Número de edición 7681
GBA

Crimen del programador: otra víctima de la inseguridad

Crimen del programador: otra víctima de la inseguridad

El sospechoso del crimen, quién fue detenido en el lugar, entró a la casa a robar, ahorcó al dueño con un cable y lo tiró a la pileta.

Por ROCÍO VIVEROS

Rocioviveros14@gmail.com

El crimen que tuvo como víctima a Federico Sáenz, de 41 años, sucedió en Boulogne, partido de San Isidro, el domingo al mediodía cuando el ladrón, quien fue detenido en el lugar, ingresó a la vivienda donde se encontraba Sáenz con su esposa y sobrinas menores de edad.

Todo comenzó mientras María Laura Martínez, cónyuge de la víctima, lavaba el auto en el patio delantero de su casa, ocasión que el asaltante, identificado como Mauricio Nahuel Fernández, de 30 años, aprovechó para entrar a la casa saltando las rejas.

Luego de agredirla y amenazarla, le quitó las llaves e ingresó a la propiedad, no sin antes dejar afuera a la viuda, quién salió en busca de ayuda para luego volver a su hogar, donde pudo observar que su pareja se encontraba atado mientras pedía auxilio.

Cuando llegaron los efectivos policiales, fueron guiados por la propia mujer hacia el lugar e ingresaron por la puerta trasera de la vivienda, fue en la cocina donde los policías encontraron al sospechoso armado con una cuchilla que había tomado de ahí mismo.

Luego de reducir y detener al atacante, rescataron a las niñas que se encontraban encerradas en una de las habitaciones, para luego hallar a Sáenz inconsciente dentro de la pileta que ellos tenían en su jardín, sin embargo, en las pericias realizadas este lunes, se determinó que la causa de la muerte no fue por ahogamiento, sino por estrangulamiento por lazo.

Sáenz, quién era programador y trabajaba en una empresa extranjera que desarrolla aplicaciones y juegos para celulares, fue encontrado en el fondo de la piscina con las manos desatadas y con un cable rodeándole el cuello, falleció luego de que le realizaran, sin éxito, las maniobras de reanimación.

Un vecino de la víctima afirmó que, al lugar del hecho, “entró a robar un tipo muy drogado y no está claro si Fede murió o por un infarto, o si se cayó a la pileta” en relación a lo sucedido en la casa ubicada en la calle Agudo al 1200, perteneciente al partido de San Isidro.

Mauricio Fernández, quien fue detenido por los efectivos en el lugar del hecho, será indagado por la fiscal de la causa, María Paula Hertrig, quien es titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Boulogne, que lo imputaría por los delitos de “tentativa de robo y homicidio agravado por criminis causa”.

Esta caratula tiene lugar en los casos en los que se comete un homicidio para así ocultar otro crimen y obtener salir de libre de culpa, sin embargo, esta no es la única causa que Fernández tiene en sus antecedentes, sino que además cuenta con una causa por robo calificado en 2011, en el 2016 se le inició otra por una moto con pedido de secuestro, mientras que la última, en el 2018, fue por encubrimiento agravado.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba