N° de Edición 7276
Fototitulares

«Un año sin el ‘Último Primer Día’ salva Vidas»

TESTESTE
«Un año sin el ‘Último Primer Día’ salva Vidas»

«Un año sin el ‘Último Primer Día’ salva Vidas»: la campaña de concientización sobre los festejos de estudiantes de secundaria. La iniciativa impulsada por la Defensoría del Pueblo bonaerense tiene como objetivo advertir acerca de los riesgos que suponen las celebraciones citadas en el marco de la pandemia y sobre el consumo excesivo de alcohol.

Belén Mogno

 

 

En Argentina, como en el mundo entero, existen rituales y festejos para celebrar infinidad de acontecimientos que marcan un momento especial en la vida de las personas, y entre los tantos ejemplos que se pueden citar se encuentran las fiestas que realizan los y las estudiantes que transitan su último año de escuela secundaria.

Sin embargo, la llegada y la expansión de la pandemia producto del coronavirus en todo el mundo y la necesidad de mantener el distanciamiento social significó una transformación de la manera de llevar a cabo estas fiestas adolescentes.

En ese sentido y de acuerdo a la información a la que tuvo la oportunidad de acceder Diario NCO, se lanzó, por tercer año consecutivo, la campaña por el «Último Primer Día», esta vez bajo la consiga de «Un año sin el UPD salva vidas».

Puesta en marcha de la iniciativa

En relación a la realización de la campaña, en el documento consultado se explicó que «fue elaboradora por los observatorios coordinados por el defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello».

Por otra parte y vinculado a los objetivos de la iniciativa, según el escrito facilitado a este medio: «La campaña 2021 busca concientizar sobre los riesgos que implica realizar el UPD en plena pandemia Covid-19 y advertir sobre posibles contagios y problematizar la asociación entre consumo de alcohol y diversión».

«También realiza un abordaje sobre los peligros de las fiestas clandestinas y los encuentros masivos de estudiantes», se agregó y enfatizó en la información difundida.

¿Qué es el UPD?

Por otro lado, en la guía elaborada por los Observatorios de Adicciones y Consumos Problemáticos y el de Derechos de niños, niñas y adolescentes, se dio cuenta acerca de lo que implica el llamado «Último Primer Día».

«El UPD es un ritual entre adolescentes que inician su último año de secundaria y se encuentra atravesado por el consumo excesivo de alcohol durante la noche anterior al primer día de clases y este año está enmarcado por los riesgos que implica la pandemia del Covid-19», puntualizó el documento.

Asimismo, en el informe dado a conocer por las instituciones mencionadas, se explicó que «el festejo abarca a alumnos y alumnas del último año de la escuela secundaria:

quinto año de los bachilleratos y sexto año de las técnicas y participan estudiantes de escuelas públicas y privadas».

«Este ritual, por lo general, comienza en alguna vivienda o local, y luego puede trasladarse a espacios públicos como plazas, parques o las propias instalaciones de los establecimientos educativos», precisaron desde los Observatorios.

Medidas para la concientización

Por otra parte, en cuanto a los propósitos de la campaña, en el escrito consultado por este medio se resaltó la importancia de: «Hablar con los y las jóvenes respecto a que participar del UPD implica riesgo a que, durante los 10 días posteriores al encuentro festivo, puedan contagiar de covid-19 a amigos/as, docentes y familiares».

En ese sentido, se hizo hincapié en el hecho de que «resulta indispensable saber en qué condiciones pasarán el UPD, valorar el estado en que concurrían a clases y aceptar las decisiones de las autoridades de los establecimientos educativos en caso de que no se les permita ingresar a quienes consumieron alcohol».

En línea con este planteamiento acerca de la ingesta de bebidas alcohólicas, desde los organismos responsables de la guía sobre los UPD llamaron a «Concientizar que el consumo en exceso implica menos autocontrol y reduce la capacidad de procesar información».

Los riesgos de la ingesta de alcohol

«Desmitifiquemos la idea que consumir bebidas alcohólicas favorece el divertimento o la posibilidad de pertenecer. Por el contrario, exponen a las personas a un riesgo mayor de ejercer y/o padecer acciones violentas», señalaron los Observatorios de Consumos Problemáticos y el de Derechos de Niños/as y Adolescentes.

Asimismo, en el material al que accedió Diario NCO se enfatizó acerca del hecho de que «es indispensable que, tanto en las escuelas como en el seno de las familias, hablemos sobre las consecuencias físicas y sociales del consumo excesivo de alcohol, con información científicamente validada y actualizada».

En relación a los riesgos de la ingesta de alcohol, el defensor del Pueblo Adjunto, Walter Martello manifestó: «Todo consumo por parte de menores de 18 años es de riesgo y no existe un nivel ´saludable´ o ´tolerable’ porque el cuerpo está en crecimiento y resulta más vulnerable».

En ese sentido, el funcionario también explicó y precisó que «además, la desinhibición ligada al alcohol lleva al relajamiento en el cumplimiento de las medidas sanitarias”.

Concientización sobre el consumo de alcohol

“Desde que llegamos a la Defensoría, nos propusimos estudiar de forma integral la problemática del consumo de alcohol en jóvenes y encarar distintas propuestas para la elaboración de políticas públicas» aseveró Martello.

En línea con su planteamiento, el Defensor del Pueblo Adjunto subrayó: «Hoy nos preocupa de sobremanera las convocatorias que se están realizando para llevar a cabo el UPD en un contexto donde la pandemia sigue vigente y se espera una nueva ola de contagios”.

A su vez, el funcionario añadió que «sabemos de las dificultades que implica limitar un festejo a las y los jóvenes que acceden al último año de la secundaria, sumado a todo lo que implica un reencuentro con sus compañeros y compañeras, pero debemos pedirles un esfuerzo, al igual que a sus familias y a la comunidad toda”.

Festejos responsables en tiempos de coronavirus

Por otra parte, desde la Defensoría del Pueblo se advirtió que este año el UPD se combina con los casos de las fiestas clandestinas que proliferaron en los últimos meses con el consiguiente posible incremento de casos de Vovid-19 que pueden originar.

En ese sentido, desde la institución se hizo hincapié en el hecho de que “resulta indispensable que las familias intentemos reducir riesgos o proponer otras formas de UPD».

«Es importante que si se hay reuniones de jóvenes por el UPD sean de no más de 10 personas, al aire libre o en lugares con amplia ventilación y hablar con las y los

jóvenes respecto a que, ante la presencia de algún síntoma de covid-19, eviten

cualquier salida», enfatizaron los Observatorios responsables de la campaña.

Asimismo, tambien se hizo referencia a la importancia de extremar las medidas de higiene de manos; toser en el pliegue del codo; usar tapabocas y nariz; mantener un distanciamiento de al menos dos metros y evitar compartir vasos, botellas, jarras, en casas, espacios públicos o en cualquier lugar donde se desarrolle el UPD.

En línea con el planteamiento sobre las medidas de cuidado, manifestaron «Insistimos en la importancia de evitar conducir vehículos luego de haber tomado

alcohol o subirse a un automóvil con otros chicos/as que hayan bebido».

El diálogo y el aprendizaje como factores claves

Por otro lado, en la guía consultada por este medio se enfatizó acerca de la importancia de la comunicación y así se aseguró que «es clave que padres y madres estén comunicados entre sí y con las autoridades de la comunidad educativa (antes, durante y después del UPD)».

«Ante la presencia de síntomas en los días u horas posteriores de alguien que haya formado parte del UPD, es fundamental avisar de forma inmediata para que se pueda hacer el diagnóstico rápido», subrayaron desde Defensoría del Pueblo bonaerense.

Por otra parte y vinculado a la importancia de fomentar el aprendizaje, los organismos involucrados en la realización de la Campaña aseveraron: «Debemos trabajar y promover, desde las escuelas y las familias, prácticas de cuidado entre pares».

En ese sentido, ambas instituciones plantearon que «el abordaje del UPD puede trabajarse, durante el año escolar, como parte de los acuerdos institucionales de convivencia, construidos conjuntamente entre toda la comunidad educativa, de modo que se reafirme la responsabilidad colectiva».

Por último y para finalizar, la Defensoría manifestaron y remarcaron: «Las medidas que se tomen desde la escuela no deben ser únicamente prohibitivas o sancionatorias: trabajemos y reflexionemos críticamente sobre las prácticas culturales y sociales que se desarrollan en torno al UPD y al consumo de alcohol».

 Fuente fotografía: Defensoría del Pueblo bonaerense.

Te puede interesar: 

https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba