Número de edición 7717
GBA

Desarrollotecnoartístico: Presentación de Alfa, el bandoneón 2.0

Desarrollotecnoartístico: Presentación de Alfa, el bandoneón 2.0

La versión electrónica del instrumento resultó del trabajo conjunto entre músicos, docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes.

En los últimos años, el avance de la era digital dio lugar a la implementación y la combinación de las nuevas tecnologías con diversas actividades y desarrollo de múltiples proyectos.

En este contexto, el uso de estos recursos tecnológicos también contribuyó al establecimiento de innovaciones y redefinición de las formas de desarrollo de diferentes actividades.

En ese sentido y vinculado a la información a que tuvo la posibilidad de acceder Diario NCO, un equipo de especialistas de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) presentó el nuevo bandonéon 2.0.

Desarrollo del proyecto

En cuanto a los comienzos de la iniciativa, el documento consultado por este medio recordó que «en 2018, un equipo de músicos, docentes e investigadores de diferentes áreas de la Universidad Nacional de Quilmes iniciaron un proyecto para desarrollar bandoneones electrónicos, a los que bautizaron Alfa».

A su vez y respecto de los recursos que se utilizaron para su desarrollo y el objetivo que atravesó el proyecto, el informe explicó: «A través del uso de herramientas de producción modernas como la impresión 3D, buscan crear instrumentos más económicos que faciliten la accesibilidad y puedan ayudar a revitalizar su uso».

«Además, la idea tiene otras aristas como el uso de herramienta pedagógica para el aprendizaje, la preservación del patrimonio cultural y la producción de conocimiento científico e histórico», añadieron desde la Casa de Altos Estudios.

Símbolo de identidad

Por otra parte, y ligado a la historia del instrumento, el escrito difundido señaló y destacó que «pese a que viene de Alemania, el bandoneón es muy importante en Argentina y representa un pedazo de cultura nacional como fiel exponente del tango».

«Sin embargo, no se fabrica de forma masiva: los nuevos son caros y hay pocos luthiers que los hacen. Los más antiguos, por su parte, también tienen precios inaccesibles. De esta manera, se necesitan más de dos mil dólares para comprar uno», expuso el reporte.

En esta línea, el informe elaborado por la UNQ planteó una comparación entre ambas versiones del instrumento y manifestó: «Un bandoneón acústico tradicional es como una armónica enorme con teclas».

A su vez, el material citado explicó que «el bandoneón tradicional produce su sonido cuando el aire empujado por el fuelle hace vibrar a unas pequeñas láminas de metal llamadas lengüetas. Este sistema es muy caro de construir y bastante complejo de mantener».

Mientras tanto y en relación a la versión 2.0 del instrumento el documento precisó: «Por fuera, Alfa se parece mucho al clásico (las mismas teclas, fuelle y las correas), pero por dentro es un instrumento completamente electrónico».

En ese sentido, el reporte agregó y subrayó que el bandonéon Alfa «aunque tiene múltiples ventajas, la principal es el costo de los componentes electrónicos, los cuales abaratan el precio del bandoneón».

Equipo de trabajo y desarrollo

Por otro lado, cabe mencionar que el Bandoneón 2.0 «es un proyecto dirigido por Juan Ramos, donde también participan Esteban Calcagno, Pablo Riera, Ramiro Vergara, Joaquín Rizza y Paulina Becerra».

En cuanto a la puesta en marcha del desarrollo del instrumento electrónico, desde la institución académica explicaron que «en 2018, la idea recibió el apoyo de la Universidad Nacional de Quilmes a través de becas y subsidios de diferentes áreas».

«Durante los últimos años, el equipo de investigación realiza una serie de estudios acústicos en bandoneones tradicionales para descifrar más detalles del instrumento. A partir de esos aprendizajes, elaboran el diseño de un nuevo bandoneón electrónico, que por ahora se llama Astor», detalló el documento consultado.

En ese sentido y para concluir, el licenciado en Música y Tecnología, docente de la UNQ y director del proyecto, Juan Ramos, sostuvo en el escrito que «uno de los mayores desafíos es obtener mayores fuentes de financiamiento y recursos humanos para el proyecto»

 Fuente fotografía: agencia.unq.edu.ar

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba