N° de Edición 6713
Fototitulares

Violencia Obstétrica: una nueva denuncia contra el Hospital Municipal de Morón

Violencia Obstétrica
Violencia Obstétrica:una nueva denuncia contra el Hospital Municipal de Morón

Diario NCO charló en exclusivo con Celeste Cornejo, una nueva denunciante que afirma mala praxis en la institución de salud.

Cornejo tiene 36 años y estaba embarazada de 32 semanas cuando ingresó al hospital con dolores y contracciones. La medicaron por una supuesta infección urinaria y le explicaban que tenia que hacer reposo en su casa, pero con el paso de los días los dolores empeoraron y comenzó la pesadilla.

“Lamentablemente hicieron abandono de persona y debido a eso falleció mi hijo”, estas fueron las primeras palabras de la mujer oriunda de Morón en “Haciendo Radio”, programa de Diario NCO que se emite lunes, miércoles y viernes de 13 a 15 por AM 850.

Celeste Cornejo estaba cursando la semana 32 de embarazo, cuando el día 9 de julio comenzó con muchos dolores en su panza, por lo cual decidió recurrir al Hospital Municipal de Morón, lugar donde se atendía su embarazo con normalidad. Al llegar al lugar, le hicieron análisis para descartar infección urinaria, le dieron una medicación para ponerle un freno a aquellos dolores y le aconsejaron que haga reposo.

Al día siguiente, las molestias eran cada vez más fuertes y mas dolorosas, lo que hicieron que Cornejo regrese al hospital para saber que estaba pasando. “Mamá, ¿otra vez acá?”, le preguntaron los profesionales y ella respondió que los dolores habían aumentado pese a lo recetado el día anterior

Me enviaron a mi casa de nuevo

“Me hicieron un análisis de orina y me dijeron que tenía infección urinaria. Me hicieron un monitoreo y mi bebé estaba bien, yo sentía sus latidos. Ahí me dieron una medicación y me enviaron a mi casa de nuevo. En mi hogar yo hacía todo lo que ellos me decían: reposo y mucho líquido”, declaró Cornejo en diálogo exclusivo con Diario NCO.

Las horas pasaban y los músculos de la mujer hacían cada vez más fuerza intentando aguantar el dolor como le habían dicho los médicos. Cornejo tenía fecha de parto para el 30 de agosto por eso debía hacer reposo y soportar el dolor lo más que pueda porque faltaba para que su bebe Benicio nazca.

Violencia Obstétrica
Violencia Obstétrica:una nueva denuncia contra el Hospital Municipal de Morón

Según el relato de la mujer, al día siguiente, ella regresó al hospital con más dolores pero otra vez volvieron a decirle que vaya a su casa hacer reposo. El viernes, con el dolor a flor de piel ingresó a la guardia del Hospital municipal de Morón. La pregunta que le hicieron el resto de los días, no la omitieron en esta ocasión y volvieron a decir: “¿Otra vez acá, mamá? Lo que tenés es infección urinaria, tenés que aguantar”.

“Me hicieron monitoreo y mi bebé se escuchaba, tenía el cuello del útero cerrado y no tenía dilatación. Era atendía por residentes porque los jefes de guardia casi nunca estaban. Me volvieron a mandar a mi casa a pesar de que yo lloraba y decía que no daba más del dolor”, confesó.

El reloj marcaba las 19.00 cuando Celeste Cornejo sintió un dolor anormal, fuerte y el desprendimiento de algo en su cuerpo. Fue al baño y se encontró con pérdidas de sangre y decidió ir con su marido y su mamá de urgencia al hospital.

“Cuando llegué la médica me dijo “A ver, acóstate ahí” y luego de media hora vino el médico de guardia, me hizo tacto y me dijo que tenía pérdidas pero no hemorragia. Me hicieron un monitoreo y el cuello del útero estaba cerrado y mi bebé estaba bien, se escuchaban los latidos. Pero los médicos me dijeron que iba a quedar internada por control porque mi bebé era chiquito”, reveló.

A la mujer la trasladaron a una habitación, que según su relato, no era de maternidad ni preparto. “Era un desastre”, fueron las palabras con las que Cornejo eligió clasificar la habitación donde tuvo que estar internada ese mismo viernes por la noche. Controles esporádicos, mal trato, abandono de persona y mala praxis es lo que sucedió desde entonces según la mujer.

“Venía la enfermera a cada rato y yo tenía la boca muy pastosa. Le pedí agua y me dio de la canilla teniendo los bidones al lado de ella, también le pregunté si podía venir cada 15 minutos a darme agua porque tenia todo muy empastado y ella me dijo que si, pero que trate de dormir. A todo esto, no me hicieron ninguna ecografía y mi marido no sabía que estaba pasando, solo que quedaba internada por control”, continuó.

El último monitoreo que le hicieron a la mujer fue cerca de la 1.00 donde el corazón de su bebé se escuchaba pero los dolores seguían. “Alrededor de las seis de la mañana, llegó la misma doctora con la cara hinchada de haber dormido, me hace el monitoreo y empezó a desesperarse porque los latidos del bebé no se escuchaban”, expresó.

En la misma línea, Cornejo relató que en ese momento le dijeron que iba a ser trasladada a sala de parto y le pedían que se mueva. “Mientras me llevaban, una enfermera me sacaba la ropa, otra me preguntaba como se iba a llamar mi bebé y otra me hacía firmar papeles, me intentaron dar la epidural siete veces y recién en la séptima vez pudieron pincharme”, confesó.

“El anestesiólogo me preguntaba si estaba bien y yo le decía que estaba nerviosa, que quería ver a mi bebé, y él me decía que me quede tranquila, que mi bebé ya estaba por salir y que algunos lloraban y otros no. También estaba el jefe de piso, que en toda la noche no apareció, apareció en el momento de la cesárea”, manifestó Cornejo.

Violencia Obstétrica
Violencia Obstétrica:una nueva denuncia contra el Hospital Municipal de Morón

“A los diez minutos se acerca el jefe de piso y me contó que mi bebé falleció porque se desprendió la placenta y él se quedó sin oxígeno. Yo no sabía si estaba soñando o no, pero le pregunté por qué no me hizo la cesárea antes. Yo estoy segura de que ese dolor fuerte que sentí en mi casa fue el desprendimiento de la placenta”, declaró.

En la misma línea, Cornejo afirma que nadie le mostró a su bebé cuando salió de su panza. Recién pudieron verlo a las tres horas y lo vio una persona en la morgue del hospital cuando fue a reconocer el cuerpo, pero que a ella no se lo mostraron anteriormente, lo cual deberían haberlo hecho, según su relato.

“El domingo 15 de julio mi marido hizo la denuncia y el unes el juez de turno mandó a secuestrar mi historia clínica y la de mi hijo. El martes, el cuerpo policial se presentó para retirar el cuerpo y llevarlo a la morgue judicial. Hasta hoy no tenemos novedad alguna, estamos esperando que pidan el ADN del bebé pero ahora están en feria judicial”, remarcó.

A modo de cierre y entre lágrimas, Celeste Cornejo afirmó: “A mi hijo no me lo van a devolver más pero quiero que se haga justicia. Que esas personas -que no se llaman personas- no trabajen más, no toquen a nadie más en su vida. Espero que en algún momento se haga justicia y mi hijo pueda descansar en paz”

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close