N° de Edición 6850
Fototitulares

Sororidad: La CTA A inauguró un espacio para acompañar a víctimas de violencia de género

Sororidad: La CTA A inauguró un espacio para acompañar a víctimas de violencia de género.

“Ñande Roga” es el nombre que le pusieron a este lugar que en guaraní significa “nuestra casa”.

Clarisa Gambera, trabajadora de la CTA A y secretaria de Género de dicho sindicato, explicó la causa por la que decidieron abrir este espacio, cuáles son sus funciones y lo que significa para las trabajadoras sindicalistas feministas esta apertura.

“Las mujeres venimos tejiendo redes para ir avanzando porque nos tapa la violencia”, afirmó.

El viernes, el mismo día de la inauguración, Gambera pasó por los micrófonos de “Haciendo Radio” (programa radial de Diario NCO que se emite los lunes, miércoles y viernes de 13 a 15 por AM 850) y contó que el objetivo del lugar ubicado en el barrio de San Telmo es atender, recibir y acompañar a aquellas compañeras que estén atravesando situaciones de violencia en cualquier ámbito de sus vidas.

“Este espacio acompaña a las mujeres que sufren violencia laboral o por ejemplo, en sus hogares, lo cual hace que lleguen en muy malas condiciones a trabajar. También es para compañeras de los barrios que se enteran de que sus vecinas están en situación de violencia y empiezan a hacer un acompañamiento silencioso pero que necesitan herramientas en algún momento para poder llevar adelante esto”, expresó.

En el mismo sentido, la trabajadora estatal sostuvo que Ñande Roga es la síntesis de todas las dimensiones y de las demandas concretas que vienen recibiendo hace tiempo. También, reafirmó que todas las mujeres sufren violencia de género a lo largo de su vida y en todos los ámbitos.

“Es una gran apuesta política abrir un espacio propio, es costoso con relación al esfuerzo. El año de marea verde del que venimos las mujeres también tiene que ver, esto es la fuerza que nos trae las compañeras de cada territorio y sector de trabajo. Sin esa fuerza, la demanda hubiese sido difícil de calarla con tanta presencia”, sostuvo Gambera.

Este proyecto va a depender de la comunicación de las mujeres, en base a eso se van a ir pautando entrevistas y va a haber una adecuación en todo lo que vaya surgiendo. Además, hay una parte que consiste en la formación a las compañeras territoriales de este lugar.

“No se puede centralizar la política ni el acompañamiento porque las chicas están en diferentes barrios de Buenos Aires y ahí cada una tiene que poder desplegar y desarrollar estrategias. Esto también requiere reuniones con funcionarios, con ámbitos de políticas públicas, con las comisarías para que no se hagan los distraídos cuando vayan a hacer la denuncia”, continuó.

La trabajadora de la CTA insistió en la importancia que tiene la capacitación de mujeres para que cada una en sus territorios pueda tener herramientas para enfrentar la violencia. “Si logramos esto, estamos dando una batalla cultural de fondo aparte de atender la emergencia”.

Licencia por violencia de género

La militancia feminista y la trayectoria laboral en la CTA lograron que Clarisa Gambera junto a sus compañeras pudieran darse cuenta de que hay muchas mujeres en el ámbito laboral que presentan una licencia psiquiátrica, la cual de fondo esconde situaciones de violencia en sus hogares o ámbito laboral, que no les permite ir a trabajar.

“Empezamos a darnos cuenta de eso, entonces surgió la necesidad de visibilizar esta situación. Eso construyó una demanda y un derecho que redactamos desde los sindicatos y por eso hoy existe una licencia por violencia de género que antes no existía. Esto lo creamos las laburantes a partir de esta necesidad por eso estamos dando una batalla de sentidos, si es una cuestión de expertas, no sirve”, afirmó.

En la misma dirección, Gambera sostuvo que tanto las mujeres como los hombres sufren violencia en el ámbito laboral pero que son de diferentes formas: “La violencia hacia nosotras tiene que ver con lo relacionado a la sexualidad, al acoso, entonces ahí también le queremos meter una cuestión que nos haga pensar esta clave desde el sindicato”.

El alcance de Ñande Roga

-Haciendo Radio: “¿Este espacio es solo para mujeres de la ciudad de Buenos Aires?”

-C.G: “Por ahora estamos pensando en la ciudad pero obvio que hay demanda de todos lados. Por ejemplo, me llamó una compañera de Lanús y por supuesto que la estuvimos acompañando y tratando de asesorarla. ¿Qué le vas a decir a la compañera en estos casos? ¿Que sos como el Gobierno de la Ciudad que si cruzas General Paz ya no te pueden ayudar?”.

– Haciendo Radio: “¿Cuál es la intención de este espacio además de acompañar, atender y recibir a las compañeras?”

-C.G: “La intención es empezar a construir redes. También contar y compartir desde el movimiento de mujeres, las sindicalistas nos vamos dando cuenta que construimos puentes, lo que vamos logrando es avanzar en demandas más concretas. Hace años que venimos haciendo esto, sin desconocer la complejidad del campo popular, las mujeres venimos tejiendo redes para ir avanzando porque nos tapa la violencia”.

Gambera explicó que la situación de crisis que afronta el país también influye en este aspecto: “Cuanta más crisis y ajuste hay, más repercute en el cuerpo de la mujer. Nosotras tenemos esta lectura desde los distintos gremios, desde los distintos espacios políticos y coincidimos en esto como un diagnóstico. Estamos tejiendo redes y este es el camino porque aprendimos que de la violencia se sale con organización”, sentenció.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close