezza – voz y bajo

Frente al tiempo transcurrido y todo lo que sucedió desde que comencé allá en Rosario hasta el día de hoy, fue todo un aprendizaje, un cúmulo de experiencias maravilloso que te hace crecer como persona. Uno trae esa rebeldía a principio de la juventud y quiere lo contrario de todo lo que pasa alrededor, pero resutla que después, con el tiempo, empezás a hilar mas fino y te encontrás con un aprendizaje maravilloso que te dejan los amigos, el público, la experiencia musical, la creatividad, todo lo que representa la música en sí misma que es una pasión. Y yo desde chico tuve esa pasión, desde que aparecieron Los Beatles. Fue un explosivo interior, hasta el día de hoy donde reconozco que, si bien hubo experiencias aparentemente negativas, también está bueno, porque uno las supera. Encontrarse hoy en día con que se hiciera un círculo maravilloso frente a que nos están considerando, cuando en su momento la banda no fue tan considerda por los medios. Ahora le están dando el lugar que se merece, a partir de que se hizo ese documental hubo mucho reconocimiento del público. Una cosa que a mí me impactó frente a todo esto es que vienen a vernos los padres con los hijos, la cosa continúa. Eso me da más impulso para seguir adelante más allá de los problemas individuales que podemos tener. Siempre hay que estar superando algo y eso es un reto de por vida, hasta el final de los tiempos de cada uno. Si en ese camino dejamos una estela natural -porque no es que uno la anduvo buscando- esa estela la puede seguir cualquiera que tenga ganas de continuar lo que nosotros venimos haciendo desde un principio que es jugarnos por la calidad musical, por la música bien tocada y por las melodias que uno puede llegar a traer. No reniego para nada de todo lo que pasó, desde que salí de Rosario cuando tenía diecisiete años hasta el día de hoy que estoy por cumplir sesenta y siete, fue una experiencia maravillosa.Y religiosa. Porque todo comenzó allá. En Rosario teníamos mucha movida antes de venir. Todo salió de allá, cuando llegamos acá se siguió formando lo que vino después.

Estaría bueno que con Zabala podamos lograr crear una música todavía más para disfrute, más especial. Si Zabala cuando agarra la guitarra tiene una galera en la mano, como decía el tano Claudio Marciello (guitarrista) -quien también formó parte de la banda-, Zabala saca de la galera cualquier riff. Y es verdad, el tipo tiene un sentimiento que yo no encontré en otros músicos, esas alturas que pone en la guitarrra que son melodías que le salen en el momento y está cubriendo el lado que falta que es el de Willy, porque ellos dos, cuando tocaban juntos tenían una compaginación, se llevaban tan bien…  Zabala era como una aspiradora para Willy, éste le pasaba los arreglos y el otro los tocaba exacto como él quería y salían arreglos a contrapunto que eran impresionantes, y ahora él lo está haciendo solo, eso es maravilloso de parte de un músico, poder lograr así, la falta de un amigo, un amigo de verdad y para mí también lo fue. Con Willy pasabamos momentos especiales, de alta frecuencia, se lograba tal conciencia musical que podíamos traer música de no sé dónde, de una parte del universo que no es joda. Cuando lo hacés sinceramente lográs lo que buscás, que se haga una cosa, casi se podría decir eterna, que continúa en el tiempo, que trasciende. Que la juventud de ahora pueda lograr visualizar y ver que en los ’70 había una banda que arrancaba con un camino muy largo. Estamos en el año 2018, decían que el mundo se iba a terminar en el 2000 y todavía estamos haciedno música. Eso nos da juventud y nos da alegría. Como dice la canción: El Reloj jamás podrá parar.

 

Richard Arena – teclados

El Reloj, la banda pionera del hard-rock en Argentina se presenta este sábado 11 de agosto en Ramos Mejía

Empecé a estudiar piano desde la escuela primaria, clásico, para concertista.  Rendí libre en el conservatorio Clementi, me preparé con una profesora de barrio. Casi inmediatamente, en paralelo, fue mi despertar al rock y todo lo demás. Lo primero que escuché que me destelló en la cabeza, que me la rompió, fue Elvis  Presley, y Emerson Lake & Palmer, Deep Purple, Led Zeppelin, todos los pesos pesados de los ’70. Para mí fue algo increíble, porque imaginate que de Bethoven, Bach, Chopin, Mozart, Scarlatti  pasar a Emerson, Jon Lord,  Rick Wakeman y a un montón de otros tecladistas…sí, fue increíble. A nivel nacional lo primero que escuché fue El Reloj, Aquelarre, Alas, Crucis, pero el hilo principal fue El Reloj con Luis Alberto Valenti en teclados. Si bien toqué con un montón de músicos de lo que es el llamado rock nacional tengo un selecto grupo de tecladistas a los que admiro y si bien soy un eterno alumno de Hugo Gonzalez Neira de Aquelarre -de hecho  toqué con él los últimos shows en La Perla- también lo son Valenti, Anibal Kerpel, Charly García -con quien también toqué en el Roxy-, Gustavo Moretto y seguramente me olvido de alguno. Pero para mí, después de tanto tiempo, pertenecer a una de las bandas principales que considero que me educaron, es un privilegio absoluto, estar, por decirlo de alguna manera, en las botas de Luis Alberto Valenti para mí es altamente meritorio y es un placer enorme porque gozaba de mi absoluta admiración. Todo gracias a Locomotora Espósito, compañero y amigo, que me incorporó a la familia de El Reloj después de que falleció Valenti.

Formar parte en esta nueva etapa para mí es un regalo, es un don, es un bonus track de la vida, uno no podría pedir más. Lo que me pasa con El Reloj  es como con el resto de las otras  bandas que nombraba, que si hubiesen pertenecido o nacido en algún suburbio de Inglaterra o mismo en Estados Unidos, creo que hubiese variado lo que es el contenido y la dirección de lo que es la historia musical en sí, porque de eso depende un montón de cosas. No hay que ser el mejor tecladista o la mejor banda o lo que sea, simplemente que eso también tiene que estar acompañado por una camaradería extra que incluye el negocio, el dinero, las conexiones, la llegada, la publicación, muy a pesar del arte pero que contribuye a que la banda se proyecte de una u otra manera, o que el proyecto llegue. Estoy diciendo puntualmete que esas bandas allá, hubieran estado a la altura de las circunstancias porque los integrantes estaban altamente capacitados.

Los ’70 fueron una época marcada a fuego que sirvió como cimiento para lo que vino después. Ahora escucho cosas actuales y de los ’70 como siempre lo he hecho, pero también me estoy yendo más para la década del ’60 que también tuvo su auge. Creo que los ’50, ’60 y ’70 tuvieron su personalidad, esas tres principalemtne. Estoy muy influenciado por esa época, se nota en lo que toco con el trío (RAIII-Richard Arena Trío)

La primera vez que vi a El Reloj estaban Alberto Ceriotti (bajo), Luis Valenti y Locomotora Espósito, fue  en el teatro Flores a fines del ’88 o del ’89. Casi para la misma época con un par de amigos, en un show en Rouge donde tocaba  Jaff, mencionó a dos integrantes de El Reloj que estaban entre el público: Luis Valenti y Willy Gardi. Los conocí a los dos el mismo día y pude hablar con ellos. ¿Que cuántos años tenía cuando los ví tocar por primera vez?  No recuerdo, tenía un par de añitos menos y un par menos de canas también. Fue en el 88, 89, tengo cincuenta y dos, sacá la cuenta.

El Reloj, la banda pionera del hard-rock en Argentina se presenta este sábado 11 de agosto en Ramos Mejía

PRÓXIMAS FECHAS

-Sábado 11 de agosto: La Bestia Bar. Soler 14. Ramos Mejía.

Anticipadas en Locuras Morón, Rivadavia 18050.

En puerta, desde las 21.

-Viernes 28 de septiembre Presentación del disco El Reloj En Vivo

Casa Rock Palermo- Juan B. Justo 1477- CABA

-Sábado 6 de octubre

El Refugio de Banfield – Maipu 540 – Banfield

 

Video:

 

Toda la info actualizada en la Fan Page «El Reloj 2018»

https://www.facebook.com/elreloj2018/

Alguien más en quién confiar- Cronología de El Reloj-

https://www.facebook.com/peliculaelreloj/

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba